¡Escúchanos por internet!

Laboratorio de Micoplasmas de la BUAP, de alta tecnología

El Laboratorio de Micoplasmas, del Centro de Investigaciones en Ciencias Microbiológicas, del Instituto de Ciencias de la BUAP (ICUAP), es el único en Puebla, y uno de los pocos del país, que desarrolla investigaciones para identificar la presencia de micoplasmas en procesos infecciosos. Uno de sus estudios es el denominado “Detección de infecciones vaginales en mujeres con Lupus Eritematoso Sistémico (LES)”, en el que se analizaron 100 exudados vaginales de pacientes con esta enfermedad.

El LES es un padecimiento crónico, autoinmune y sistémico que puede afectar prácticamente cualquier parte del cuerpo humano. Es diez veces más frecuente en mujeres en edad reproductiva que en hombres, y las personas afectadas son más propensas de adquirir otro tipo de infecciones frecuentes, debido a que consumen fármacos inmunosupresores en su tratamiento.

Constantino Gil Juárez, investigador de ese laboratorio, explicó que el estudio consistió en identificar micoplasmas y otras bacterias en las muestras de los pacientes proporcionadas por el Hospital General Regional 36 del IMSS, de San Alejandro, con el fin de contribuir a disminuir, con un tratamiento específico, el número de procesos infecciosos que genera esta enfermedad.

Los resultados demostraron la existencia de Ureaplasma urealyticum, uno de los ocho tipos de micoplasmas, en 31 por ciento de las muestras analizadas. Respecto a las bacterias aerobias, la Sthaphylococcus aureus se aisló en un 23 por ciento y la Escherichia coli en un 19 por ciento.

“A estas bacterias, diferentes a los micoplasmas, les realizamos antibiogramas que son pruebas microbiológicas para medir su grado de sensibilidad o resistencia a los antibióticos. Así, podemos determinar cuál es el tratamiento más adecuado para cada paciente”, señaló Gil Juárez, maestro en Ciencias Biomédicas por la UNAM.

El siguiente paso es dar seguimiento a los pacientes a quienes se les realizaron las pruebas, con el fin de verificar si disminuyen las infecciones.

Un centro generador de conocimientos.

En respuesta a una de sus principales funciones, generar conocimientos, investigadores del Laboratorio de Micoplasmas, del Centro de Investigaciones en Ciencias Microbiológicas del ICUAP, trabajan en coordinación con especialistas del IMSS, para encontrar soluciones en el tratamiento de diferentes enfermedades.

La colaboración consiste en identificar la presencia de micoplasmas en procesos infecciosos. Se trata de bacterias que carecen de pared celular y provocan enfermedades respiratorias en el ser humano, como neumonía, además de estar involucradas en padecimientos extrapulmonares como la artritis reumatoide, asma, aneurismas, carditis e infecciones en el aparato genitourinario.

Constantino Gil Juárez explicó que trabajan con medios de cultivos especiales para micoplasmas, ya que se necesitan inhibidores que eviten la aparición de otros microorganismos, por lo que este procedimiento es más complicado. Su trabajo en el laboratorio consiste en analizar muestras de sangre y de fluidos de personas que padecen las enfermedades antes mencionadas.

Los micoplasmas son las bacterias más pequeñas de vida independiente, se diferencian de otras más comunes porque no tienen pared celular. Además, su cultivo es difícil y requieren de colesterol para su crecimiento, el cual se obtiene mediante un suero especial que no es fácil de conseguir.

“Los médicos especialistas (ginecólogos, reumatólogos y neurólogos, principalmente) nos proporcionan las muestras de sangre de sus pacientes para que nosotros las analicemos y encontremos la presencia de estos microorganismos”, indicó.

Este proceso se realiza mediante métodos de cultivo y de biología molecular que permiten conocer qué especie de mycoplasma, de las ocho diferentes que se conocen, es la que está presente en el paciente según la enfermedad que tenga.

“El cultivo lo llevamos a cabo en tubos de ensayo que contienen medios especiales para micoplasmas, en los que depositamos las muestras. Posteriormente las incubamos a 37 grados, de 24 a 48 horas, en las condiciones necesarias para que las bacterias se reproduzcan”, detalló.

Una vez que los investigadores del Laboratorio de Micoplasmas identifican el tipo de bacteria, este informe pasa a los médicos especialistas del IMSS, con el fin de que los resultados determinen el tipo de tratamiento para el paciente. Si bien los antibióticos controlan el crecimiento de los micoplasmas en el organismo humano, en ocasiones no se eliminan y pueden generar infecciones crónicas.

Proyectos a futuro.

Una de las investigaciones que pretenden retomar es el análisis de muestras de sangre de personas que padecen esclerosis lateral amiotrófica (ELA), enfermedad neurodegenerativa progresiva que afecta las células nerviosas del cerebro y de la médula espinal.

El objetivo es aislar un tipo de micoplasma llamado Mycoplasma fermentans, para saber si la bacteria está involucrada en la enfermedad y así determinar tratamientos específicos para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

De igual manera, los investigadores estudiarán la relación de micoplasmas en enfermedades alérgicas como asma y rinitis, para lo cual se contará con el apoyo de alergólogos del Hospital Universitario de Puebla (HUP), quienes proporcionarán las muestras correspondientes para el análisis.

abril 29, 2015 - 12:26 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Laura Hernández Villagrán

Educación, Noticias Destacadas