¡Escúchanos por internet!

Yo no creo en los hombres, pero sí en las telenovelas

@GilbertoBrenis

Las telenovelas son uno de los productos televisivos más importantes de nuestro país. No en vano la barra programática de dos de los canales más importantes de nuestro país (2 y 13) se sustentan casi en su mayoría con este tipo de programas.
Y si hablamos de telenovelas nos pasa como en las boticas, hay de todo. Hay buenas, hay malas, hay terribles hay excelentes.
Sé que a muchos de los lectores no les llamarán mucho la atención las telenovelas, pero le garantizo que al menos una vez en la vida cualquier persona se ha ‘picado’ con alguna.
Y justamente así ando yo, picadísimo con la nueva versión de ‘Yo no creo en los hombres’. Esta telenovela se realizó por primera vez bajo la producción de Lucy Orozco en 1991 llevando a Gabriela Roel y Alfredo Adame en los roles protagónicos. ¿Le digo la verdad? En esa ocasión no la vi, si acaso habré visto dos o tres capítulos pero recuerdo que llamó la atención, no pasó sin pena ni gloria.
Este año la productora Giselle González realiza una nueva versión, protagonizada por Adriana Louvier y Gabriel Soto. La historia ha sufrido muchos cambios de la original gracias a la pluma de Aída Guajardo y déjeme decirle que es una de las mejores telenovelas que he visto en años.
Giselle González realiza su primera historia en solitario, después de trabajar años en mancuerna con Roberto Gómez Fernández, y es un verdadero éxito. De verdad le aseguro que poco hay que criticarle a este melodrama. Los protagonistas están sustentados por un elenco que no tiene desperdicio y, además, todos y cada uno de los personajes tienen su razón de ser, su historia y su importancia. Todos tienen su atractivo y mencionar a uno sería injusto sin mencionar a los demás.
La historia está tan bien adaptada y tan bien escrita que no hay capítulo en el que no suceda algo y no hay día en el que no nos dejen picados para no perdernos el siguiente.
Hay varias cosas que destacar. Me encanta que las locaciones son reales, duras, como son en la vida real. No vemos una vecindad de colores sino una vecindad maltratada, con detalles dignos, pero triste. Casi todas las mujeres salen sin gota de maquillaje, con peinados sencillos, como son en la vida real. Los actores trabajan con sus textos de memoria y eso le imprime un realismo que no se ve en otras series.
De verdad, pocas veces he visto una telenovela que me tenga atrapado al grado de no contestar el teléfono y no hacer otra cosa más que estar sentado viendo qué es lo que sucede con la historia.
Si no la ha visto, le recomiendo que lo haga. De verdad se va a sorprender. Se transmite a las 6:15pm por el canal de las estrellas.
Y sirvan estas líneas para felicitar al equipo de producción y al elenco por realizar un trabajo interesante, atrevido, profesional, con garra y que atrapa.
Lástima que no haya en nuestro país algunos premios a la altura del trabajo que estamos viendo por se los llevarían todos. ¡Enhorabuena!

Noviembre 10, 2014 - 1:32 am
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Gilberto Brenis

Columnistas