¡Escúchanos por internet!

Manual para brincar a un chapulín

Corren tiempos de política y alquimia pura de poderosos. Son muchos los que se pelean en Puebla una rebanada del pastel.

Algunos tienen la consigna de ganar, otros de pulverizar y dividir los sufragios y algunos más quieren pero saben que quedarán en el camino.

Las estrategias pareciera que están al por mayor, sin embargo todo indica que las campañas matrices son las que traen como diría el buen Benedetti: “Táctica y Estrategia”.

El grueso de los candidatos tiene dos argumentos que rayan en la incongruencia de mucha inexperiencia y tal vez, ignorancia de los tiempos electorales que corren en estos días.

Ellos dicen que no invierten en Comunicación Política porque prefieren hacer “el guardadito” tanto para ellos como para el día D.

Algunos muy seguros dicen: “Prefiero invertirle a la compra de votos y movilización”.
Muchos consultores políticos coincidimos en algo, los candidatos de hoy se han atrincherado con una venda en los ojos y una negativa a competir de manera real y certera.

Mucho se habla del enojo, la indignación y la decepción que se percibe en el electorado. Sin embargo, los candidatos se niegan a palpar una realidad tan cruda que saben los va a golpear en el momento decisivo.

Y es que muchos de ellos están haciendo campaña a la vieja usanza, con todos los elementos tradicionales que francamente les darán resultados “muy tradicionales” y madruguetes que aún se niegan a vislumbrar.

La mayoría de los que hoy contienden por gubernatura, presidencias municipales, diputaciones federales y estatales, son “Chapulines”, es decir, brincaron de un cargo a otro hasta llegar a la candidatura.

Estos especímenes con la mayor desfachatez, ven los tiempos electorales como su gran oportunidad para saltar al siguiente escaño que les garantice una nutrida “dieta” y bonos a costa de nuestros bolsillos.

Por lo anterior, aquí algunos tips para aprender a brincarlos, sí a ellos, a #LosChapulines.

Si llegan a regalarle de la noche a la mañana tinacos, cemento, material de construcción, déjelos, que hagan su gastito.

Si le llevan chanclas, gorras y cualquier objeto fayuquero, agárrelo, total, siempre se ocupan para que jueguen las mascotas.

Cuando lleguen con la típica despensa pues “vénganos tu reino” total, a usted no le van a fiscalizar ni el arroz, ni el frijol ni el aceite.

Cuando le lleguen con el sobrecito con una “fraternal y mísera” ayuda para que convenza a otros de votar por la “simpática candidata o el incipiente candidato” usted hágase de la lanita, dígales sí pero no cuándo ni dónde.

Si le proponen ser mapache electoral pida pago anticipado y luego déjelos colgados.

Si le proponen la foto con la candidata usted pose y búrlese por dentro.

Lo que por ningún motivo debe soltar es su arma más poderosa para flamear a toda la bola de chapulines: Su credencial de elector.

Recuerde que usted puede hacer que cambien las cosas Ellos seguirán siendo los mismos.

@rubysoriano
Facebook: Mediatikos Consulting
rubysoriano@gmail.com

abril 29, 2018 - 9:21 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ruby Soriano

Columnistas, Noticias Destacadas