¡Escúchanos por internet!

Quedó pactado choque de título mundial entre Carístico y Último Guerrero

Tras vencer por segunda semana consecutiva a Último Guerrero en el combate estelar celebrado la noche de este lunes en la Arena Puebla, Carístico exigió al luchador de otro nivel la pelea por el Campeonato Mundial Histórico la próxima semana en el mismo escenario, lo que el último de su estirpe aceptó.
Y es que en lo que fue un sensacional duelo de colosos, Carístico, Volador Junior y Atlantis se impusieron a Último Guerrero, Negro Casas y La Máscara.
La primera caída fue para los técnicos cuando Carístico se lanzó fuera del ring sobre Último Guerrero a la vez que Atlantis vencía con la llave del cangrejo al Negro Casas y Volador ponía en espaldas planas al papi de papis.
Y en el segundo round, duelo directo entre Carístico y Último Guerrero fue dominado por el primero tras aplicar la llave que lo ha hecho grande, la mística, tras lo cual el príncipe de plata y oro exigió la pelea por el título mundial.
Antes, en la semifinal, Ángel de Oro, Johnny Idol y Titán perdieron con la Peste Negra representada por Mister Niebla, Cavernario y El Felino.
La primera caída fue para la peste negra cuando Cavernario dejó fuera de combate a Titán al tiempo que Mister Niebla obligaba a rendirse a Johnny Idol.
Luego, en el segundo round, los técnicos igualaron cuando Ángel de Oro cayó sobre Mister Niebla mientras Johnny Idol se lanzó desde la tercera cuerda para vencer al Felino, y Titán aplicaba la cruceta sobre Bárbaro Cavernario.
Y en la decisiva, la contienda quedó en manos de los capitanes, imponiéndose Mister Niebla a Ángel de Oro con una plancha inmisericorde.
El evento especial fue protagonizado por Soberano, Esfinge y Fuego por el bando técnico, midiéndose a los malosos Virus, Raziel y Cancerbero, resultando triunfadores los primeros.
En el arranque, La Esfinge y Cancerbero nos regalaron una impecable clase de técnica con llaveos y contrallaveos como pocas veces se ve en el pancracio, hasta que Virus se metió y terminó venciendo a Esfinge, y todavía le alcanzó a Virus para disponer también de Fuego para poner en ventaja a los rudos.
En la segunda caída, los perversos empezaron dándole una paliza a Soberano, y luego se fueron sobre Esfinge, pero este reaccionó y de la mano de Fuego que puso en espaldas planas a Virus, igualaron la contienda.
Y en la tercera caída, los técnicos se impusieron cuando Esfinge aplicó la desnucadora sobre Raziel, luego Fuego se lanzó sobre Virus que estaba fuera del cuadrilátero y la cereza en el pastel la puso Soberano aplicando espaldas planas a Cancerbero.
En la segunda lucha, femenil por cierto, Princesa Sugehit, Sanely y La Jarochita cayeron ante las rudas Zeuxis, Amapola y Tiffany.
En la caída inicial, La Jarochita dejó fuera de combate mientras Sanely se imponía a Tiffany después de que Princesa Sugehit había desgreñado a Zeuxis para quedarse con la victoria parcial.
Luego, las rudas dominaron el segundo episodio cuando Zeuxis descontó con una feroz patada en el rostro a Princesa Sugehit a la vez que Tiffany rendía a La Jarochita y Amapola vencía a Sanely.
Y en la decisiva, la pelea se la llevaron las rudas cuando Amapola y Tiffany aplicaron un castigo letal a La Jarochita y Sanely, completando la obra Zeuxis venciendo a Princesa Sugehit.
Hablando de la lucha que abrió la noche, Lestat, Zaeta Roja y Paris se impusieron a la tercia ruda integrada por Malayo, Sombra Diabólika y Guerrero Espacial.
En la primera caída, la balanza se inclinó a favor de los rudos cuando Malayo, con un codazo sobre Paris, lo dejó fuera de acción mientras Guerrero Espacial dominó a Lestat con una plancha.
En el segundo round, Zaeta Roja no tardó mucho en provocar la rendición de Guerrero Espacial a la vez que Lestat aplicaba la guillotina sobre Malayo y Paris dejaba en condiciones paupérrimas a Sombra Diabólika.
Y en la definitiva, la pelea fue protagonizada por los capitanes Lestat y el Malayo, ganando el poblano Lestat para dar la victoria a los técnicos.

abril 24, 2017 - 11:17 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Hernández

Deportes