¡Escúchanos por internet!

Persisten dudas por conflicto de interés

El Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, dejará sus cargos en las distintas compañías de la Trump Organization, pero no se desprenderá de su propiedad.

Lo anterior, anunciado durante su primera conferencia de prensa oficial, genera dudas sobre si atendió adecuadamente las preocupaciones existentes de posibles conflictos de interés.

“Podría encargarme de mis negocios y del Gobierno al mismo tiempo”, aseguró el magnate, quien relató que recientemente rechazó una oferta de 2 mil millones de dólares para hacer un negocio en Dubai.

“No me gusta cómo se ve, pero podría hacerlo si quisiera”, insistió.

Los negocios de Trump, que incluyen más de 500 compañías con activos por 3 mil 600 millones de dólares y vínculos con más de 20 países, se colocarán en un fideicomiso.

Éste será supervisado por un funcionario de ética independiente y administrado por los hijos de Trump -Eric y Donald Jr.-, además del director de finanzas Allen Weisselberg, quien tomará decisiones sin consultar al Presidente, explicó la abogada del magnate.

La Trump Organization pondrá fin a todas las sociedades pendientes y no celebrará nuevos acuerdos internacionales, tales como entregas de licencias para nuevos hoteles, mientras Trump permanezca en la Casa Blanca.

“Eso no resuelve ninguno de los problemas. Si es dueño, tiene conflictos de interés”, opinó Richard Painter, quien fuera el principal abogado de ética del presidente George W. Bush y quien ahora es profesor de la escuela de leyes de la Universidad de Minnesota.

Los actuales negocios de Trump, que incluyen hoteles y campos de golf, seguirán operando y siendo sede de bodas, fiestas y otros eventos.

Esos negocios serán revisados por el funcionario de ética para asegurar que se realicen lejos del Presidente.

Las deudas de Trump se pagarán de acuerdo con sus cronogramas. La compañía donará de manera voluntaria las ganancias de hoteles recibidas de manos de Gobiernos extranjeros al Tesoro de Estados Unidos, según Sheri Dillon, su abogada.

“No se debe esperar que el Presidente electo Trump destruya la compañía que construyó”, dijo Dillon.

El equipo legal de Trump cree además que no está violando su contrato en el edificio de la federal Administración de Servicios Generales, donde el Presidente electo opera su Trump International Hotel en Washington.

Si bien una cláusula en el arrendamiento parece prohibir que autoridades electas se beneficien del convenio, está diseñada para evitar que autoridades en funciones desarrollen acuerdos ventajosos, explicó la abogada Trump logró el acuerdo cuando era un simple ciudadano.

Igualmente creen que la cláusula de emolumentos de la Constitución, que prohíbe regalos de Gobiernos extranjeros y Jefes de Estado, no aplica a intercambios a valor justo entre empresas.

Varios expertos legales están en desacuerdo y argumentan que la cláusula se aplica al Presidente y a los propiedades de Trump en el extranjero, las que incluyen un alianza con el representante de Estados Unidos en Filipinas, arriendos en la Trump Tower del estatal Banco Industrial y Comercial de China y proyectos de desarrollo internacional que requieren aprobaciones gubernamentales.

Ex funcionarios de ética de los Presidentes George W. Bush y Barack Obama han dicho que Trump violará la cláusula en cuanto jure el cargo.

Antes del anuncio de hoy, la Trump Organization canceló acuerdos para desarrollos en Brasil, Argentina, Azerbaiyán y Georgia, si bien los proyectos presentaban problemas y generaban pocos ingresos.

Se mantienen los lazos con otros países como China, Filipinas e Indonesia.

Con información de Bloomberg

Enero 11, 2017 - 3:38 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Internacional