¡Escúchanos por internet!

Puebla, entre la marca o el candidato

El segundero del reloj electoral indica que falta cada vez menos para que en Puebla haya una definición sobre el conflicto post electoral que vivimos desde el pasado mes de julio y que nos ha mantenido en los últimos meses en un limbo, donde fuera del llamado “círculo rojo”, la ciudadanía parece olvidar por momentos que aún no existe un gobierno con legítimo triunfo y que hay una gran posibilidad de repetir el proceso electoral.

Los escenarios políticos han cambiado, y si bien la ola de Morena arrasó el pasado primero de julio provocando que muchos de sus candidatos obtuvieran triunfos por inercia, el panorama actual ya no es el mismo.

La repetición de una elección, es tal vez, el borrón y cuenta nueva que esperamos los poblanos, para resarcir, la impunidad y el caudal de irregularidades que se presentaron el pasado 1 de julio.

Las afrentas han sido muchas y de regresar a las urnas, la coalición Puebla Unida tendrá que elegir a un nuevo candidato, marcando con una derrota personal y política a Martha Érika Alonso, esposa del ex gobernador Rafael Moreno Valle.

En tanto, si todo se mantiene de acuerdo a las declaraciones de Yeidckol Polevnsky dirigente nacional de Morena, Luis Miguel Barbosa se mantendrá como candidato en la boleta.

En el entramado político de ambas fuerzas (PAN y Morena) los escenarios también se han fragmentado y reflejan las luchas y divisionismos internos que sin duda alguna, serán palpables al realizarse una nueva contienda electoral.

Morena mantiene un posicionamiento en Puebla sin la fuerza que tuvo el pasado mes de julio. Y es que al paso de estos meses, el comportamiento de algunos de sus integrantes, quienes ya ostentan cargos de elección popular, ha dejado mucho que desear.

Morena va, pero va con una inercia menos fuerte como marca. Y si hablamos del candidato, la cosa se pone más difícil cuando vemos a Barbosa con su estilo osco y de poca conexión con la ciudadanía. Digamos que su estilo, poco ayuda para convertirse en el ideal de gobernador que demanda una Puebla inmersa en cambios, modernidad, inclusión y con rechazo a la misoginia.

Por el otro lado, el desgaste del PAN es más que elocuente, con todo lo que hoy refleja una Puebla invadida por la inseguridad y la corrupción. Ante esto, Marta Érika poco ha podido lograr para zafarse de la imagen que la sigue relacionando con su marido, el ex gobernador Moreno Valle.

Será crucial para el blanquiazul, la designación de un nuevo candidato que pueda ser competitivo que logre lo impensable, deslindarse del grupo morenovallista, algo francamente no difícil, sino imposible.

¿Qué elegiremos los poblanos? ¿La marca o el candidato?

Las maquinarias electorales de ambos partidos se aceitan en un preámbulo de mini contienda que se avecina con la elección en las juntas auxiliares.

Y si bien, hoy la competencia sigue siendo entre Morena y PAN, uno de los mayores diques que el partido del Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador enfrenta para poder garantizar un carro completo, son las batallas internas de grupos y tribus morenistas que se disputan el poder antes de que haya una definición electoral en Puebla.

Nada garantiza que los poblanos vuelvan a votar por un mismo partido o candidato, así que señores panistas y morenistas, tengan en cuenta que el ciudadano es impredecible y que a la hora de elegir en una nueva elección, la reflexión de voto hacia marca y candidato estará abierta a cubrir las mejores expectativas para una sociedad que exige elegir con limpieza a quien gobierne Puebla.

Por otro lado, el mensaje a Morena es analizar si realmente Barbosa es un candidato competitivo que pueda repetir el boomerang de su marca partidista y que mejore su imagen como marca personal que hasta ahora no ha permeado en la simpatía electoral de una buena parte de los poblanos.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

noviembre 4, 2018 - 9:55 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ruby Soriano

Columnistas