¡Escúchanos por internet!

Se alquilan disfraces para campaña

Estamos en campaña, no lo dude ni tantito. En estas semanas de algarabía política, uno circula por Puebla y se encuentra con el folklore de esos candidatos que a falta de propuesta le hacen de todo en cada crucero o esquina.

Hay candidatos que se ponen una naricita roja para volantear y decir que regalan felicidad; otras candidatas no se van por la libre sino por Tinder y muestran lo único que tienen, pues no tienen más.

También están los que bailan al ritmo de sus botargas para que el ciudadano se pregunte quién es quién. Por si fuera poco, aparecen las que por la noche compran su despensa en Costco y amanecen en un mercado de la sierra norte poblana comprando mangos y jitomates, “muy casuales y naturalitas”.

Están los candidatos besucones, esos que a la menor provocación besan niños y ancianitos, poniendo cara de implacable “bondad” aunque en segundos vuelvan a su ególatra personalidad.

Están los que gustan de “las artes y oficios”; si ven al señor de los helados ya le están pidiendo chance de ponerse el gorro y servir los barquillos para la foto. Son infaltables los panaderos que se ponen junto al pan para hablar del oficio.

Y qué decir de las fanáticas del maíz que se sientan en el puesto de “gorditas” o se meten a la tortillería para despachar uno o dos kilos para la foto.

Están las que eligen los disfraces sofisticados y entonces vemos a candidatas que de la noche a la mañana son como las primas de Bety Paredes, todas con blusas de tejidos a mano, collares y coronas de flores, que la verdad lo único que logran es exaltar una simulación.

Los candidatos quieren caminar lo menos posible y tal parece que eligen el show como la vía corta para “vender” esas propuestas políticas que simplemente están muy lejos de conectar con la ciudadanía.

La sorpresa no es ver personajes y no candidatos, sino ver caracterizaciones que rayan en la ridiculez.

Y qué decir de los spots y jingles que pululan con las canciones populacheras que son tan socorridas en la época electoral.

También hay candidatas que se inspiran y se avientan sus poesías antes de sostener una reunión con ciudadanos. Total que tenemos un crisol de buenos actores y malos candidatos.

Las propuestas de sus plataformas de campaña brillan por su ausencia, una vez que dan mayor peso al spot, el disfraz y la botarga.

Son contados los que están en un intenso trabajo tierra que sin tanto ruido están haciendo lo propio con los ciudadanos que los ven de manera constante en las calles, colonias y crucero.

El tiempo se agota, la ciudadanía ya no cae en el show de mirar a los candidatos como los iluminados que lo pueden todo. El pago de facturas seguro se aplicará el próximo 1º de julio, cuando será difícil que con todo y disfraz voten por ellos.

@rubysoriano
Facebook: Mediatikos Consulting
rubysoriano@gmail.com

mayo 20, 2018 - 9:50 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ruby Soriano

Columnistas, Noticias Destacadas