¡Escúchanos por internet!

Puebla se rezaga

Mientras los poblanos perdemos el tiempo para ver quien ganó la elección y saber si ya tenemos gobernador o no, a los ojos del gran capital la entidad comienza a rezagarse y a dejar de ser atractiva, merced a la incertidumbre política, pero también a la inseguridad.

Urge que, sea cual sea el resultado, se tome ya una decisión en torno a Puebla, porque la incertidumbre comienza ya a pesar de manera importante entre el sector empresarial, el cual decidió ya en lo que resta del año, congelar sus inversiones.

El mercado inmobiliario tuvo un año raquítico en este 2018, en parte por la sobre oferta de casas y departamentos, lo que ha saturado al mercado, pero también por la incertidumbre provocada por la elección presidencial y ahora también por el tema local.

La colocación de créditos también se detuvo, es una simple lógica del mercado, el cual entiende que en este momento, es de alto riesgo invertir en Puebla, ante un panorama político-electoral poco claro y lleno de aristas.

La inseguridad, sin lugar a dudas, también puede ser un ingrediente importante; no obstante, el Bajío, la competencia directa de Puebla y específicamente Guanajuato padece el mismo problema que nosotros y aun así mantuvo sus ritmos de crecimiento.

Así lo explica el director editorial del periódico El Economista Luis Miguel González. “La región del Bajío. Es la zona más dinámica de México desde hace tres lustros. El primero en destaparse fue Aguascalientes, con gobiernos del PRI, y luego Guanajuato con administraciones panistas. En los últimos años se han sumado Querétaro y San Luis Potosí, que han vivido la alternancia. No hay fórmulas mágicas en el Bajío, pero sí algunas lecciones: trabajo sostenido en el tiempo, con visión de largo plazo; atención al desarrollo de la infraestructura, y esfuerzo constante en la formación de capital humano”.

Ya en una entrega anterior hable sobre el tema de hacer a un lado nuestras diferencias, so pena de pagar un precio muy alto como ocurrió con Puebla en los años sesenta y setentas, en donde la inestabilidad y las luchas políticos religiosas, dieron al traste con el desarrollo alcanzado en la entidad en los años cincuenta como parte de la herencia de Maximino Ávila Camacho y de William O’ Jenkins que colocaron a la entidad como la capital económica del país, el famoso “Grupo Puebla.
Los poblanos no nos hemos dado cuenta o no nos hemos querido dar cuenta, que hemos entrado en una espiral, descendente y sumamente peligrosa, la cual no puede salir muy cara, en caso de que no reaccionemos a tiempo.

Apenas antier, Estado Unidos y Canadá, llegaron a un acuerdo comercial, lo cual garantiza la vigencia del TLC, acuerdo comercial trilateral, en el cual México se juega una buena parte de su futuro, por lo menos los próximos 16 años.

A nadie la conviene que se mantenga la incertidumbre en la que se encuentra Puebla.

Este 15 de octubre toman posesión las nuevas autoridades a nivel municipal y ya se llevó a cabo el relevo en el Congreso.

Las disputas políticas en pueden poner en riesgo el crecimiento económico de la entidad y por ende la llegada de nueva inversiones, en condiciones de alta competencia entre los propios estados del país y ya no se diga en el panorama internacional.

Habrá que revisar el impacto que el nuevo Tratado de Libre Comercio con América del Norte, tendrá para la importación de vehículos en el mercado norteamericano, situación que originalmente le había dado a Volkswagen y a Audi, ventajas competitivas.

Ya es hora de que a los más altos niveles de este país, se tome una decisión en torno a Puebla, so pena de la entidad, quede absolutamente en el limbo.

El apunte. El alcalde Luis Banck Serrato no estuvo invitado a la boda de César Yáñez y la empresaria Dulce María Silva, realizada el pasado sábado en el Centro de Convenciones.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Ilustración: Alejandro Medina

octubre 1, 2018 - 10:10 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas