¡Escúchanos por internet!

Segunda etapa, la de las definiciones

Una vez concluidas las giras de trabajo de la primera etapa de la precampaña del exgobernador, Rafael Moreno Valle Rosas, con la presentación de libro “La fuerza del cambio”, el exmandatario entrará ahora a la segunda, a la de las definiciones.

En noviembre ya habrá candidato del PAN a la Presidencia de la República.

Para esta segunda etapa, hay buenas y malas noticias dentro del equipo del exmandatario, en su lucha por convertirse en el candidato del PAN a la Presidencia de la República o mejor dicho en el abanderado de una coalición o frente amplio de partidos políticos y organizaciones sociales.

En la segunda etapa, según ha trascendido al interior del morenovallismo, el exmandatario volverá a recorrer el país, pero ahora ya para presentar sus propuestas específicas para cada una de las entidades.

Moreno Valle cuenta ya con un diagnostico por estado de las necesidades de cada una de las entidades y durante este nuevo recorrido, hablará de manera directa, de lo que se comprometería hacer en cada uno de estos lugares, con tiempos, fechas y montos, al estilo de la casa.

En el diseño de la estrategia han trabajado de la mano del exgobernador su equipo de trabajo, encabezado por Luis Maldonado Venegas, Eukid Castañón, Marcelo García Almaguer y Jorge Aguilar Chedraui, además de todos los coordinadores estatales desplazados a lo largo de la República.

Es una súper estructura que cuenta ya con un diagnostico real de cada uno de los puntos y compromisos que hará el exgobernador, en caso de obtener la postulación por parte de esta coalición de fuerzas que busca conformar.

Y es ahí en donde comienzan las malas noticias para el morenovallismo, ya que su aliado, el presidente Peña está interesado en desarticular cualquier posible alianza en contra de su partido; el PRI, sabedor de que si divide al voto opositor y encuentra un antídoto para quitarle votos a Morena, tiene posibilidades de alzarse con el triunfo en el 2018, a pesar de ser el mandatario, peor calificado en la historia.

Las posibilidades de que el morenovallismo pueda construir un frente amplio de fuerzas políticas se fractura y en el cuarto de guerra del exmandatario, él ha repetido una y otra vez, que no le interesa ser candidato, si no hay al menos tres partidos que lo apoyen y pueda ir en coalición con él.

De hecho, Moreno Valle tiene en sus manos diversos estudios que señalan que si no hay un partido político que logre sumar otras dos fuerzas para ir en coalición, el ganador será Andrés Manuel López Obrador, que ya tiene amarrado al PT como su aliado, aunque este poco le puede sumar al tabasqueño.

Un trascendido que también se puede tomar como mala noticia para el morenovallismo es uno que señala que Maximiliano Cortázar Lara (Max) habría dejado ya el proyecto, luego de tener diferencias con Rafael, tras concluir las giras de trabajo de la presentación del libro “La fuerza del cambio”.

Max es un profesional y ayudaba mucho con sus relaciones y conocimiento del panismo duro a Moreno Valle, quien recurrió ahora a los servicios de un personaje de triste memoria y peor pasado en Puebla, el originario de Jalisco, Sergio Ramírez Robles, un tipo nefasto, pendenciero y provocador nato.

Originalmente, Ramírez Robles, quien se había refugiado en Jalisco luego de su triste paso por Puebla, había sido contratado por Rafael para operar su Twitter, a través de la cuenta #MorenoValleresponde, pero luego de las diferencias con Cortázar, al parecer este tipejo se hará cargo de la comunicación del exgobernador.

Tal parece que así es y los hechos parecen corroborarlo, ya que el pasado jueves en gira de trabajo por Chiapas, Moreno Valle tuvo problemas con la prensa de Tapachula, luego de que un reportero del periódico Reforma fuera jaloneado por un “guarura” del exmandatario, muy al estilo de cómo le gusta operar a Ramírez Robles.

Los verdaderos responsables del daño al acueducto. De acuerdo a información proporcionada por el presidente municipal de Quecholac, Néstor Camarillo, los verdaderos responsables del daño que sufrió el acueducto del siglo XVII en este municipio son la familia Guzmán propietaria de los terrenos que se ubican exactamente a los dos lados de la histórica construcción.

Se trata de Miguel González Guzmán, Emilio Guzmán Sánchez y Gloria Guzmán Sánchez propietarios de un lado.

Del otro lado, los propietarios son Sergio Hernández, Adolfo Guzmán, Julia Guzmán, Camila Guzmán y Adolfo Guzmán.

De acuerdo a esta versión, ellos desde hace dos años, abrían destruido una parte del acueducto para tratar de comunicar a sus predios.

Camarillo también, proporcionó fotos de cómo se encuentra actualmente el acueducto, el cual fue limpiado por su administración, aunque se observan los daños cometidos a la estructura.

Ahí está hecha la aclaración, reitero, el balón ahora está en manos del INAH.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

julio 23, 2017 - 9:12 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas