¡Escúchanos por internet!

No a la regulación de medios

Un tema que pasó casi desapercibido en la pasada campaña, la cual recién concluyó, es la intensión del candidato a la gubernatura por la coalición “Juntos Haremos Historia”, Luis Miguel Barbosa, de impulsar una ley de medios de comunicación y una ley de propaganda gubernamental.

Ambas iniciativas constituyen una amenaza a la libertad de expresión, la cual está regulada ya por el artículo 8 constitucional y reglamentada mediante diversas iniciativas que tienen que ver con la reparación del daño y también con el derecho de réplica, garantía de la parte afectada ante lo que pueda ser considerado un ataque a la honorabilidad y la dignidad de la persona.

Reconozco, en lo personal, que existen todo tipo de excesos dentro de la prensa poblana, que es a la cual conozco y gran parte de esto se debe a que se hizo a un lado de las redacciones, el manejo de los géneros periodísticos y proliferaron las llamadas “columnas”, hoy ya todo mundo hace columnas en Puebla, algunas que son verdaderos monumentos a la difamación, sin duda.

Si bien, la columna es el medio de opinión por excelencia, se debe tener desde mi punto de vista bases para señalar o fijar una postura. Hay quienes lamentablemente consideran que hacer columna es llenar de adjetivos al personaje o personajes en cuestión o a las administraciones, creyendo que son más críticos entre más calificativos usan.

Reitero creo que existen todo tipo de excesos dentro de la prensa poblana, pero sin lugar a dudas, es la sociedad y no los políticos, ni mucho menos los gobiernos, quienes deben de calificar y regular a los medios de comunicación.

¿Cómo? A través de la aceptación o el rechazo, la gente tiene en sus manos el decir, que medios debe deben de permanecer y que medios no valen la pena leer, ver u oír, así de simple y así de sencillo.

Alguna vez platicando con el periodista, Fernando Alberto Crisanto, director de noticias del grupo Radio Oro, luego del triunfo obtenido por Rafael Moreno Valle en el proceso electoral del 2010, Crisanto, uno de los periodistas con más experiencia en Puebla y al cual considero uno de mis maestros, me dijo: “No te preocupes, va a sobrevivir quien sepa hacer periodismo, el verdadero periodismo siempre va a sobrevivir, que se preocupen los que no saben hacer periodismo”. Sabías palabras de este personaje, las cuales nunca olvidaré.

La campaña del 2010 estuvo plagada de estos excesos y no niego de ninguna manera que yo forme parte de los mismos, sin que se tome esto como un “mea culpa”, es simplemente la aceptación de cuando se hacen mal las cosas, de cuando el periodista deja atrás su papel y se vuelve porrista o en caso contrario, también activista, lo cual se vale, siempre y cuando se haga de frente, diciéndolo de cara al radio escucha, al lector o al televidente.

La reacción de la pasada administración no se hizo esperar, a manera de venganza por los excesos cometidos, se intentó que el Congreso aprobará una ley para regular a los medios de comunicación, la llamada “Ley Mordaza”, la cual provocó el repudió inmediato de la sociedad.

Una buena parte de la prensa poblana rechazó la llama “ley mordaza”, la cual tuvo solo un acierto, el cambiar el delito de difamación y calumnia, por el de daño moral y tipificar éste concepto dentro del código civil en vez del penal. Existían absurdos como el de querer tipificar como daño moral, el herir los sentimientos de alguien.

El hablar de una regulación de medios de comunicación, a través de diferentes instrumentos, me parece solo de los regímenes totalitarios. En las democracias impera la libertad de prensa.

Hablar de una ley de propaganda me parece aún más extremo. En lo personal creo que el gobierno y los particulares, tienen la plena libertad de anunciarse o publicitarse con quien más les plazca y más les convenga.

Soy partidario y así lo he señalado que se transparente la relación gobierno y medios de comunicación sin cortapisas.

La relación comercial que existe entre la empresa medios de comunicación y gobiernos o entidades públicas, es igual que la que se da entre particulares, cada quien escoge cómo, dónde, con quién y cuánto.

Además, la gente ya no es tonta, entiende perfectamente bien cuando un medio tiene una relación comercial con tal personaje o con el gobierno estatal o municipal y cuando las “campañas” en contra de algún personaje o entidad, tienen como trasfondo el obtener un recurso.
Los medios no debemos administrar reputaciones, debemos de informar, simple y llanamente y la única regulación que debe existir es la del auditorio, el lector, el radioescucha o el televidente.

Cumplimos.
Todos los que hacemos Efekto10 Noticias nos sentimos especialmente satisfechos porque cumplimos la labor que nos encomendó nuestro jefe, el patriarca, don Pepe.

Don Pepe Hanan, nuestro director general Pepe Hanan Budib y su hermano Willy, las cabezas de esta empresa nos dieron una encomienda, informar en estas elecciones y así lo hicimos.

Se abrieron los micrófonos a todas las expresiones y a todas las corrientes de opinión, tanto en Efekto10 Noticias como en su programa hermano, Clase Política, así como en el portal de internet.

Gracias Jaime Torreblanca, editor en jefe, a mis compañeros reporteros encabezados por Jorge Castillo, jefe de redacción, Laura Hernández, Jorge Barrientos, Miguel Ángel Arroyo, Samantha García, Ady Barreda y Alejandro Medina, mis respetos a su labor y dedicación.

A mis amigos, Benny Santiago “el Conejo azul” en los controles de la Ke buena Puebla, a Miguel Cerón, mi productor, y Arturo Moro, en las líneas telefónicas. A Vero López y a Ricardo Hernández, mis compañeros en cabina, gracias. Esto es labor de equipo.

Ya son tres procesos electorales y dos federales cubiertos con el sello de la casa, el trabajo y los resultados.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

junio 27, 2018 - 10:50 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas