¡Escúchanos por internet!

Tiempos de clientelismo absoluto

Hagamos negocios, pactos, contubernios, corruptelas, trinquetes, negociazos, estafas, intercambios, en pocas palabras: Corrupción.

Tú me apoyas, yo te blindo, tú me haces llegar, yo te pago, consígueme un prestanombres, cobra los diezmos, espíalos, grábalos, ofréceles convenios, bloquéalos, cómpralos, es decir: Corrómpelos.

Así el clientelismo político que ha llevado a la decadencia y poca credibilidad a una clase política nacional donde los acontecimientos bizarros son la mejor muestra del retroceso y corrupción que a todos los niveles invade a México.

Cómo hablar y lo que es mejor aún, cómo confiar en una Sistema Nacional Anticorrupción, cuando de fondo se hace hasta lo imposible por corromperlo antes de consolidarlo.

La impartición de la justicia en nuestro país se encuentra más que vulnerada, me atrevo a decir que está abiertamente golpeada y debilitada por todos aquellos jueces, magistrados, ministerios públicos que aplican la ley con discrecionalidad y moviéndose al ritmo del mejor postor que les ofrezca o les llegue al precio de una sentencia que garantice la impunidad de quienes se han convertido en la mayor plaga que hoy nos afecta a una sociedad abiertamente enojada con sus gobernantes.

De lo absurdo a lo ridículo y hasta insultante, la política nacional se encuentra envuelta en esas parodias que son vilmente reales como el caso de un ex gobernador que robó tanto que hoy se sospecha sea cleptómano para aminorarle las culpas.

En otra pista del gran circo, los hombres del poder siguen haciendo sus mejores piruetas para quedar entre los que tendrán hueso en el 2018.

En tanto los trapecistas de mayor peso, siguen en su adelantada campaña con sus insultantes aspiraciones que ponen al descubierto esas intenciones de seguir ejerciendo dictaduras políticas para saciar sus más negras debilidades.

¿Cómo creer en los cambios? ¿Cómo apostarle a un nombre que sólo evoca egolatría, mordaza, excesos de poder?

Resulta francamente un reto para la consultoría política desafiar los nuevos tiempos donde la sociedad está abiertamente distanciada de quienes quieren seguir representándolos a través de los cargos de elección popular.

El clientelismo en su máxima expresión ocupa no sólo las cúpulas de poder, sino también los espacios de opinión pública que en muchos casos ceden a esa vendimia oscura que sigue opacando la posibilidad de una transformación política y social encabezada por nuevos y renovados personajes que quieran hacer un trabajo sin etiquetas o negocios de familia. El poder absoluto sin duda es el mayor riesgo de toda democracia desgastada como la que hoy se ejerce lamentablemente en nuestro país.

@rubysoriano
rubysoriano@gmail.com
http://mediatikos.worpress.com/

julio 23, 2017 - 9:25 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ruby Soriano

Columnistas