¡Escúchanos por internet!

Todos quieren al rector

Si un personaje se ha convertido en el objeto del deseo de todos los partidos políticos y todos, son todos, ese sin duda se llama, Alfonso Esparza Ortiz, quien el próximo 4 de octubre, rendirá su tercer informe de labores, correspondiente a su segundo año de gestión al frente de la Universidad Autónoma de Puebla.

Esparza siempre ha sido un hombre muy discreto, que dista mucho de las excentricidades que caracterizaron a su antecesor, Enrique Agüera y lejos de los apetitos políticos, de otro ex rector, Enrique Doger Guerrero, quien dejó la UAP para convertirse en candidato del PRI a la alcaldía de Puebla.

El rector no gusta de la política, toda su vida se ha dedicado a la academia, pero sin lugar a dudas, su defensa enérgica de la autonomía universitaria y de la máxima casa de estudios, le ha hecho brillar en el escenario local y también nacional.

Su envidiable relación con la esposa del presidente de la República, la doctora, Beatriz Gutiérrez Müller, le ha abierto las puertas, de la siempre difícil izquierda mexicana, lo cual no le impide tender puentes con otros partidos políticos, quienes lo ven como una pieza muy valiosa para el próximo año, el cual es electoral.

Ni duda cabe que siempre en las situaciones difíciles, es en donde salen a relucir, el carácter y el temple de los personajes que están llamados a jugar un rol importante en la historia y Esparza no ha demeritado en el papel histórico que le ha tocado jugar, primero con un gobernador de las características de Rafael Moreno Valle y luego durante las diferentes crisis políticas que vivió el estado.

En una etapa en donde los líderes sociales están en extinción, el rector ha sabido, sin afán de protagonismo, ser cabeza de diferentes movimientos, siempre en busca del beneficio de la comunidad, pero principalmente de su amada UAP.

Esto le ha valido el ser visto por diferentes partidos políticos, como un buen candidato rumbo al 2021, pero al rector nada de esto le quita el sueño. Su principal compromiso esta con consolidar a la UAP dentro de una nueva etapa, sin clases presenciales, debido a la pandemia.

Creo que uno de sus mayores méritos durante esta etapa en la que ha estado al frente de la máxima casa de estudios radica en devolverle al Consejo Universitario todo el peso que debe de tener el máximo órgano de gobierno de esta casa de estudios.

El rector Esparza le devolvió al consejo todo el peso que este órgano colegiado debe de tener, consultándole sobre casi todas sus decisiones, lo cual le da toda la fuerza a las iniciativas que ha tomado en defensa de la autonomía de esta institución.

Los tiempos de Alfonso Esparza para nada que han sido fáciles, ha tenido que lidiar con el tema de la inseguridad que azoló a los estudiantes de la UAP y toda la zona de medicina y ciudad universitaria, también a los feminicidios.

En el plano deportivo, dio la cara por la institución cuando un empresario trató de pasarse de listo y quiso defraudar a la máxima casa de estudios con la venta del equipo de los Lobos de la UAP, lo que implicó una batalla jurídica de muy altas dimensiones que comienza a inclinarse a favor de la universidad.

Alfonso Esparza y su equipo de Comunicación aprovecharán muy bien los días que la ley le permite, para poder promocionar su tercer informe de labores, ya que la ley si se lo permite, siete días antes y 5 días después del evento, el cual también marcará un hito porque se transmitirá a través de las plataformas digitales.

El rector tiene múltiples ofertas para su futuro, pero al académico eso no le quita el sueño, está hecho por y para el trabajo y ya el tiempo decidirá que hay más adelante.

Su prioridad esta en dejar consolidada a la BUAP en esta nueva etapa y no dejar ningún tema inconcluso, para cerrar un ciclo de más de 8 años al frente de la máxima casa de estudios en el estado, en donde hay que resaltar, la prioridad siempre fue lo académico.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Foto: Es Imagen / Archivo

septiembre 21, 2020 - 9:30 pm

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas