¡Escúchanos por internet!

Los saqueadores

Y después del saqueo, el sentimiento de repudio e indignación hacia el Presidente Enrique Peña Nieto y todo lo que huela a PRI se ha intensificado en las últimas horas.

Escuchar al mandatario señalar con cinismo que se nos había acabo la gallina de los huevos de oro, en alusión a Petróleos Mexicanos, resulta francamente insultante.

Cuántas décadas han tenido que pasar para que en voz alta un Presidente lo diga de manera clara y explícita, cuando todo un país lo sabía cómo un secreto a voces.

Fueron muchas las campañas que se financiaron con el erario público proveniente de la que fue la paraestatal más sólida y pujante durante muchos años.

Cuántas veces se citó a Pemex como la caja chica de los gobernantes en turno, que hacían y deshacían, se convertían en contratistas, practicaban el nepotismo en su máximo nivel, repartiendo plazas para familia, amigos, socios, amantes.

La corrupción en Pemex siempre estuvo garantizada en su más clara y recalcitrante expresión a través de un sindicato charro que ha servido de brazo ejecutor para proteger a los Presidentes y demás gobernantes que así lo requieran, a través de todas esas prebendas que hoy siguen a cargo del sempiterno líder sindical Carlos Romero Deschamps.

Cómo dejar de mencionar a este nefasto personaje que amasó su fortuna a costa del dinero de Pemex y de las cuotas de sus trabajadores.

Corrupción y Petróleos Mexicanos van de la mano al mencionar al también diputado Deschamps quien difícilmente ha podido ocultar su vida de lujo y excesos, donde los cuestionamientos sobre el manejo de los recursos petroleros del país, están muy lejos de ser lo que nos sale a decir un Presidente rebasado por su propia crisis de inseguridad.

El enojo de una sociedad cada vez es más frontal. Los saqueadores empiezan a tener rostro, y no sólo del PRI, sino de la diversidad de partidos políticos que han sido cómplices y beneficiarios del dinero que durante años se dispuso de manera discrecional.

El Presidente priista Enrique Peña seguramente será recordado como aquel que no ha tenido la sensibilidad, ni la inteligencia para una manejo de crisis en un momento donde la sociedad está altamente confrontada e indignada con el actuar de la clase política.

Sin embargo, la falta de tacto no ha sido exclusiva del Presidente, sino alcanza para todos aquellos gobernantes, diputados, senadores y demás, que se resisten a adelgazar el gasto corriente.

Es un insulto seguir manteniendo aviones, helicópteros, el pago de comidas a senadores y diputados federales, viajes, compra de mobiliario de lujo, teléfonos y toda clase de lujos que deberían pagar de sus bolsillos y salarios.

Alguien se atrevió a decir por ahí que ser priista en estos tiempos es muy difícil. Más que difícil es vergonzoso y francamente insultante que algunos salgan a pedir “perdón” por haber votado a favor del gasolinazo, cuando los miserables, seguirán engrosando sus carteras con salarios y fueros fuera de la realidad de un México vulnerado por la corrupción.

Foto: Es Imagen

Facebook: Mediatikos Consulting
Twitter: @rubysoriano
Mail: mediatikosconsulting@gmail.com
www.mediatikos.wordpress.com

enero 15, 2017 - 9:30 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ruby Soriano

Columnistas