¡Escúchanos por internet!

Las cuotas del tricolor

Mucho, pero de verdad mucho trabajo tiene por delante el diputado federal y dirigente estatal del PRI, Jorge Estefan Chidiac, no solo para sacar adelante la campaña de su amigo, el candidato del tricolor a las Presidencia de la República, José Antonio Meade, sino también para saciar los apetitos de las diversas tribus del tricolor en Puebla.

Y es que como ya es costumbre los diversos sectores y asociaciones del tricolor, ven en el proceso electoral, el momento oportuno para “chantajear” a su partido y exigir el pago de cuotas a través de diversas candidaturas a puestos de elección popular.

Tal es el caso de la CTM y su dirigente Leobardo Soto, quien exige a la dirigencia de su partido la diputación federal para su actual pareja, Erika Díaz, la dirigente del Consejo Taxista del Estado del estado de Puebla e hija del desaparecido, Pedro Díaz García.

También quiere la posición de suplente en el Senado de la República, acompañando a su líder, el vetusto Carlos Aceves, quien recientemente estuvo en Puebla para dejar constancia que Soto López es uno de sus consentidos y aspirante a sucederlo como líder máximo de esta central obrera.

Pero por si fuera poco, Soto quiere una diputación local para su hija y varias presidencias municipales para agremiados a su central.

Otros que no se quedan atrás en la solicitud de cuotas es la siempre aguerrida Antorcha Campesina, quien ha demandado una posición dentro de la fórmula al Senado de la República, para una de las suyas y faltaba más integrante del clan sagrado, los Córdoba, se trata de Soraya.

Para ello ya presionan para obtener esta posición, pero además piden diputaciones locales para varios de los integrantes del clan, así como candidaturas a presidencias municipales para varios de sus integrantes en la menos 50 municipios en el estado.

Otra central que ya levantó la mano y que también reclama posiciones para sus agremiados es la CNC, quien busca que su dirigente estatal y diputada local, Maritza Marín Marcelo, se entronice en el poder otros tres años, cambiando su posición por una curul federal.

Hay que decir que la cenecista es garantía de aporte electoral para su partido, a diferencia de otros que no suman absolutamente nada.

Estos son los sectores que quieren posiciones al interior del priismo, sin dejar atrás a los llamados “liderazgos” del tricolor como la senadora, Blanca Alcalá Ruiz, quien busca colocar a su hija Karina como candidata a la diputación federal, con la idea de que haya un pacto entre el tricolor y el morenogalicismo, como ocurrió en el 2015 y pueda llegar a través de este acuerdo a San Lázaro.

Lastiri también quiere su parte de la tajada del pastel y reclama para los suyos varias alcaldía, pero principalmente la candidatura del tricolor en Zacatlán, para recuperar su bastión en detrimento de José Luis Márquez, su adversario político tradicional.

Javier López Zavala y Enrique Doger Guerrero, seguramente, van a reclamar sus cuotas, por eso exigen que no haya “agandalle” en el reparto del pastel tricolor para Puebla.

De la eficiencia con la que Estefan y compañía lleven a cabo el reparto de cuotas dentro del tricolor, seguramente el PRI tendrá mejores oportunidades de obtener un buen resultado y es que los candidatos a las presidencias municipales serán clave para tratar de arrastrar votos para el tricolor.

Tradicionalmente el candidato a la presidencia de la República, arrastraba el voto de todos los demás candidatos, hoy a la inversa, si no hay aporte al nivel más cercano a la gente, las alcaldías, difícilmente el PRI podrá tener una buena votación en todo el país.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

diciembre 12, 2017 - 9:55 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas