¡Escúchanos por internet!

Restringen a Elba Esther Gordillo visitas y comunicación

A petición de la PGR, que se quejó de que Elba Esther Gordillo convirtiera su prisión domiciliaria en una “oficina de despacho”, un juez federal decidió imponer un régimen más restringido para sus visitas y le prohibió comunicarse vía telefónica o electrónica con personas que no estén autorizadas judicialmente.

El Juez Sexto de Distrito en Procesos Penales Federales, Alejandro Caballero Vértiz, le dio un plazo de 24 horas a la maestra para que le entregue el nombre, identificación oficial y comprobante de domicilio de sus visitantes, así como el carácter en que acudirán a verla.

“Deberá señalar los medios de comunicación, como en su caso teléfono, que utilizará para comunicarse únicamente con las personas previamente autorizadas”, señaló.

“En caso de no dar cumplimiento a lo ordenado, se suspenderán temporalmente las visitas de familiares y amigos de buena reputación, hasta en tanto se haga del conocimiento los datos antes requeridos”.

Si bien Caballero impuso un control mayor a las comunicaciones y visitas de Gordillo, al mismo tiempo negó la autorización para volverle a colocar el brazalete electrónico, una petición que también hizo la PGR.

Según el acuerdo del juez, las visitas y comunicaciones telefónicas o electrónicas de la maestra sólo serán permitidas con las personas previamente autorizadas y, en el caso de sus abogados y personas de confianza, deberán demostrar tal carácter ante los elementos de la Agencia de Investigación Criminal encargados de la vigilancia.

“Se prohíbe a las personas autorizadas para visitarla el ingreso al inmueble que habita actualmente con cualquier instrumento de comunicación, como en su caso teléfonos, laptops, tabletas digitales, dispositivos de almacenamiento, entre otros”, dice otra de las restricciones.

El juzgador además estableció un horario para las visitas, será de las 9:00 a las 20:00 horas, salvo eventualidades.

Marco Antonio del Toro, abogado de Gordillo, dijo que va a recurrir este acuerdo del juez porque es violatorio de la privacidad e intimidad de su cliente.

“¿Pretenden ingresar los policías y estar checando el teléfono? Eso no puede ser, eso es patético, ¿y la computadora y correos electrónicos? Esa es una violación al domicilio porque la prisión domiciliaria tiene solamente un propósito, que es que no salga de allí”, comentó.

Fuente: Reforma

febrero 14, 2018 - 11:20 am
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Nacional