Aplanadora y castigo

Como en los viejos tiempos del “priato”, Morena aplicó la “aplanadora” en San Lázaro para someter a la oposición y sacar adelante, sin cambiarle, ni un punto, ni una coma a la propuesta de presupuesto de egresos para el 2022, en donde destaca por encima de todas las cosas, un recorte presupuestal para el INE y también para la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Morena y sus aliados del PT y del Partido Verde echaron mano de su mayoría simple, para someter a una muy tímida oposición, insisto, como en los viejos tiempos del más rancio PRI; ese del que tanto se quejaban los que hoy detentan el poder.

Estados y municipios se quedaron otra vez la aprobación de los recursos necesarios para poder hacer frente a las demandas de sus ciudadanos, solos los proyectos del presidente de la República, son prioritarios, entre ellos se autorizó una partida por 60 mil millones de pesos, presupuesto que equivale a dos terceras partes de los recursos que se le otorgan a Puebla, para reforzar la planta de Pemex en Tula, para generar gasolinas, cuando en el 2050 prácticamente en todo el mundo ya no habrá vehículos a combustión.

Este es un tema medular, la forma en que se gastan los pocos recursos que hay en el país en los “caprichos” del presidente, es dinero tirado a la basura y algo que vamos a lamentar profundamente los mexicanos, si no, nos damos cuenta de que hay que ponerle un alto a esta pesadilla.

Pero también, hay que resaltar el tema de la venganza política, esa que casi no se le da al presidente López, y es que basta ver como castiga a dos entes que son vitales para mantener la democracia y los equilibrios en el país.

Para el Instituto Nacional Electoral hay un recorte presupuestal de 5 mil 600 millones de pesos, cifra por demás significativa, la cual puede paralizar las operaciones de este organismo y que además le impedirá el poder llevar a cabo, la consulta popular para la revocación de mandato, el pretexto perfecto para que López, salga a descalificar de nueva cuenta el trabajo que se lleva a cabo por parte de este organismo e insistir en la necesidad de una nueva reforma electoral que suprima al INE.

El INE esta asfixiado presupuestalmente y ante el embate del presidente de la República, cuando además se avecina la renovación de este organismo, ya que concluyen su labor los consejeros ciudadanos Lorenzo Córdoba y Ciro Murayama, dos acérrimos adversarios del tabasqueño y los cuales están ya por retirarse.

Pero también para la Suprema Corte de Justicia hay su “coscorrón” y es que ante el actuar de diversos jueces de distrito que se han opuesto a los caprichos del presidente, otorgando a amparos como en el caso de la vacunación o también el tema de la falta de medicamentos para los niños con cáncer, también hay su castigo.

El presidente la recorta a la Corte más de 2 mil millones de pesos para sus actividades del 2022, lo que sin duda es un duro golpe para la impartición de justicia en este país y un verdadero, “tengan para que aprendan”, por parte del poder ejecutivo.

De verdad, resulta indignante el ver cómo se comportan los diputados federales de Morena, del PT y del Partido del Trabajo, no representan al pueblo, ni a sus estados, son leales empleados del presidente de la República y unos simples levanta dedos.

Es increíble que no le hayan querido cambiar, ni una coma, ni un punto al documento enviado por el ejecutivo federal, no cabe duda que son fieles soldados del sistema, pero no es su cupla, es la culpa de quienes votaron por estos personajes que están al servicio del presidente.

Punto especial de análisis debe de ser la actuación de los diputados federales poblanos de Morena, que al igual que los demás no movieron ni un solo dedo a favor de un presupuesto que pudiera generar beneficio al gobernador Barbosa y a la entidad.

Ojalá sus electores tomen conciencia de su actuación y tomen cartas en el asunto para el 2024, por eso se les dijo, una y otra vez, que no le dieran la mayoría a Morena, pero al parecer el “pueblo bueno” no entiende de razones y en el pecado va a llevar la penitencia.

Mención aparte merece el diputado federal del PAN, representante del distrito 12 con cabecera en Puebla, Mario Riestra Piña, quien levantó la voz en comisiones, para que sus homólogos de Morena, tuvieran tantita sensibilidad y aprobarán una partida espacial para la reconstrucción del hospital de san Alejandro, el cual colapso a consecuencia del sismo del 18 de septiembre del 2017, pero no fue tomado en cuenta.

Riestra pujó para que hubiera los recursos suficientes para tratar de reconstruir el hospital, el cual es prioritario para Puebla, pero sus llamados no tuvieron eco, los caprichos del presidente son antes que la salud de miles de poblanos.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: @riva_leo

Ilustración: Alejandro Medina

noviembre 11, 2021 - 9:35 pm

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas