¡Escúchanos por internet!

Las manos del mal

Es increíble cómo un árbitro cuando quiere y cuando tiene instrucciones de joder a un equipo lo hace.

El domingo en el Cuauhtémoc el árbitro que si así se le puede decir, vino a robar al Puebla, tres jugadas claves en el juego y claro, era Morelia y mejor me hago, como que ni me dí cuenta.

Es lamentable con lo que cobran estos tipos, con su famosa huelga de una jornada, que alguna mano del mal les diga qué hacer contra el equipo.

Hablando del equipo, tampoco ayudó mucho el planteamiento de Cardozo, la necedad de iniciar con Navarro cuando ya vimos que no es su temporada y luego la necedad de poner a Esparza que de 13 centros que le conté, 12 salieron a casi el tobillo del defensa y uno por poco y se va a la carretera, y luego, el único jugador que cuando agarra el balón y es un peligro como Acuña, lo pierdes todo el primer tiempo porque casi casi lo pones a defender la banda cuando él juega más por el centro, Cardozo tiene que replantear y jugar con los que están mejor, se vienen 3 salidas peligrosas: Pachuca, Chivas y Veracruz; uffff, algo tendrá que hacer el técnico y sorprender como contra Toluca.

Lobos, robado otra vez

Inicia el juego el sábado y a los 50 segundos vimos un gol de Venados, y nos sorprende ver al del gol tan sólo, bueno, un fuera de lugar más grande que el estadio, Lobos empata y luego se pone adelante y ¿qué cree, estimado lector? Otro gol en fuera de lugar, luego se pone adelante Lobos y después más robos, le anulan tres goles que, poniéndonos exigentes, los tres eran, y bueno, cada ocho días ya es tradicional joder a Lobos, la directiva se inconformó por lo que paso en Atlante, y salió peor, aquí en este NEFASTO futbol nadie puede decir nada, los poderosos Federativos y los árbitros mandan, y los demás obedecen, muy triste que a una directiva seria, que paga perfecto y no se mete con nadie, la traten así, pero que con su pan se lo coman.

Hasta la próxima.

marzo 21, 2017 - 9:55 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Anuar Abdala

Columnistas