¡Escúchanos por internet!

Sin marcas ni principios

¿Y dónde quedaron los principios “partidistas”, la ética, la ideología? Es una pregunta que miles de electores se hacen ante todos los movimientos que en los últimos días estamos atestiguando en el plano nacional y local.

El escenario pinta como un remake de esos donde van todos contra todos. Cambio abrupto de partido, personajes que en horas dejan de ser priistas y se convierten en panistas, perredistas o elegantes integrantes de esa izquierda simulada donde empieza a encontrarse de todo, menos la izquierda.

Morena, PRI, PAN y toda la chiquillada están en la plena y franca política de puertas abiertas donde se recibe de todo, se sacrifican vendettas, se privilegian pactos y se cierran acuerdos.

Cómo devolver la credibilidad a estos personajes camaleónicos a los que ya difícilmente podemos posicionar a través de una marca, cuando un día militan en derechas y a los dos días están en las izquierdas.

Retomo el tema de la credibilidad que sin la menor duda, será uno de los retos que cada candidato tendrá que inspirar si quiere mínimamente llenar la urna.

Estamos ante una fase de desgaste político, donde marcas y nombres no serán garantía para una buena batalla electoral.

Asimismo, el disfraz de ciudadano empieza a chotearse cuando los verdaderos electores tiran la careta a estos suspirantes y descubren que como todos, tienen nexos, pactos, negocios y acuerdos con marca, color y nombre.

Quien piense en el marketing digital como única y absoluta arma para un buen posicionamiento de la marca personal, está en un error. Más allá de un buen branding digital, con videos, fotos con dron, contenidos multimedia y todo lo que se nos ocurra, la estrategia política es y seguirá siendo, la madre de una batalla electoral.

Son muy pocos los candidatos que llegan a entender la importancia de un estratega en comunicación política, pues se avocan a contratar sólo a quienes maquilen o hagan contenido visual.

El problema es a la hora de abrir la caja y darnos cuenta que hay un candidato con una vacuidad no sólo en discurso, sino también en estrategias.

Quienes quieran competir con campañas artesanales, llenas de intuición, ocurrencias y marketing barato, tendrán que afrontar las consecuencias de su falta de planeación.

Para competir se necesita antes que todo orden, medición, segmentación de mensajes pero principalmente mucha y atinada estrategia.

@rubysoriano
rubysoriano@gmail.com
https://mediatikos.wordpress.com/author/mediatikos/

enero 21, 2018 - 9:15 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ruby Soriano

Columnistas, Noticias Destacadas