¡Escúchanos por internet!

“Lucha libre, parte de la identidad del mexicano” (FOTOS)

Por Luis Galindo

La lucha libre es parte de la cultura mexicana porque está incluida en la identidad del ciudadano y hasta personas de otros países visitan el país para verla y disfrutarla, afirmó el escritor y dramaturgo mexicano Ricardo Guzmán Wolffer.

Autor del libro “Lucha libre, sin límite de sangre”, el también cuentista, poeta y periodista subrayó en entrevista con Notimex que este deporte se ha caracterizado en el país por luchadores que saltan de las cuerdas, que inventan llaves, por poseer algo que los distingue de los demás y su internacionalización.

“Por ejemplo, la máscara en la lucha libre tiene muchos significados, pues hay quienes se enamoran del cine de luchadores, hay quienes se enamoran del anonimato, hay quien se enamora de cierto luchador en particular”, explicó el también autor de “Historias de lo incierto”.

Destacó que a nivel internacional, la máscara tiene muchos significados, en muchos casos es simplemente establecer que es mexicano quien la porta.

Para Guzmán Wolffer, la lucha libre actualmente se ha diversificado, antes había un sentido central, y ahora hay muchos estilos, incluso algunos que se hacen llamar luchadores y no lo son, pero lo cierto en la actualidad hay público para todo tipo de espectáculo.

Recordó aquella frase que dice que la lucha libre es circo, maroma y teatro, sobre todo en la década de los años 70 y 80, cuando figuras como El Santo, Blue Demon, Mil Máscaras y El Rayo de Jalisco eran los héroes de niños y jóvenes.

“Es circo en el sentido que es muy atractivo para el espectador, es maroma porque requiere una preparación deportiva muy fuerte, profunda y de muchos años; y es teatro porque hay una representación deportiva” sobre el cuadrilátero, comentó.

Dejó en claro que el luchador no busca matarse o lastimarse, sino entretener al público, aunque en lo general salen lastimados; no buscan llegar a las últimas consecuencias, es decir “aunque hay un contacto violento, no hay una intención de lastimar”.

Refirió que su libro “Lucha libre, sin límite de sangre” le dejó la certeza de que uno debe de ser lo más consciente posible de sí mismo como individuo, como mexicano y como parte de una sociedad.

“La lucha libre mexicana es un espectáculo único en el mundo, pero nadie podría afirmar que es algo que solo nació en México, pues llegaron los circos gringos, la experiencia europea con los españoles; hoy incluso hay escuelas únicas en las que se imparte la lucha olímpica”, explicó.

Wolffer, autor también de “Bestias de la noche”, aseveró que hay algunos luchadores que han tenido finales trágicos y que son anecdóticos, como los recientes casos de El Hijo del Perro Aguayo y Oro, el último de los cuales fue como sacado de una película.

“Fue aquel luchador que vino de provincia a espaldas de la familia, entrena y resulta que tiene muchas facultades, y cuando llega a cierto nivel en la cartelera, invita a su familia, que hace un sacrificio para verlo, sin saber que era luchador, y resulta que muere frente a su familia”, concluyó.

Fotos: Es Imagen / Ricardo Rodríguez

julio 16, 2017 - 7:40 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Cultura