¡Escúchanos por internet!

¿Ya hubo pacto?

Todo parece indicar que a los más altos niveles de este país ya se pusieron de acuerdo.

Las evidencias muestran una gran tranquilidad por parte del presidente Peña, quien al parecer ya se resignó a entregarle las llaves de Los Pinos al tabasqueño López Obrador; mientras tanto, del otro lado, “El Peje” le bajo los decibeles a sus discursos y ahora ya no toca “ni con el pétalo de una rosa” al mexiquense.

Pareciera que ya existiera un acuerdo tácito entre ambos personajes para no tocarse; incluso, comenzar a tender puentes, ante la eventual entrega del poder.

Este fenómeno no es nada extraño, ni ajeno a la política, al contrario, se convierte en algo de lo más natural, cuando en una contienda, uno de los participantes, alcanza una ventaja tal, que ya puede parecer imposible detenerlo.

Y esto al parecer es lo que ocurre ya entre López Obrador y el presidente Peña, quienes viven una “luna de miel”, la cual incluso se traduce ya, en que el “enemigo del sistema” es el aliancista, Ricardo Anaya Cortés.

Así se vio al menos, en el pasado debate celebrado en Tijuana, Baja California, en donde el único en criticar a Peña y a Los Pinos, ante su errática conducta ante el entonces candidato Republicano, Donald Trump, fue precisamente el panista Anaya.

En los hechos, el queretano ha resultado ser más incómodo para el presidente Peña, que el propio López Obrador, con quien al parecer el titular del ejecutivo federal, ya no tiene resistencia.

Lo mismo al parecer ocurre con los gobernadores de los diferentes estados, todos comienzan a alinearse con el puntero en las encuestas, fenómeno que coloquialmente se conoce como la cargada.

Las mismas televisoras, los empresarios que ya se reunieron con los enviados del tabasqueño, los llamados poderes facticos comienzan a alinearse a favor del hombre que hace doce años era considerados como “un peligro para México”.

Y es que el presidente Peña, al parecer, prefirió confiar en López Obrador y jugársela con el candidato de Morena, que sumarse con Anaya y tratar de frenar al tabasqueño.

En el círculo más cercano al presidente de la República se dice que Peña Nieto, nunca creyó en el Anaya, quien tiene fama de no cumplir acuerdos y pasar por encima de quien tenga que pasar, factor clave para que el mexiquense se definiera por el tabasqueño y desdeñara las invitaciones a favor de sumar fuerzas con el PAN.

Tal vez a eso se refería el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas, quien cuando buscaba la candidatura a la presidencia de la República por el PAN, sentenció: “Si no soy el candidato, entonces va a ganar López Obrador”.

Estas palabras que pudieran en ese entonces parecer proféticas, todo indica que se convertirán en realidad, pero todo indica que Moreno Valle tenía información en el sentido de que él era el plan B del presidente Peña, el cual al no darse, entonces inclinó las preferencias del mexiquense hacia el tabasqueño.

Incluso, hay quienes se atreven a mencionar que a eso se debió el hecho de que Peña escogiera como candidato del PRI a José Antonio Meade Kuribreña, para ponerle un adversario a modo al tabasqueño, aunque admito que esta es una mera especulación.

Lo cierto es que en el pasado debate López Obrador prefirió abrazar a José Antonio Meade a solicitud del Bronco, que a Ricardo Anaya, quien se convirtió en esta elección, en el candidato antisistema.

Anaya sentenció su suerte, cuando aseguro que él si metería a la cárcel al presidente Peña, declaración que me atrevo a decir, enterró cualquier oportunidad que pudiera tener el queretano de llegar a Los Pinos.

Otro pecado grave de Anaya fue el aliarse con el expresidente, Carlos Salinas de Gortari, como lo reportó en su momento el periodista, Salvador García Soto, esto hizo que no solo Peña viera con desconfianza a Anaya, sino que otro enemigo natural del “innombrable se sumará con Andrés Manuel, el también exmandatario, Ernesto Zedillo Ponce León.

Como dice el clásico. “Veremos y diremos”.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

mayo 28, 2018 - 10:25 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas