¡Escúchanos por internet!

Podría ser tiempo del PRI

Si tan solo la presidenta nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu, pusiera más atención en Puebla, se daría cuenta que tras la muerte de sus amigos, Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle, existe una buena oportunidad para que el tricolor pueda recuperar su presencia e influencia en la entidad.

Pese a la terrible derrota sufrida por el tricolor en el pasado proceso electoral, en donde se fueron al tercer lugar en las preferencias con su candidato a la presidencia, José Antonio Meade y con sus candidatos a la gubernatura y al senado (Doger y Lastiri), las circunstancias cambiaron en el entorno poblano, luego del pasado 24 de diciembre.

El PRI cerró un terrible 2018 con una buena noticia, su triunfo en la alcaldía de Monterrey, el cual si bien fue circunstancial debido a que Morena no registro candidato y dejó solo al PT con el inútil del “Pato” Zambrano, a final de cuentas fue un triunfo inesperado para el Revolucionario Institucional, después de haber perdido la presidencia de la República.

El PRI poblano, aunque desmembrado, solo necesita de una cabeza comprometida con su partido y su reposicionamiento, para volverse a articular y ser la principal fuerza opositora a Morena, ahora que el panismo se quedó desarticulado tras la muerte de la gobernadora y el senador.

Basta con que Claudia Ruiz ponga orden y envíe un delegado fuerte, como en su momento lo fue Ismael Hernández Deras en el 2015, para unificar a todos los grupos, lo cuales hoy andan dispersos y poner a la trabajar a la dirigencia estatal o en su caso renovarla con gente con experiencia como la actual regidora Silvia Tanús o el exdiputdao federal, Víctor Díaz Palacios, cuyos resultados, avalan su trabajo al favor del PRI.

A pesar de todos los pesares, el PRI gobierna en la mayoría de los municipios de Puebla, para ser exactos en 81 ayuntamientos, lo cual le da una fuerza, estructura y movilidad muy interesante, en una elección en donde Andrés Manuel López Obrador, ya no estará en la boleta.

Todo parece indicar que la elección a llevarse a cabo en junio, será de muy baja participación, lo cual beneficia a quien tenga la mejor estructura y es ahí en donde al PRI se la abre una ventana de oportunidad muy interesante, sobre todo si en Morena, insisten en impulsar la candidatura de Luis Miguel Barbosa Huerta.

El tricolor nada tendría que hacer en las urnas, si el candidato fuera el senador Alejandro Armenta Mier, quien es querido y respetado dentro de las filas del que fuera hasta hace poco, su partido político.

Muchos priistas están prestos a irse a las filas de Morena si Armenta es el candidato, pero en caso contrario, si no lo es, van a luchar con su partido y su candidato.

Aquí también el PRI tiene una buena cantidad de cuadros, José Chedraui Budib, Alberto Jiménez Merino, Juan Manuel Vega Rayet, Jorge Estefan Chidiac y hasta el mismo Enrique Doger Guerrero, quien es sin lugar a dudas un perfil por demás interesante.

Doger fue un valioso aliado del morenovallismo y eso todo mundo lo sabe, pero ahora ya libre de compromisos puede ser un buen candidato para enfrentar a Morena, si es que se decide hacer campaña de verdad.

José Chedraui Budib es un gran perfil, Pepe es un empresario muy conocido quien sirvió como puente entre el morenovallismo el peñismo, al ser amigo de ambos. No es muy conocido, pero su apellido si y su perfil ciudadano se ajusta a lo que se pudiera buscar para administrar correctamente a Puebla.

Alberto Jiménez Merino es un personaje de bajo perfil, pero con mucho trabajo de campo, dos veces diputado federal y un experto en temas agropecuarios, ha sido funcionario federal y actualmente forma parte del autodenominado grupo “Renovación” que de renovación no tiene absolutamente nada.

Solo es cuestión de que el PRI se decida y se decida ya a mantenerse como comparsa dentro de los proceso electorales y recoger las migajas de lo que dejan Morena y el PAN o vaya a la disputa del poder, ciertamente en desventaja por lo mal posicionado de su marca o si está dispuesto a ir a una contienda y pelear de tú a tú.

Jiménez y Meneses vuelve a ser opción.
Nuevamente el nombre del diputado federal, Héctor Jiménez y Meneses, entra dentro de los posibles candidatos para ocupar la posición de gobernador interino de Puebla.

Jiménez y Meneses es diputado federal por Atlixco, emanado de Morena, y sin duda, es una carta fuerte merced a su prudencia.

Ilustración: Alejandro Medina

enero 3, 2019 - 10:20 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas