¡Escúchanos por internet!

¿Quién le puede dar 800 mil votos a Meade?

Los priistas insisten mucho en detonar la buena relación que existe entre su precandidato a la Presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, y dos personajes poblanos, el gobernador Gali y el exmandatario, Rafael Moreno Valle.

Afirman en que, al menos Rafael no es de fiar y que no les va a cumplir a los priistas, ni a Meade, en entregarles mínimo los 800 mil votos en la elección del próximo 1 de julio, cifra que el equipo del exsecretario de Hacienda se ha puesto como mínima en Puebla, para poder pelear a López Obrador la presidencia de la República.

La gran pregunta para la gente del PRI en Puebla es ¿Y quién más le puede dar a Meade esos 800 mil votos, qué no sean Gali y Moreno Valle? o ¿A caso creen que ellos solos se los puede dar? Están locos.

La debacle tricolor en Puebla, la cual inicio en el 2010 tras perder la gubernatura del Estado, coincide también con una caída de su votación y de su base, la cual hoy se encuentra mermada y dividida entre el morenogalicismo y Morena.

En el 2004, en la elección a gobernador del Estado, Mario Marín Torres obtuvo una votación de 886 mil 535 sufragios, hasta el momento la cifra histórica alcanzada por el tricolor en la entidad.

Para el 2006, en la elección Presidencial de ese año, el candidato del tricolor a la presidencia de la República, Roberto Madrazo Pintado, se fue el tercer lugar y obtuvo solo 460 mil votos, poco más de la mitad, de lo obtenido por Marín dos años antes en la elección a gobernador. Está demás decir, que Mario Marín pactó como es sabido con Manuel Espino Barrientos, dirigente nacional del PAN y con Monseñor, Carlos Abascal Carranza, a la sazón, secretario de Gobernación, el entregar la plaza a cambio de su cabeza por el Lydiagate.

Felipe Calderón ganó Puebla con un total de 743 mil votos y superó a Andrés Manuel López Obrador, quien se quedó a menos de un medio punto de ganar la presidencia de la República. Puebla hubiera sido fundamental para el proyecto del tabasqueño, pero el PAN pactó antes con Marín.

Para el 2010, la votación del PRI se mantuvo en la persona de su candidato, Javier López Zavala, quien obtuvo en la elección local a gobernador un total de 883 mil sufragios, pero cayó derrotado ante Rafael Moreno Valle y la coalición Compromiso por Puebla, quien obtuvo un total de un millón 111 318 votos, la mayor votación registrada en la historia de Puebla.

Para el 2012, en la elección Presidencial arrojó lo siguientes resultados, Andrés Manuel López Obrador, 864 mil votos; Enrique Peña Nieto, 855 mil votos; y Josefina Vázquez Mota, 642 mil sufragios.

Fue claro que el morenovallismo, en ese entonces, pactó la elección Presidencial con Enrique Peña Nieto, el entonces candidato del PRI a Los Pinos, ya que de otra forma, el mexiquense no hubiera obtenido la votación que obtuvo.

Tan es así que en el 2016, tan solo cuatro años después, la candidata del PRI a Casa Puebla, Blanca Alcalá, obtuvo la votación histórica más baja en la historia del tricolor, tan solo 643 mil 260 votos, suficientes para ganar cualquier otra gubernatura de las que estuvieron en juego hace dos años, pero no Puebla, el quinto padrón más importante en el país.

Para el PRI el ir sin el Verde en Puebla y sin Nueva Alianza, en la elección del próximo año, es prácticamente un suicidio y si a eso se le suma la dramática forma en que se ha hundido el voto del tricolor en la entidad, la tragedia está más que cantada.

La triste realidad el priismo en Puebla es que no les queda de otra más que pactar, so pena de desaparecer políticamente de la entidad y quedar fuera de la contienda que será entre el morenogalicismo y Morena, la estructura de Andrés Manuel López Obrador.

Reitero, en la soberbia en la cual se han envuelto muchos priistas que “ven pasar la procesión y no se hincan, la gran pregunta es. ¿Quién le puede dar 800 mil votos a Meade, que no sean Gali o Rafael Moreno Valle?

Eruviel está puesto.
El exgobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, está más que puesto para lo que se ofrezca.

Desde hace mucho tiempo en este espacio hablábamos de que el mexiquense podía ser una de las cartas del tricolor a Los Pinos y hoy su nombre vuelve a zona, ante los problemas por los que atraviesa la precampaña de José Antonio Meade, quien no convence, ni a los priistas, ni a los ciudadanos.

Estampas poblanas. Sucedió el pasado martes en el restaurante en el Desafuero, en una mesa comía el expresidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez con su familia, su esposa Liliana e hijos y en otra mesa muy cercana, dos generales morenovallistas, Eukid Castañón y Marcelo García Almaguer.

Reconocen al gobierno de Tony Gali. El trabajo hecho en los últimos años en materia agropecuaria rinde frutos.

Por primera vez en la historia, Puebla gana la presidencia de la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario (AMSDA).

El mérito es mayor, dado que en los últimos años dicha responsabilidad recaí en administraciones priistas, y hoy la administración de Tony Gali se hace acreedor a este responsabilidad.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

enero 10, 2018 - 10:15 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas