¡Escúchanos por internet!

Su amante…

Era la mejor aventura de mi vida, la adrenalina corría sin cesar por mis venas, era tentación, pasión y un hombre prohibido.

No mostrábamos afecto en público. Siempre nos encontrábamos en una calle oscura, para ir a un lugar a estar a solas y hacer el amor con locura.

No usaba labial, lo besaba con cuidado para no dejarle marca, ni siquiera era necesario dejar una huella porque me llevaba en su respiración y su memoria.

Era la única mujer que le despertaba la lujuria, llevando al máximo su hombría para hacerme gemir y desear jamás dejar de ser suya.

Y aunque era un hombre compartido lo sentía más mío que nunca, sabía que yo era su verdadera mujer la que le inspiraba a hacer el amor como nunca se lo haría a ninguna.

Febrero 8, 2017 - 11:48 am
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Historias de alcoba, Noticias Destacadas