¡Escúchanos por internet!

Sin prisas

La tenía frente a mí, mirándome con pasión y ternura… Besé suavemente sus labios y me fui deslizando por su cuello, le quité la blusa y desabroche su brassiere para después desprenderlo por completo con mi boca.

Era tan excitante contemplar sus senos con el reflejo de la luna en ellos, hacía frío pero la calenté con el calor de mi aliento.

Fui rodeando su cintura y poco a poco le quité la falda, para adentrarme en ella.

Comenzó a gemir y a pedirme que no me detuviera, la pasión se desbordaba entre mis sábanas.

Hicimos el amor lentamente, sin prisas, sin tiempos, sin reloj. Solamente éramos ella y yo en mi habitación.

Enero 10, 2017 - 12:48 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Historias de alcoba, Noticias Destacadas