¡Escúchanos por internet!

Una sexy fiera

Siempre había sido el tímido de la universidad, que solo tenía novias de mi edad y tranquilas, hasta que un día conocí a una verdadera leona, una fiera candente que hacía que cualquiera se excitara con solo verla.

Estaba sentado en la biblioteca, cuando de pronto la vi entrar, fingió buscar un libro, volteo a verme y levanto la ceja.

Con toda seguridad se acercó a mí y dejándome mirar por completo su pronunciado escote me dijo: “Hace calor, invítame un trago”.

Asentí con la cabeza y de inmediato tomó mi mano y me sacó de ahí.

Está de más decir que nunca fuimos por el trago. Nos fuimos directo a mi departamento.

Me sentó a orilla de la cama y se puso atrás de mí, desabotonó mi camisa y mordisqueó mi espalda, me quitó el cinturón con la boca mostrándome su experiencia y la fiera ardiente que vivía en ella.

Me desnudó por completo dejándome solo con la corbata puesta para jalarme sobre ella.

Me dejó disfrutarla a mi entero antojo, expresándome todo lo que le gustaba al oído.

Cuando estaba a punto de terminar me dijo que le excitaba mi timidez y que le encantaba poseerme.
Desde ese entonces esa sexy fiera pasa todos los viernes en mi alcoba.

mayo 25, 2016 - 2:12 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Historias de alcoba, Noticias Destacadas