Barbosa y Rivera, relación blindada

El próximo 15 de septiembre, el gobernador Miguel Barbosa y el alcalde capitalino, Eduardo Rivera Pérez, conmemorarán un aniversario más del inicio de la independencia de México, lo que coloquialmente se conoce como el grito de independencia.

Más allá de la ceremonia, lo que hay que resaltar de este acto es que el gobernador Barbosa asistirá el Palacio Municipal, el cual se ubica en zócalo de la ciudad, un sitio de gran relevancia para los habitantes de la ciudad capital.

La presencia del gobernador Barbosa, de su familia, de los integrantes de los poderes en el estado y de sus más cercanos colaboradores, entre ellos, las “corcholatas” del mandatario estatal, habla en sí de la buena relación que mantienen el inquilino de casa Aguayo y el de Charlie Hall.

Y es que, a pesar de que hay muchos personajes interesados en echar a pelear a Barbosa con Eduardo Rivera o que quisieran ver que existe una mala relación entre ambos personajes, como ocurrió con la antecesora del panista, la morenista, Claudia Rivera, la relación entre el titular del ejecutivo estatal y el alcalde capitalino, es buena, así de simple.

En varias ocasiones, el gobernador Barbosa ha relatado que tiene una muy buena relación con el presidente municipal de Puebla, la cual data de cuando ambos fueron diputados federales en la LIII legislatura, misma que ha sabido mantenerse a pesar de los vaivenes de la vida y de la política.

A doña Rosario Orozco, la esposa del gobernador le cae muy bien Liliana Ortiz, la esposa de Eduardo Rivera, lo cual hace que tengan contacto; incluso, a veces, intercambian pequeños detalles como dulces típicos y algunos postres.

En el plano político, a Eduardo Rivera le queda claro que el jefe político de la entidad es, Miguel Barbosa y aun cuando de repente han existido algunas discrepancias sobre temas como el cobro del alumbrado público o la licitación del mobiliario urbano para la colocación de la publicidad, estos han sido solventados en el marco de la ley, tal y como le gusta al gobernador.

Los diferendos entre ambos personajes han sido menores, pese a que reitero, hay algunos personajes interesados en enfrentar al gobernador y al presidente municipal, pero tanto Barbosa como Rivera, han sabido dirimir sus desencuentros y mantienen una relación institucional.

Tan es así que el gobernador Barbosa estará el próximo día 15 de septiembre, en el balcón principal del palacio municipal, para encabezar los festejos del inicio de la guerra de independencia de nuestro país, acompañado del alcalde, Eduardo Rivera, algo que habla de la buena relación, pero sobre todo del respeto que existe entre ambos personajes.

Que nadie se confunda, el gobernador Barbosa, desde hace tiempo, exactamente desde el pasado mes de abril, en una entrevista con quien escribe esta columna, dejó en claro que Morena ganará en Puebla en el 2024 y que apoyará al candidato que el presidente López designe en la lucha por la presidencia de la República.

Rivera y eso también ya quedó claro desde hace tiempo, no es el plan B del gobernador, ni mucho menos, pero el alcalde capitalino ha sabido establecer una relación de respeto con el mandatario estatal y es un aliado valioso para Barbosa, quien ha demostrado tener una muy buena relación con la mayor parte de los alcaldes en el estado, independientemente del partido político del cual haya emanado.

El gobernador Barbosa y el alcalde Rivera han sabido blindar su relación durante el primer año de trabajo del edil capitalino y esto sin duda redunda en beneficio de los habitantes de la cuarta ciudad más importante del país.

Verdades a medias sobre la visita del secretario de Gobernación, Adán Augusto. La visita el pasado sábado del secretario de Gobernación, el tabasqueño, Adán Augusto López Hernández, a Puebla, para acompañar a comer chiles en nogada al coordinador de los diputados federales de Morena, Ignacio Mier Velazco, si bien se puede interpretar como un espaldarazo para el poblano, lo cierto, es que busca exagerarse para tratar de hacer creer que el oriundo de Tecamachalco, es el candidato del gobierno federal a la gubernatura en el 2024. Para nada.

Una y otra vez ha quedado demostrado que el único que decide sobre las candidaturas hasta el momento, es el presidente López, quien ha palomeado a la mayoría de los candidatos a las gubernaturas, tal como ocurrió con Miguel Barbosa en el 2018.

Cabe señalar que, en ese momento, Morena no gobernaba en ninguna entidad del país, razón por la cual era la voluntad de López, la única que incidía en la designación de los candidatos.

En el caso del estado de Veracruz, el cual es gobernado por Morena y en donde al igual que en Puebla habrá elecciones en el 2024, López busca imponer a la zacatecana, Rocío Nahle como candidata a la gubernatura de aquella entidad.

Es decir, es el presidente el único en designar a los candidatos, disfrazados de encuestas, como el caso de la maestra Delfina en el Estado de México, que a nadie le quede la menor duda.

En resumen, el secretario de Gobernación, Adán Augusto, ni siquiera es poblano y no vota en Puebla; por lo tanto, todo lo que se diga o se escriba sobre su visita y su supuesta influencia, son verdades a medias. Después de todo, nada es verdad, nada es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira. Al menos esa es lo que reza el refrán.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: @riva_leo

Foto: Es Imagen / Daniel Casas

agosto 7, 2022 - 8:45 pm

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas

Te recomendamos: