Genoveva negoció impunidad

Todo parece indicar que, finalmente, Genoveva Huerta Villegas se va a salir con la suya y esto no quiere decir que se vaya a quedar con la dirigencia estatal del PAN, la cual quedará en manos de su adversaria, Augusta Valentina Díaz de Rivera, sino que obtendrá la impunidad que tanto buscaba. Me explico.

Como lo adelanté en este mismo espacio, luego de su derrota, Huerta Villegas buscó a toda costa tratar de negociar con su adversaria Augusta Valentina, porque sabe que existen muchas anomalías durante su gestión como presidente estatal del albiazul.

Huerta buscaba a toda costa tratar de signar un convenio con los ganadores, para evitar ser denunciada, no solo por robarse las urnas pérdidas durante la elección de la nueva dirigencia, sino principalmente por no poder comprobar la correcta aplicación de los recursos manejados durante los tres años al frente de Acción Nacional.

Al no encontrar eco en sus adversarios, Díaz de Rivera y Marcos Castro, hábilmente, Genoveva recurrió a la estrategia dilatoria de anunciar que iba a impugnar la elección que ella misma había organizado, lo cual sonaba como algo poco creíble.

En todo momento, Huerta Villegas calculó la situación y buscó “estirar la liga” con la intensión de forzar a sus adversarios a llegar a un acuerdo, con la intervención del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, que encabeza Marko Cortés.

La estrategia de la ex presidenta, al parecer, surtió efecto, porque el pasado fin de semana, el michoacano Cortés designó a Huerta Villegas integrante de la Comisión Permanente Nacional, el blindaje perfecto que la también diputada federal, necesitaba para obtener la tan ansiada impunidad.

Y es que, trascendió que adicionalmente, Cortés habría hablado con Augusta Valentina y Marcos Castro, para evitar acciones penales en contra de Huerta Villegas y demás integrantes de su comité, a cambio de que el CEN reconozca el triunfo de esta dupla y también evite que la dirigencia poblana se dirima en tribunales.

El dirigente nacional del PAN no quiere ningún tipo de escándalo en donde militantes del albiazul se vean involucrados en actos de corrupción, por lo que el próximo 15 de este mes, Augusta Valentina será reconocida como nueva dirigente estatal del albiazul en Puebla.

La decisión parece ser salomónica, pero es profundamente injusta, porque Huerta Villegas junto con su grupo abusó terriblemente de los recursos que le fueron otorgados como parte de las prerrogativas que le correspondían a este partido político.

La ex dirigente estatal manejó este partido como si fuera parte de su patrimonio, otorgándole “jugosas” concesiones a personajes ligados a su grupo político, quienes se llenaron los bolsillos, como su principal cómplice y asesor, Rasputín Alcántara, así como su pareja sentimental, Irving Vargas Ramírez, con quien se relacionó precisamente, luego de asumir el control del panismo poblano.

En fin, reitero, todo parece indicar que finalmente Huerta Villegas se va a salir con la suya y va a evitar ser denunciada por el mal manejo de los recursos de Acción Nacional y todo gracias a los buenos oficios de san Markos Cortés.

Zacatlán y Chignahuapan, en buenas manos. Dos municipios que pueden estar tranquilos, porque están en buenas manos, son Zacatlán y Chignahuapan, administrados por José Luis Márquez Martínez y por Lorenzo Rivera Nava, respectivamente.

A pesar de la precaria situación en la que recibieron sus respectivas administraciones, tanto Márquez como Rivera se las han ingeniado para sacar adelante a sus municipios, dándole cada uno su toque personal y estilo, pero con resultados que han dejado satisfechos a sus pobladores durante los primeros días de su gestión.

Márquez Martínez representa la experiencia, luego de haber sido ya presidente municipal en el periodo 1999-2002 y posteriormente diputado local y también legislador federal.

Márquez es un hombre conciliador y con un colmillo largo y retorcido, el pasado domingo ya puso en marcha el primer paquete de obras de su administración, el cual representa una inversión de 8 millones de pesos.

Por su parte, Lorenzo Rivera es un joven ambicioso, con una excelente preparación, visión y sobre todo amor por su municipio y su gente.

Rivera Nava está seguro que va a lograr transformar a Chignahuapan y ya comenzó a dar los primeros pasos, para cumplir sus metas, modernizando a una ciudad, la cual durante mucho tiempo ha estado abandonada y a la cual sin duda va a detonar.

Ambos ediles aprovecharon las fechas para promocionar los diferentes atractivos de sus municipios, los cuales lucieron repletos este fin de semana, con una muy importante derrama económica para los empresarios del sector turístico y de servicios de esta región.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: @riva_leo

Ilustración: Alejandro Medina

diciembre 5, 2021 - 9:15 pm

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas