¡Escúchanos por internet!

Todos los caminos llevan a Martha

En días pasados, Martha Erika Alonso Hidalgo solicitó separarse de su cargo como secretaria general del PAN, por lo que todo apunta a que será la encargada de mantener la gubernatura para el actual grupo hegemónico.

En sus manos estará el que morenogalicismo se mantenga otros seis años más en el poder.

Martha Erika, sin duda, partirá como la favorita en las encuestas para mantener Casa Puebla, pero en su contra, precisamente jugará el tener que cargar con toda la serie de pasivos que ha generado, no solo ser la esposa del exgobernador, Rafael Moreno Valle Rosas, sino también los 8 años de ejercicio del poder.

La exprimera dama es y, por mucho, el cuadro más competitivo con el que cuenta el actual grupo en el poder, la que más trabajo desarrolló durante los 2 años que estuvo al frente del PAN en el estado, aunque muchos podrán alegar que precisamente para eso fue sembrada al interior del albiazul y tienen razón, pero si Alonso Hidalgo no tuviera pasión por el trabajo político, jamás habría crecido.

Pero tampoco va a ser un día de campo lo que va a enfrentar la ahora exsecretaria general del PAN.

Martha Erika es por si misma muy querida, pero inevitablemente su nombre va asociado al de su esposo el exgobernador, Rafael Moreno Valle, quien sin duda polariza opiniones en Puebla por los seis años que estuvo al frente de la administración pública y esto no lo digo yo, lo dicen los números.

Por lo pronto, lo primero será el ver si logra obtener la candidatura del PAN a casa Puebla, y es que aunque todo parece indicar que así será, hasta el momento no existe un acuerdo entre el exdirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya y el exgobernador, Rafael Moreno Valle. Aunque hay indicios de que ya hay algo entre el queretano y el poblano.

Ayer, Moreno Valle anunció que no se inscribirá para participar en el proceso interno del PAN para la candidatura a la presidencia de la República, aunque tampoco le dio su respaldo a Ricardo Anaya.

Otro punto que pareciera confirmar la especie es la conformación de la comisión electoral del PAN, la cual quedó en manos de dos morenovallistas y un tercer integrante, Félix Hernández, gente de Rafael Micalco, pero que cobra en la nómina municipal de Luis Banck como regidor, pareciera ser un síntoma de que ya existe algo.

La misma solicitud de Martha Erika para separarse de su cargo como secretaria general del PAN, apunta a lo mismo, a que ya hubo un acuerdo para dejar pasar a la exprimera dama, pero oficialmente no hay nada y tampoco se sabe, si es que hubo alguna negociación, qué otorgó la contraparte morenogalicista, lo cual también será interesante.

Y es que si el morenogalcismo se queda con todo el pastel, será una tremenda victoria para la dupla Moreno Valle-Tony Gali, pero si no es así, habrá que ver que se dio a cambio y si finalmente le abrirán el camino a otros grupos del albiazul como el Yunque o la gente del propio Anaya representada por Santiago Creel.

Entregar la presidencia municipal a alguien ajeno al grupo del ex gobernador Rafael Moreno Valle, al parecer, no está en el escenario del grupo hegemónico.

Los cercanos el exmandatario saben que entregar la alcaldía, a alguien ajeno a este grupo político, es prácticamente entregar la gubernatura para el 2024, sobre todo si la postulación llega a recaer en manos del exalcalde Eduardo Rivera Pérez.

Pero los ajenos al primer círculo de Moreno Valle y la propia Martha Erika saben que, para no complicar la elección y en el marco de un posible acuerdo al interior del PAN para llegar unidos a la elección, algo se deberá de entregar, so pena de complicar las cosas, ya que el exedil, Rivera, es fiel de la balanza en Puebla capital y esto tampoco lo digo yo, lo dicen las encuestas.

El panorama electoral que enfrentará Martha Erika Alonso no se parece en nada al que vivió su marido el exgobernador, Rafael Moreno Valle en el 2010.

De entrada, en ese proceso electoral, el morenovallismo entró abajo en las encuestas, pero siendo oposición, supo precisamente capitalizar el descontento social de los poblanos, casi 8 años después el “mood social” ya cambio.

Políticamente hablando, ahora el PRI no será el rival a vencer, sino Morena, el Movimiento de Regeneración Nacional, pero sobre todo Andrés Manuel López Obrador, quien encabeza las encuestas para hacerse de la presidencia de la República y quien en el 2012 ganó en Puebla.

López Obrador y el resquebrajamiento del priismo poblano, es otra de las cosas que tendrá que enfrentar la exsecretaria general del PAN, si es que obtiene la candidatura.

Por si fuera poco, por primera vez en la historia Puebla, el morenogalicismo va a una elección concurrente, lo que significa que a la par de votar por el nuevo gobernador, también se hará por el presidente de la República, senadores, diputados locales y federales, así como presidentes municipales, lo cual complica el llevar a cabo el voto diferenciado.

A su favor juega el que la exprimera dama podrá contar con bloque de al menos 5 o más fuerzas políticas apoyando su posible candidatura.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

enero 7, 2018 - 8:50 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas