¡Escúchanos por internet!

Macron nombra a su Primer Ministro

El nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, nombró hoy primer ministro a Édouard Philippe, alcalde de la ciudad portuaria de Le Havre y miembro del ala moderada de la derecha francesa.

Macron intenta atraer con este nombramiento a la corriente de Los Republicanos afín al ex primer ministro Alain Juppé, a la que pertenece Philippe.

El centrista, quien el domingo asumió el cargo de presidente, coloca con Philippe la primera pieza del nuevo Gobierno. Mañana se anunciará el gabinete, que debe estar formado por 15 Ministros.

Al elegir a un primer ministro de otro partido y en vísperas de las elecciones legislativas de junio, Macron innova.

Quien dirija la campaña para conquistar una mayoría en la Asamblea Nacional no será un miembro de La República en marcha, el partido presidencial, sino de un partido rival, Los Republicanos.

Philippe, de 46 años, sustituye al socialista Bernard Cazeneuve.

Es, como Macron, un rostro nuevo en la política nacional, poco conocido por el gran público, pero con la experiencia ejecutiva de dirigir una ciudad de 175 mil habitantes desde 2010. También es diputado desde 2012.

El nuevo primer ministro cumple con varios requisitos que Macron buscaba en quien comande el día a día del trabajo gubernamental.

Ejemplifica el cambio generacional que el presidente, de 39 años, representa mejor que nadie. También la apertura transversal, más allá de las divisiones entre izquierda y derecha.

Philippe dio sus primeros pasos políticos en el ala socialdemócrata del Partido Socialista inspirada por el fallecido Michel Rocard, uno de los modelos del propio Macron.

Después empezó a colaborar con Juppé, a quien ayudó a fundar la UMP, antecedente de Los Republicanos, el gran partido de la derecha tradicional. Como Macron, tiene experiencia en el sector privado.

Autor de varios libros y con un estilo afilado, Philippe definió hace unas semanas a Macron como el representante emblemático del sistema.

Lo escribió en un artículo en el diario de izquierdas Libération, donde publicaba una columna semanal sobre la campaña.

En otros artículos se burló de la retórica de Macron, al acusar inexperiencia.

Aliarse con Philippe, formado como Macron en la elitista Escuela Nacional de Administración, tiene un beneficio para el Presidente con vistas a las elecciones legislativas del 11 y el 18 de junio. Puede precipitar un traslado de candidatos y diputados de Los Republicanos hacia el movimiento del presidente para lograr una mayoría en la Asamblea Nacional.

Se trata de personalidades afines a Juppé, quien además de primer ministro fue Ministro de Exteriores, y es la figura más destacada de la derecha moderada.

El moderado Juppé perdió las primarias de la derecha ante François Fillon, candidato del ala más conservadora de Los Republicanos.

Los juppéistas como Philippe siempre vieron con escepticismo a Fillon, escepticismo que se convirtió en hostilidad tras las revelaciones sobre los supuestos empleos ficticios de su familia.

Más allá de las legislativas, Philippe permitirá a Macron ejecutar una políticas que combinan liberalismo económico con recetas de la socialdemocracia nórdica.

La coalición de Macron con el juppéismo completaría la alianza la coalición de Macron con la centroizquierda socialista.

“En Francia odiamos a los partidos, pero la democracia no existe sin ellos”, escribió Philippe en uno de sus artículos de campaña en Libération.

Y añadió, en una frase premonitoria: “Sin ellos, podría ser que los zorros que merodean en torno al gallinero socialista no se detuvieran ahí”.

Mayo 15, 2017 - 10:55 am
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Internacional