¡Escúchanos por internet!

Lo que se viene

El reloj de los tiempos electorales, hace tic, tac, tic, tac, y las manecillas siguen su curso, pronto habrá definiciones en Puebla y con ende en otras partes de la entidad, por eso en esta entrega hacemos un recorrido por todo el estado a expensas de lo que vaya ocurrir en el mes de junio, fecha de la elección.

Puebla capital es un punto vital, electoralmente hablando, si no se gana la ciudad, difícilmente se gana el estado.

Las combinaciones para la ciudad son muchas, pero hay algunas que son “dinamita pura” electoralmente hablando.

En Puebla capital hay varias combinaciones, si se trata de Morena, electoralmente hablando, no hay más que decir, hay dos elementos que definen incluso la elección estatal.

Si Eduardo Rivera Pérez va de la mano con Martha Erika Alonso en la coalición del PAN más otros partidos, no hay más que decir, se ganaría tanto la gubernatura como la capital del estado y sin ningún problema.
Caso contrario si Eduardo Rivera se suma a Morena en la capital, cierran la elección a nivel estatal y también en Puebla capital, donde la disputa entre Morena y el PAN sería muy cerrada.

En este caso, el antídoto del morenogalicismo tiene nombre y apellido y se llama Enrique Doger Guerrero. Si por alguna causa, le cerrara el PRI su participación al exrector de la UAP y expresidente municipal de Puebla, Doger tiene como alternativa sumarse al régimen y la dupla ganaría por un margen muy cerrado, pero a favor del PRIAN.

Si Alejandro Armenta y Eduardo Rivera se llegan a conjuntar en una alianza poco probable, pero no imposible, el triunfo de estos dos personajes estaría más que asegurado y sin objeción.

Los dos son lo mejor candidatos que tiene cada uno de los diferentes partidos políticos, por lo que su suma sería letal, aunque reitero, poco probable.

Cabe recordar que la capital del estado es el 32 por ciento del padrón electoral del estado, por lo que quien gana la capital, gana casi el estado.

Precampañas insípidas. Ayer, en este mismo espacio hablamos de que la precampaña del “ciudadano” José Antonio Meade Kuribreña, nada más no prende.

Pero lo mismo pasa con las de sus adversarios de las otras dos coaliciones, Andrés Manuel López Obrador, quien como ya lo dijimos, llegó a su tope en las preferencias electorales y ahora debe de administrar su ventaja.

De acuerdo a Parametria Andrés Manuel López Obrador tiene actualmente el 31 por ciento de las preferencias electorales.

En el segundo lugar se ubica, según esta empresa de Juan Francisco Abundis, el candidato del PRI, José Antonio Meade con el 20 por ciento de las preferencias.

En el tercer lugar se ubica el candidato del PAN a la presidencia, Ricardo Anaya con el 19 por ciento.

La apuesta está hecha, veremos quién gana.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

enero 3, 2018 - 10:45 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas