¡Escúchanos por internet!

Reconstrucción total

México está de píe y todos los sectores sociales están trabajando para que la reconstrucción de las áreas dañadas por los sismos recientes sea integral y llevé a la normalidad de cada población afectada.

Para tener una idea de lo que se requiere el Gobierno de la República estima que la reconstrucción por los daños ocasionados por los sismos del pasado mes de septiembre, demandará una inversión del orden de 48 mil millones de pesos.

Obtener estos recursos no es una tarea sencilla pero, los mexicanos estamos haciendo la parte que nos corresponde para tener la solvencia que se requiere.

Siguiendo al presidente Peña, sabemos que el Gobierno está destinando recursos en lo que hace a su responsabilidad; recursos que provienen de los contribuyentes a las finanzas públicas del país, provienen de la población, de quienes responsablemente pagan sus impuestos.

La disciplina fiscal que hemos mantenido en estos años permite que el Gobierno esté en la capacidad de destinar recursos de esta magnitud, de esta cuantía, para la reconstrucción.

El sector privado también está apoyando fuertemente ya que, una décima parte de esos recursos necesarios provendrán de este sector.

En este sentido es necesario aclarar que no habrá mezcla de recursos y que cada quien será responsable de la operación de sus apoyos por lo que, la función del Gobierno será la de orientar hacia dónde dirigir esos recursos con el fin de evitar duplicidades; el Gobierno de la República pondrá una cartera de opciones de hacia dónde dirigir los recursos que el sector privado está administrando.

Y cuando hablamos de recursos no podemos abstraernos de la responsabilidad de ejercer con transparencia los mismos aún, cuando hablemos de un sector privado.

En esto ha sido muy claro el Gobierno ya que se debe ser transparente en la forma en que está ejerciendo los recursos que han dispuesto para esta tarea de reconstrucción.

A diferencia de otros eventos que se han suscitado en el pasado, la transparencia es un componente adicional; los recursos públicos que el Gobierno de la República ha dispuesto para labores de reconstrucción están abiertos, expuestos y exhibidos en una página de transparencia puntualmente y cualquiera la puede consultar; esta página se enriquece con las aportaciones de los estados, estarán también los recursos que el sector privado ha venido recaudando y está reportando al Sistema de Administración Tributaria.

La sociedad civil ha jugado un papel muy relevante en todas las etapas de la atención a las consecuencias de los desastres naturales.

Se movilizó desde la atención a la emergencia, ahí acompañó a servidores públicos, a nuestras Fuerzas Armadas, a la Policía Federal; instituciones como la Cruz Roja y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en colaboración con el Fideicomiso Fuerza México, la Fundación Slim, los bancos del país, y las aseguradoras, entre otras, han sido apoyos extraordinarios para lograr la recuperación que estamos teniendo.

Sabemos que las empresas entregaron y canalizaron durante las primeras semanas de emergencia, una suma de más de 13 mil millones de pesos mismos que, a través del fideicomiso privado Fuerza México, se aseguró, que el apoyo llegará a dónde se requería con mayor urgencia, haciéndolo rápido, con calidad y con transparencia.

Está en proceso entonces la etapa de reconstrucción y como observamos no sólo hablamos de vivienda sino de una reconstrucción total; no sólo se van a reconstruir edificios o casas, el objetivo es reanimar la vida social y productiva de quienes han sido más afectados y están en los lugares más apartados.

Estamos convencidos de que la suma de esfuerzos del Gobierno, del sector privado y de la sociedad civil, van a apoyar, van a ayudar y nos van a permitir que las familias afectadas tengan nuevamente su vivienda, sus ciudades reconstruidas y el espacio cultural también reconstruido para volver a la normalidad de su vida diaria.

noviembre 8, 2017 - 7:50 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Juan Carlos Lastiri

Columnistas