¡Escúchanos por internet!

Universitarios poblanos, blanco de la delincuencia

Los poblanos no podemos acostumbrarnos a fines de semana tan violentos o a jornadas de dos días plagados de robos, secuestros y feminicidios.

Las universidades poblanas se han convertido en un foco de atención para la delincuencia organizada principalmente en la capital.

Los lamentables hechos que recientemente hemos vivido con un secuestro y ejecución a las afueras de planteles educativos, sin duda llaman a poner atención en lo que ocurre con muchos jóvenes que se han convertido en la carne de cañón para las bandas delictivas que operan en esta ciudad.

No es un secreto, que en las afueras de escuelas y universidades el narcomenudeo florece de manera disfrazada a través de todos los puestos de alimentos que se instalan y entre los que no es difícil hallar lo que se busque y al precio que se ajuste al consumidor.

Este problema no es nuevo, ha ido creciendo y hoy se recrudece con la presencia de más grupos delictivos que se disputan la plaza y saben que el auge de universidades poblanas representa buen territorio para afianzar los negocios de estupefacientes.

Basta conversar con jóvenes de universidades poblanas públicas y privadas para que cuenten un poco de la realidad que hoy se vive.
Muchos de sus compañeros le han entrado al negocio como distribuidores de lo que se consuma en el salón de clases.

Esta situación no es extraña para los planteles educativos, como por ejemplo, para grandes universidades privadas o para la propia BUAP.

El caso de Ciudad Universitaria es ya del dominio público. Además de ser hoy en día una de las zonas de mayor peligro por los asaltos a transeúntes y robos a casa habitación, en esta zona el narcomenudeo ha florecido de manera importante.

Lo mismo sucede en toda el área de salud de la misma casa de estudios en la 11 sur y 31 poniente.

Muchas universidades prefieren ignorar el conflicto debido a lo delicado que resulta involucrarse en el tema de los distribuidores y quienes cobran los derechos de piso fuera de sus instalaciones.

Sin embargo, lo que sí pueden hacer, autoridades universitarias es intensificar las campañas de alerta y denuncia para que los jóvenes eviten caer en las manos de grupos criminales o bien entren al negocio de la distribución de estupefacientes, un problema real que merece ser atendido de manera urgente.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

octubre 14, 2018 - 9:20 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ruby Soriano

Columnistas