¡Escúchanos por internet!

“Ya ganamos, ahora qué vamos hacer”

Cuenta la leyenda que la noche del domingo 12 de noviembre de 1995, luego de que el Consejo Coordinador Empresarial diera a conocer los resultados de las primeras encuestas de salida que se aplicaron en ese tiempo, por parte del CEO de la Universidad de Guadalajara, el entonces candidato ganador de la jornada electoral, Gabriel Hinojosa, no daba crédito de su triunfo.

Hinojosa había derrotado a todo el aparato priista y principalmente del entonces gobernador, el temido Manuel Bartlett Díaz, quien venía de ser secretario de Gobernación y de haber operado uno de los fraudes electorales más grandes en la historia del país, por supuesto ahora ya olvidado porque el exmandatario ya es de los buenos por haber luchado al lado de López Obrador, solo ese gesto lavó todos sus pecados.

Pero volviendo al tema central, según cuentan luego de enterarse de los resultados, Hinojosa y un grupo de leales seguidores se dirigió al Palacio Municipal, los policías de la entrada le pidieron identificarse, “soy Gabriel Hinojosa, el alcalde electo”, dicho esto le concedieron el paso.

Tras abrirse las puertas de palacio como si fueran el Mar Rojo al paso de los Judíos, Hinojosa se dirigió hacia las escaleras, miró a su alrededor, vio las letras en oro del edificio de inicios del siglo XX, admiró su arquitectura y de pronto lanzó la frase que lo inmortalizó “ya ganamos y ahora que vamos a hacer”.

Sirva esta anécdota para enmarcar lo que puede ser la administración que encabezará, Claudia Rivera Vivanco, la nueva alcaldesa de Puebla, la segunda en la historia de la ciudad, quien ayer se reunió con el alcalde en funciones, Luis Banck para ver el proceso de entrega-recepción.

Si bien es cierto, Claudia dejó ver en campaña que es una mujer preparada y bien intencionada, su experiencia administrativa es nula, lo cual puede jugar en su contra, además de que se advierte una enorme cantidad de advenedizos que ya se frotan las manos por ser parte de su gestión.

Este último elemento es realmente preocupante, en campaña, muchos se atribuían el ser los “asesores” de la candidata, lo mismo el regidor, Eduardo Cobián Carrizales, que el diputado electo, Fernando Manzanilla, y otros personajes más que se atribuían influencia sobre la hoy alcaldesa electa. Lo cierto es que su hombre “fuerte” es Javier Palou, quien desempeña un papel primordial en la toma de decisiones de la alcaldesa electa.

Va a ser interesante ver de qué personajes se rodea la nueva alcaldesa, quien va a ser su equipo, si tomará gente con experiencia o como lo anunció en Efekto10 busca formar un equipo con gente joven, una nueva generación que impulse y forme, lo cual si bien podría ser positivo, en el corto plazo tendría consecuencias por la curva de aprendizaje.

Hay muchas interrogantes que pronto se tendrán que resolver en torno a la próxima presidenta municipal de Puebla, de ahí la relevancia de que se conozca a su equipo, para saber si habrá certidumbre sobre el manejo de la ciudad y lo complejo que resulta hacerse cargo de la vida de más de 2 millones de almas. Una buena medida, es que la presidenta municipal electa, anunció que dos elementos, Alejandro Cañedo Priesca (Turismo) y Gustavo Ariza (Protección Civil) podrían repetir en el cargo, punto a favor de Rivera.

Son muchos los retos que deberá de enfrentar Claudia, principalmente el de la inseguridad, el reto más importante que tendrá su administración, el lograr que se frene la delincuencia, lo cual no será nada fácil.

Tampoco se le va a pedir imposibles, el tema de la inseguridad es bastante complejo, por lo que habrá de darle tiempo, en este tema.

Adicionalmente a todo esto, la nueva alcaldesa deberá de soportar las ambiciones desbordadas de quienes ya se sueñan en el “Charlie Hall” desde este momento y aspiran a sucederla, sabedores de que esta posición es el mejor trampolín para llegar a casa Puebla o al menos así lo consideran muchos. En otra entrega ya hablaremos de este tema, daré los nombres de quienes se ven en tres años en el Palacio Municipal.

Habrá que ver si la propia Claudia piensa ya en la reelección, a la cual puede aspirar, este factor es sumamente importante para Rivera Vivanco, quien podría estar hasta seis años en el palacio municipal, si es que lo hace bien.

La reconstrucción del PRI. Tras la hecatombe sufrida por el PRI nacional y particularmente el poblano, hay nombre y hombres que vale la pena rescatar.

Y es que no cualquiera tiene calidad moral para hacer frente al desastre en el que quedó convertido el tricolor, sobre todo si hablamos de traiciones.

En ese mapa anote el nombre de José Luis Márquez Martínez, como uno de los pocos priistas que mostró dos fuerzas importantes en la reciente elección, estructura y lealtad.

De no ser así, no se explicaría que dos de los pocos triunfos del tricolor, buena parte de ellos se dieron en la sierra Norte donde, aunque le pese a un disminuido Juan Carlos Lastiri, Márquez tiene fuerza y presencia.

Municipios donde Pepe operó como Zacatlám, Tetela de Ocampo, Ixtacaxtitlan, Ahuacatlán, Ahuazotepec y Zapotitlán de Méndez, el PRI se levantó con el triunfo y logró conformar un importante “corredor rojo”.

De ahí que no sea nada descabellada la versión de que Márquez pueda llegar a la dirigencia estatal del PRI a rescatar lo poco que queda del expartidazo y, quien sabe, hasta sacarlo del atolladero.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Fotos: Es Imagen / Jafet Moz

julio 10, 2018 - 10:05 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas