¡Escúchanos por internet!

Prida y Briseño, la dupla del “limbo turístico”

La Puebla de los poblanos una frase que hoy podemos acuñar para lo que implica el turismo en nuestra entidad y en la capital: Cada vez menos visitantes.

Decepciona así sin más, ver las condiciones en que se encuentra el Centro Histórico de Puebla que además de sucio ahora exhibe prostitución en las principales calles del corazón de la Angelópolis, ambulantaje e inseguridad.

El arribo de los gobiernos morenistas tanto en lo estatal como en lo municipal nos ha dejado claro que no son buenos promotores del turismo.

Los turisteros poblanos enfrentan desde hace años una situación difícil no sólo por los efectos colaterales de la economía nacional, sino también por la falta de estrategias y políticas públicas que realmente sean promotoras de atraer no sólo turismo de negocios o de paso.

En el ámbito municipal los empresarios del ramo tienen interlocución con una funcionaria como Mónica Prida Coppe que se ha dedicado a replicar y reciclar las estrategias de pasadas administraciones como la llamada “Noche de Museos”.

Si bien, Prida Coppe ha mostrado apertura para dialogar con ellos, la funcionaria se ha concretado a aplicar el esquema del “bla, bla, bla” donde poco de lo que se acuerda, realmente se aterriza en acciones.

Hasta ahora sólo han proliferado reuniones y más reuniones, sin que se haya hecho algo por una Ciudad Capital que urge de promoción y no precisamente de la que hoy tenemos en medios nacionales y que responde a la creciente inseguridad.

El turismo estatal no presenta un panorama diferente. A pesar de haber lanzado con bombo y platillo la nueva imagen de promoción turística para Puebla, se nota la falta de conocimiento de la titular del ramo, Fabiana Briseño quien da bandazos sin atinarle a nada.

El gremio turístico no es nada fácil a la hora de entablar diálogo con las autoridades. También tienen lo suyo, y una de sus grandes debilidades es la división que existe entre todos ellos.

Fabiana la responsable del turismo en Puebla está prácticamente invisibilizada para la toma de decisiones o para acordar estrategias que realmente incidan en uno de los sectores que son fuertes promotores del empleo en la entidad.

A Briseño la ven sólo como la funcionaria que está ahí cobrando sin hacer un trabajo que tiene relegado a uno de los sectores productivos con mayor peso en Puebla.

Para esta funcionaria, las peleas de box y los eventos de ornato son promoción sin meterse a fondo en la verdadera problemática de los empresarios del sector quienes urgen nuevas riendas que encaminen al turismo poblano.

Lo que hoy vemos en el centro histórico de la capital poblana no es nada diferente a lo que se aprecia en muchos de los llamados Pueblos Mágicos, que de la magia sólo les queda la palabra, debido al abandono y a la falta de incentivos e irresponsabilidad de autoridades municipales y estatales para conservar esa denominación.

Y si a todo lo anterior le agregamos “las locuras del Emperador” pues poco o mucho esperan los empresarios del ramo con el incoherente traslado de la llamada Estrella de Puebla a una zona casi céntrica de la Angelópolis.

Los desatinos y falta de conocimiento en el ramo turístico por parte de quienes hoy encabezan esas carteras, reflejan algo lamentable y contundente.

La promoción y el turismo en Puebla viven sus peores momentos.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

febrero 16, 2020 - 7:50 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ruby Soriano

Columnistas