¡Escúchanos por internet!

Si pierde, arrebata

Un dicho muy mexicano señala que Jalisco nunca pierde y si pierde arrebata y así parece que ocurre con el Partido Morena, el cual cuenta ahora con el cobijo de ser el partido en el poder, luego de haber ganado de manera abrumadora la Presidencia de la República el pasado 1 de julio.

Y es que desde que Morena ganó estas elecciones, todas las decisiones de los Tribunales parecen sonreírle, tal es el caso ahora de lo ocurrido en la exdelegación Coyoacán, en donde el proceso fue anulado el pasado fin de semana, bajo el pretexto de que hubo violencia de género en contra de la candidata perdedora, la exactriz, María Rojo.

El proceso había sido ganado por el exfutbolista, Manuel Negrete, quien contendió bajo las siglas de Por México al Frente, la coalición encabezada por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, pero el fin de semana le fue anulado, porque supuestamente incurrió en violencia de género contra su contrincante.

Este fallo, por demás polémico por parte del Tribunal Electoral de la Ciudad de México, fue calificado por mucho como “histórico”, por tratarse por primera vez de una resolución en donde el fundamento para anular el proceso es por descalificar y ofender a una mujer, por el simple hecho de ser mujer.

Sin lugar a dudas el fallo es histórico, el problema es que se suma a una serie de resoluciones polémicas, las cuales benefician directamente solo a los candidatos de Morena, lo cual ya resulta francamente inaceptable.

La primera resolución fue la que dio marcha atrás a la multa impuesta por el Instituto Nacional Electoral, mediante la cual Morena tendría que pagar 197 millones de pesos por el manejo fraudulento que había hecho el partido del presidente electo de un Fideicomiso supuestamente para ayudar a los damnificados por el sismo del 2017.

En esa misma sesión la Tremenda Corte (El Tribunal) le regresó a Morena 10 diputaciones locales que le había quitado el instituto electoral de aquella entidad al partido de López Obrador, lo cual ya era mucho.

Recientemente, la “Tremenda Corte” y sus “tres patines” (los magistrados) decidieron, de manera unilateral, ir a un recuento voto por voto en la elección a gobernador de Puebla, pero lo más absurdo es que el propio Tribunal señaló que el recuento no sirve para dictaminar un ganador de la contienda, sino solo para detectar si hubo o no anomalías durante el conteo.

A esta serie de canalladas que ha operado el Tribunal, ahora se suma la anulación de la elección en Coyocaán, por parte de la sala regional de la Ciudad de México, la cual seguramente y ya no me cabe la menor duda será ratificada por la sala superior (Tremenda Corte).

Queda claro que los magistrados buscan quedar bien con el nuevo amo, el presidente electo de México Andrés Manuel López Obrador, quien hace un uso faccioso de las instituciones, las cuales manipula a su antojo, aunque debo de reconocer que para eso es el poder. Morena se ya es como Jalisco, nunca pierde y cuando pierde arrebata.

Quién en su sano juicio, quiere ir en contra de los intereses del presidente electo de nuestro país, el cual estará en el poder, mínimo durante los próximos seis años. ¿Quién osara decirle que no, el señor presidente?

Por si fuera poco, el propio mandatario electo se da el lujo, de manera impune, de tirar línea, cuando de forma por demás irresponsable, califica un proceso, como lo hizo la semana pasada, induciendo a los reporteros para preguntar sobre el caso Puebla.

Ni duda cabe que estos serán seis años muy largos y eso si solo se quedan en seis, pues me queda claro que van a buscar bajo el pretexto de que seis años no son suficientes para cambiar el país, por la reelección.

Ni duda cabe que Juárez si es la inspiración de López, solo la muerte pudo hacer que el oaxaqueño dejara el poder y el tabasqueño tratará de imitar a su ídolo, así que agárrense.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

septiembre 23, 2018 - 9:40 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas