El crédito no siempre es malo

La semana pasada, el Congreso del Estado autorizó a los 217 ayuntamientos de Puebla poder adquirir vías de crédito, hasta por un monto global de 2 mil 500 millones de pesos, con la finalidad de arrancar sus respectivas gestiones, antes de que lleguen las tan ansiadas participaciones federales.

La iniciativa, aprobada por el poder legislativo local, es por demás interesante, el endeudamiento no es malo, siempre y cuando se utilicen los recursos para obras de impacto social y se cubran los pasivos adquiridos, durante el tiempo que dure la administración en funciones.

Esto último es muy importante, el no heredar deuda a los que vienen atrás como se hizo en otras administraciones y que hoy por ejemplo a nivel estatal, ha dejado con cero márgenes de maniobra al gobernador, Barbosa, quien, a pesar de estos problemas, ha salido adelante y ha ejecutado obra pública por más de 3 mil millones de pesos para el cierre de este año.

Pero de regreso al tema de la deuda, el ex mandatario Melquiades Morales Flores acuñó la frase célebre de que un “gobernador endeudado, era un gobernador devaluado”, sin embargo, el propio Melquiades tuvo que recurrir al crédito para financiar la culminación de la autopista a Teziutlán, aunque cabe señalar que también puso el ejemplo pagando el pasivo antes de que concluyera su administración.

El líder del Congreso local, Sergio Salomón Céspedes Peregrina, ha sido enfático en el sentido de que antes de que se aprueben las respectivas líneas de crédito para las presentes administraciones municipales, estas deberán de presentar a la legislatura, sus proyectos de obras para revisar la factibilidad de las mismas.

Esto sin duda refuerza la tesis de que el adquirir deuda no es malo, siempre y cuando se justifique mediante proyectos de obra, los trabajos a ejecutar y si tienen principalmente un fin social y también se garantice el pago de los pasivos, mediante las respectivas participaciones federales.

Y es aquí en donde también está el punto fino de las cosas, ahora deberá también ser labor del Congreso y del Auditor Superior, Francisco Romero Serrano, documentar y sancionar, el enorme saqueo del cual fueron objeto la mayoría de las 217 presidencias municipales, por parte de quienes estuvieron al frente de estas gestiones.
En este mismo espacio advertimos el abuso y la paupérrima situación en la que iban a heredar a las nuevas administraciones, los ayuntamientos en Puebla, cosa que se repite año con año en Puebla y quizá en el resto del país.

Aquí de lo que se trata es de terminar con la impunidad, esa que desgraciadamente prevalece cada tres años, cuando se dan los cambios de las administraciones municipales y en donde, quienes abusaron del poder, casi nunca recibe un castigo.

Las nuevas administraciones, casi siempre, tienen que arrancar de cero, producto del famoso “año de Hidalgo”; debido a esto, cada tres años, el estado tiene que reinventarse, porque quienes llegan parten de cero, salvo el caso de las pocas administraciones, en donde el presidente municipal logró la reelección, el cual me parece es el único punto positivo de esta medida.

El saqueo de las arcas municipales es un tema que de verdad se debe de castigar y de tomar en serio, si es que, de verdad, se le quiere poner un alto a la corrupción en Puebla y en esa labor se debe de ir a fondo, de lo contrario, las mismas prácticas se mantendrán como si ya fuera parte de una tradición en Puebla.

En fin, el crédito no es malo, es una buena oportunidad para arrancar el 2022 a “todo vapor” y evitar que la administración pública se colapse hasta que lleguen las partidas federales, hecho que siempre resulta tortuoso para la mayoría de los ayuntamientos del país.

Eduardo Rivera amigo y aliado del gobernador Barbosa. Lo que quisieran ver al alcalde capitalino, Eduardo Rivera Pérez, peleado y confrontado con el gobernador, Miguel Barbosa, se van a quedar esperando.

Desde hace mucho tiempo, ambos personajes han dejado en claro que entre ellos existe una buena amistad, la cual se ha mantenido a pesar de todas coyunturas que se han presentado desde 2003 cuando ambos se conocieron como parte de la entonces legislatura federal.

Esto por supuesto no quiere decir que Eduardo Rivera sea el candidato del gobernador al 2024, ni mucho menos, se equivocan también quienes tengan una lectura al respecto.

Eduardo Rivera es un personaje que entiende y respeta las formas tradicionales de hacer política y una de las primeras reglas es, respetar al gobernador en turno.

De esta forma, el alcalde capitalino sabe que la mejor forma de transitar en este momento es trabajando de la mano del gobernador Barbosa, quien además es su amigo.

Fernando Morales, entre los líderes de MC. Que el senador Dante Delgado llegue nuevamente a dirigir las riendas de Movimiento Ciudadano a nivel nacional, le viene muy bien a Puebla y en general a los estados del norte y sur del país.

En este contexto, Dante Delgado, con ese gran “colmillo” político que tiene, el mismo domingo, mostró a su nueva figura nacional, a Porfirio Muñoz Ledo, quien de inmediato se desmarcó de Morena y de López Obrador al señalar que “el régimen de Amlo se desgajará en los próximos dos años”.

El fin de semana pasado, en el WTC de la Ciudad de México, se vivió una cuarta asamblea plural y democrática, en donde se pudo ver con una excelente actitud a los gobernadores de Nuevo León Samuel García y de Jalisco, Enrique Alfaro, al presidente municipal de Monterrey, Luis Donaldo Colosio, a Roberto Palazuelos virtual candidato a gobernador de Quintana Roo, a diputados federales y locales, entre ellos, Fernando Morales Martínez, quien dicho sea de paso, es uno de los personajes naranjas, más contentos más contentos con la llegada de Dante al tener una gran relación política y afectiva con el nuevo dirigente.

Los que ya se frotan las manos y esperaban que “el Fer” se fuera de este partido, tendrán que esperar sentados, hasta el 2024.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: @riva_leo

diciembre 6, 2021 - 9:45 pm

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas