¡Escúchanos por internet!

Patrimonio Cultural mexicano seguirá padeciendo estragos de sismos

Los sismos de 8.2 grados el 7 de septiembre y de 7.1 del día 19 no sólo fueron catastróficos para México desde el punto de vista material y humano, sino también cultural y patrimonial en estados como Chiapas, Ciudad de México, Guerrero, México, Morelos, Hidalgo, Oaxaca, Puebla y Tlaxcala.

A tres meses del movimiento telúrico, se sabe que el costo de los trabajos de reconstrucción en el país ascenderá a 48 mil millones de pesos, (cerca de dos mil 556 millones de dólares), según estimaciones del gobierno federal.

Además de cobrar la vida de 369 personas, los movimientos telúricos dejaron un saldo de más de 12 millones de personas damnificadas y afectaciones en más de 400 municipios y delegaciones de los estados ya mencionados.

El pasado 9 de noviembre, la Cámara de Diputados aprobó para el ejercicio fiscal 2018, un presupuesto de cinco billones 279 mil 667 millones de pesos.

Esta aprobación incluye la creación del Fondo para la Reconstrucción (Fonrec), de dos mil 500 millones para la reconstrucción en los estados afectados.

Por lo que corresponde a los daños al Patrimonio cultural del país, los inmuebles afectados suman un total de mil 821, según reportes del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Los recursos para su restauración provendrán de Apoyos Parciales Inmediatos-Fondo de Desastres Naturales, seguros del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), apoyos internacionales y aportaciones públicas y privadas.

En ese tenor, el Fondo Mundial para los Monumentos (WMF) anunció en Nueva York la inclusión de México en su lista 2018 sobre patrimonios culturales amenazados debido a los daños provocados por los sismos.

Según el INAH, la grave afectación en el número de inmuebles históricos de la región sacudida, costará entre ocho mil y 12 mil millones de pesos.

Hasta ahora, las labores y trabajos de recuperación del patrimonio continúan y se extenderán hasta finales del 2020, según el propio Instituto.

El pasado 1 de noviembre, la institución que encabeza Diego Prieto ofreció en Taxco, Guerrero, un informe en el que se dio a conocer que fueron 93 inmuebles afectados en la entidad, en 33 municipios afectados, 27 de ellos en Taxco, en Templos como el de la Santa Veracruz, San Miguel Arcángel y San Sebastián, en localidades como Xochihuehuetlán, Olinalá, Tepecuacuilco, Atenango del Río y Buenavista de Cuéllar.

Según la directora del Centro INAH-Guerrero, Blanca Jiménez, hay más de 20 zonas con daños y 11 inmuebles afectados en la cabecera municipal como la Preciosa Sangre de Cristo y el Templo del Señor de Ojeda.

“De los 93 monumentos, 11 tienen daños severos, 38 moderados y 44 con daños menores. Hemos visitado a 35 inmuebles con aseguradora, con quien estamos acordando trabajar lo más pronto posible en la mayoría de los inmuebles”, especificó.

Por lo que hace al Templo de Santa Prisca, se dijo que se ha trabajo de manera ininterrumpida por 49 especialistas del INAH, quienes hasta el 1 de noviembre había retirado 60 kilos de polvo de los retablos y 86 metros lineales de calafateo preventivo de grietas y fisuras en bóvedas.

También se dio a conocer que ese templo tendrá una inversión primaria de ocho millones otorgados por el gobierno del estado, la fundación Los amigos de Santa Prisca y la parroquia, más cuatro millones de pesos que aportará la Secretaría de Turismo.

En cuanto a la infraestructura del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), de acuerdo con su subdirector general de Patrimonio Artístico Inmueble, Xavier Guzmán, de sus 96 inmuebles, el 50 por ciento tuvieron daños menores.

En la capital, la intervención a monumentos históricos fue pronta y se han tomado acciones para salvaguardar el patrimonio. Es el caso de la Catedral Metropolitana, recinto colonial que se vio afectado, por ejemplo la escultura llamada “La Esperanza”, de Manuel Tolsá, misma que se vino abajo desde lo alto de dicho templo, así como una de las cruces en sus cúpulas.

Tras el sismo, “La Fe” y “La Caridad”, esculturas también de Tolsá, fueron retiradas con grúas que soportan peso de gran tonelaje, afectadas por el paso del tiempo y que agudizaron el riesgo de su estabilidad por el sismo.

Las piezas fueron colocadas en la curia de la Catedral Metropolitana, donde serán restauradas, posteriormente, las autoridades eclesiásticas y federales de la cultura analizarán lo que se hará finalmente con ellas: si vuelven a ser montadas en su lugar o dejarlas donde fueron reparadas y colocar réplicas en su sitio original.

Otro de los daños causados por el sismo de 7.1 grados en la Ciudad de México, fue la caída del Monumento a la Madre, escultura ubicada sobre avenida Insurgentes, entre Manuel Villalongín y James Sullivan.

A la fecha, según la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), la empresa Megarquitectos, efectuó con recursos del Fonden, trabajos emergentes para contener el daño a la obra de Luis Ortiz Monasterio sufrido tras el colapso.

Se prepara ahora un proyecto de restauración, pero a decir de Martín Levinson, asesor en ducha secretaria, se desconoce si se emplearán recursos del Fonden y cuándo estará lista, habrá que seguir pendientes.

Por Manuel Bello Hernández

diciembre 26, 2017 - 9:21 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Cultura, Noticias Destacadas