El primer año de la doctora Cedillo

La doctora Lilia Cedillo, sin lugar a dudas, ha hecho ya historia, al convertirse en la primera mujer en estar al frente de la máxima casa de estudios en el estado, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Hoy, al cumplirse el primer año de su administración al frente de la BUAP, la rectora ha cumplido cabalmente con las expectativas que se crearon, luego de que resultó triunfadora de la elección del año pasado y se convirtió en la sucesora de Alfonso Esparza Ortiz.

Es justo valorar el trabajo de Cedillo Ramírez al frente de la BUAP, quien ha enfrentado el reto de llevar a la máxima casa de estudios y con éxito a la nueva normalidad, luego de hacer frente a la pandemia del covid-19 y ahora con el regreso a clases presenciales, de una manera por demás responsable.

Y es que, si algo caracteriza a la rectora de la máxima casa de estudios en el estado, Lilia Cedillo, es su sencillez, la cual está acorde a los nuevos tiempos que se viven, bajo el régimen de la 4T.

No en balde, el pasado lunes, en su conferencia de prensa de la mañana, el gobernador Barbosa, elogio a la rectora, al señalar que es una mujer alejada de la banalidad que caracterizó a los antecesores de la académica y que hoy en la BUAP, se vivía una nueva era.

Y es que, como ya lo he señalado en otras ocasiones, la rectora de la BUAP está alejada de las excentricidades que caracterizaron a algunos de los personajes que la antecedieron en el cargo, los cuales son muy bien recordados, en su paso por esta institución.

La figura de la rectora está alejada de los escenarios, de lo superfluo, asiste a lo que le invitan y siempre lo hace de manera discreta, sin llamar la atención, es un personaje que se asemeja al estilo impuesto desde Casa Aguayo, alejado de todo oropel.

El principal mérito de Cedillo Ramírez en este primer año de administración, ha sido, el mantener la calidad académica de esta institución, pero incluso incrementarlo, reorientado la mayor parte del presupuesto al desarrollo de la ciencia, algo que la nueva rectora entiende muy bien, por haber sido durante muchos años, directora del Instituto de Fisiología de la BUAP.

No por nada, durante este primer año de gestión, la rectora Cedillo y la comunidad universitaria, se dieron a la labor de ceñirse al nuevo Plan de Desarrollo Institucional (PDI), el cual sienta las bases del trabajo a desarrollar durante el periodo 2021-2024.

Esto ha implicado una nueva cultura universitaria, comprometida y sólida, que contribuya a hacer frente a los nuevos retos, de acuerdo a la visión de la rectora.

Hoy que el PDI fue aprobado por unanimidad de votos el pasado 28 de abril por el Consejo Universitario, dicho plan está constituido de cuatro ejes principales, los cuales interactúan de manera transversal.

Nota relacionada: Todo está listo para el Informe de Lilia Cedillo, rectora de la BUAP

La BUAP vive una nueva etapa dentro de su vida institucional, la de la rectora Lilia Cedillo, quien está alejada completamente de las tentaciones políticas y enfocada en consolidar a la universidad, en el plano científico y académico, ese es el nuevo sello de esta casa de estudios.

Romero y el caos en la ASE. La Auditoría Superior del Estado, ahora manejada por Amanda Gómez Nava, se encontró un auténtico caos, luego de asumir este organismo público descentralizado, en sustitución de su antecesor, Francisco José R, quien se encuentra sujeto a proceso en el penal de San Miguel.
El ex auditor, según palabras del propio gobernador Barbosa, le habría ofrecido “protección” a una serie de ediles, cuyas cuentas públicas, no podían ser comprobadas.

La protección por parte de “Pacorro” por supuesto que tenía precio, algo que desde un principio advertimos en este mismo espacio y que por supuesto, ahora queda más que comprobado.

Es por esto, que existe una larga lista de personajes ex presidentes municipales, los cuales no pueden comprobar la correcta aplicación de los recursos por parte de sus administraciones, algunos de ellos, como Claudia Rivera, Artemio Caballero, Luis Alberto Arriaga, Guillermo Velázquez y Norma Layón, que han sido señalados también en este mismo espacio, por ser parte de una lista de alcaldes señalados por la ASE, cuyos montos por comprobar ascienden a más de mil 600 millones de pesos.

El imperio de corrupción creado por Francisco José R, hizo que este personaje de la noche a la mañana, incrementará su patrimonio de una manera que llamó la atención de las autoridades y por supuesto del gobernador, Barbosa, quien una y otra vez ha dejado en claro que en Puebla no hay impunidad.

El resto de la historia ya es de todos conocida.

riva_leo@hotmail.com
Twitter: @riva_leo

octubre 3, 2022 - 9:40 pm

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas

Te recomendamos:


Preside la rectora Lilia Cedillo Informe de Actividades d...

En la BUAP se llevó a cabo el Simposio Neuronas Dedicadas...

Ibero Puebla presenta modelo de evaluación basado en educ...

Estudiantes Ibero Puebla destacan en concurso internacion...

Lilia Cedillo, con todos los hilos de la BUAP en sus manos