¡Escúchanos por internet!

Regularización y reordenamiento

El gobierno del presidente Peña lleva a cabo en Puebla uno de los programas de regularización de colonias más ambicioso en la historia del estado; se tiene programada la entrega de más de 10 mil títulos en lo que resta de la presente gestión federal.

Esto es el resultado del trabajo coordinado de los tres poderes de gobierno, pero también del trabajo y la visión de un personaje, poco valorado, se trata del delegado de la Corett, Alberto Jiménez Arroyo, quien ha sabido combinar la visión del urbanista con el trabajo político para llevar a cabo el programa de regularización más grande en la historia de Puebla.

Esto no hubiera sido posible, sin la participación de la Sedatu, la secretaría a cargo de Rosario Robles Berlanga, quien ha dado los recursos suficientes para que más del 95 por ciento de todas estas escrituras sean gratuitas.

Tampoco hubiera sido posible si Alberto Jiménez, uno de los herederos del huachipower, no hubiera tenido el “olfato político” de acercarse, primeo al entonces presidente municipal Antonio Gali, uno de los principales impulsores del programa y luego al gobernador Moreno Valle, con quien se trabajó de manera conjunta en Puebla y Tehuacán.

A la fecha, en Puebla capital ya se han entregado más de 3 mil de las 10 mil escrituras que se comprometieron, pero han existido nuevas expropiaciones para permitir la regularización de varias colonias de la Angelópolis, las cuales ahora ya son susceptibles a recibir los diferentes servicios públicos por parte de la comuna e incorporarse al desarrollo de Puebla.

En el 2014 arrancó el programa con la expropiación de 8 hectáreas en la junta auxiliar de san Pablo Xochimehuacán, para beneficiar a la colonia Barranca Honda y un total de 292 lotes.

En el ejido de la colonia Guadalupe, VI sección, se llevó a cabo la expropiación de 51 hectáreas para La regularización de la colonia santa Lucía Villa Altamirano, en donde se regularizaron un total de mil 250 lotes.

Otra de las expropiaciones importantes se llevó a cabo en el ejido de San Bernabé Temoxtitla II, en donde se benefició a las colonias Valle del Paraíso, Valle del Sur, segunda ampliación de Valle del Paraíso, San Isidro Castillotla segunda, tercera y cuarta sección, Flor del Sur, ampliación Flor del Sur, Jardines de Castillotla quinta sección, San Agustín, Bosques de la Cañada, jardines de san Juan Bosco y ampliación de Jardines de san Juan Bosco. Esto representa más de 3 mil 500 escrituras al sur de la ciudad de Puebla.

En San Salvador Chachapa se expropiaron un total de 92 hectáreas en beneficio de seis colonias de esta zona, las cuales son Bosques de Amalucan primera sección, Santa Margarita, Arboledas de Amalucan, Azteca segunda sección, Casa Blanca sección san Bartolo, Lomas Flor del Bosque. El beneficio es para 2 mil 775 lotes.

Una expropiación más se hizo en La Resurrección VI, en donde se declararon de utilidad pública 10 hectáreas, en beneficio de 220 lotes pertenecientes a tres colonias, Valle de la Flores, San Diego Manzanilla y San Diego Manzanilla, segunda sección.

Una más se llevó a cabo en San Miguel Canoa, se beneficiaron a 725 lotes de la colonia 2 de Marzo de esta ciudad capital.

Una séptima expropiación se llevó a cabo recientemente en el ejido de Guadalupe VII, donde se beneficia a mil 100 lotes de 4 colonias de la Angelópolis, Guadalupe Hidalgo tercera sección, Flores del Pedregal, Playas del Sur y Santa Lucía Villa Altamirano.

En total son más de 330 hectáreas expropiadas, lo que representa un total de 10 mil 162 lotes, en beneficio de 28 colonias de Puebla capital, con lo que la palabra del presidente Peña, de la secretaria Robles, del gobernador Moreno Valle, del exalcalde Gali y del delegado de la Corett, Alberto Jiménez Arroyo, se cumple.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Diciembre 6, 2016 - 11:32 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas