¡Escúchanos por internet!

Las coaliciones

Finalmente, la elección del próximo año a nivel federal será una guerra de tercios.

El modelo Estado de México no se pudo repetir, tal vez, y eso es solo una presunción de mi parte, debido a que las condiciones nacionales cambiaron.

El modelo Estado de México fue dividir al voto opositor, debilitar a la candidata puntera al inicio del año, Josefina Vázquez Mota, aislar a Morena para ir a un mano a mano con el PRI y fraccionar a la izquierda con el surgimiento del perredista, Juan Zepeda, la “revelación” electoral.

Algo percibieron desde Los Pinos que el escenario cambió, tal vez se dieron cuenta que la misma estrategia no iba a prosperar y optaron por regresar al antiguo modelo, revivir a sus viejos aliados electorales, Verde y Nueva Alianza, pero solo para trabajar de manera parcial, es decir, solo para la elección federal para la Presidencia de la República, en 16 estados para el Senado, en donde no va Puebla, y 150 diputaciones federales.

Traducido esto al buen español, al PRI solo le interesa retener la Presidencia de la República y va a dejar que en el resto de los estados, Verde y Nueva Alianza vayan solos o vayan con los gobernadores aliados, como en el caso de Puebla, Tony Gali y el exmandatario Rafael Moreno Valle.

El esquema Estado de México no le hubiera servido al PRI para ganar la Presidencia, porque pulverizar el voto, habría beneficiado a López Obrador y su Morena, era necesaria una elección de tercios, por eso, desde Los Pinos dejaron pasar la conformación del frente integrado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, para dividir al voto opositor.

El frente, conformado por estas tres fuerzas políticas, compite con el que logró sumar el tabasqueño, Morena, PT y PES, ambos se pelearan por el voto opositor y el voto ciudadano, la coalición encabezada por el tricolor con su voto duro puede hacer frente a estas dos coaliciones, más lo que le pueda sumar el Verde y el Nueva Alianza, con todo el apoyo del gobierno federal.

Pero por si fuera poco, ahí está Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, “El Bronco”, quien tiene como misión, el jugar el papel que Juan Zepeda, jugó en la elección en el estado de México, es decir, tratar de restarle lo más que se pueda a López Obrador y sobre todo ser quien se encargue de golpear al tabasqueño en la campaña.

“El Bronco” es el único independiente que amenaza con obtener su registro para poder participar en el proceso electoral del próximo año.
Su papel será vital en el diseño electoral elaborado por Los Pinos, para poder derrotar al “Peje”.

Y si fuera necesario, aún se analiza el recurrir de los servicios de la exprimera dama, Margarita Zavala, esposa del expresidente Calderón, esto por si fuera necesario dividir el voto panista, ya de por si fragmentado.

El diseño electoral realizado por Los Pinos, sumado a una serie de decisiones de tipo legal como la Ley de Seguridad Interior, más la Ley que castiga el “Cyberbulling” son el antídoto perfecto para tratar de mantener la Presidencia de la República.

La comida de Lastiri. Un grupo de alrededor de 40 delegados federales, la mayoría de ellos ilustres desconocidos por su nulo trabajo a favor del gobierno peñista, comieron en el Libanés con el subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri Quirós.

Lastiri aún tiene en mente ser el candidato del PRI a la gubernatura, pero esto sería la muerte total del tricolor en la entidad y hasta un peligro para la campaña de José Antonio Meade, quien está obligado a tener al menos un millón de votos en la entidad.

Si Lastiri va como candidato, aunque este sentenciado a perder, el tricolor se desfondaría y mucho de ese voto iría a parar a las cuentas de Morena y López Obrador, lo cual también sería un desastre para el morenogalicismo y su candidata Martha Erika Alonso.

El morenogalicismo necesita a un PRI fuerte no para ganar, pero si para sumar bastantes votos a favor de Meade y que vuelva la contienda, una elección de tercios.

Ya hay luz en el PRI de Zacatlán. Dicen que en política nada es casualidad, por eso es digno de llamar la atención que durante la gira de José Antonio Meade por Puebla, el priista Luis Márquez Lecona haya sido elegido para no sólo reafirmar el apoyo del priismo local, sino para cuestionarle cómo piensa hacer de México una potencia.

Para nadie es un secreto que “El Profe” ─como se le conoce en su natal Zacatlán─ quiere ser presidente municipal de la tierra de las manzanas y sus números en las mediciones lo respaldan, lo que sumado a su participación de este domingo frente a Meade Kuribeña, resulta más que sospechosa ¿no cree?

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

diciembre 19, 2017 - 9:50 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas