Huerta vs Manzanilla

Un duelo que ya desde ahora se comienza a dar y que sin duda podría definir hacia dónde se va la candidatura de Morena a la gubernatura de Puebla es el que viven el actual secretario de Gobernación, Julio Huerta Gómez, y Fernando Manzanilla Prieto, coordinador de la precampaña del coordinador de los diputados federales del partido del presidente, Ignacio Mier Velasco.

Huerta es la cabeza del “barbosismo” y es visto como posible aspirante a la gubernatura, ya que tiene el control de la estructura conformada por el fallecido mandatario, la cual está conformada por la mayoría de los diputados locales y varios presidentes municipales.

Julio Huerta es el “heredero político”, por así llamarlo, del fallecido mandatario, quien confió en su primo para crear las estructura que le permitió competir contra el morenovallismo en 2018, ganar en 2019 la gubernatura y consolidar la hegemonía de Morena en el 2021 en Puebla.

El entonces director general de Gobierno y ahora secretario de Gobernación trabajó en el 2018 y 2019 de la mano de Fernando Manzanilla, un personaje, que hoy reaparece, pero ahora apoyando al principal adversario que tiene el “barbosismo”, a Ignacio Mier, de quien ya funge como coordinador de su precampaña.

Ambos ya desde ahorita se disputan el territorio poblano, pero principalmente, el manejo de la estructura que le permita a uno u a otro, el tener el control rumbo a la elección del 2024.

Huerta cuenta, como ya lo señalé, con los grupos que apoyaron al gobernador, Miguel Barbosa y que conformaron una estructura, en donde lo mismo cabían gente de Morena, el PT, el Verde, el PRI, Acción Nacional y el resto de los partidos y grupos políticos de la entidad.

Por su parte, Manzanilla, quien fue secretario de Gobernación durante el interinato que encabezó, Guillermo Pacheco Pulido, tras la muerte de Martha Erika Alonso y luego fungió también como titular de esta área durante el primer año de la gestión de Barbosa, busca repetir lo que hizo cuando tomó el mando la de la campaña de Rafael Moreno Valle a finales de abril del 2010; reunir a todos los enemigos del régimen para derrotarlo.

Moreno Valle siempre tuvo como lema, “los enemigos de mis enemigos, son mis amigos”, esto mismo aplicó Manzanilla en 2010, reclutando a todos los resentidos con el marinismo y ahora lo busca hacer con todos los resentidos con el barbosismo.

De esta forma, Fernando, quien cuenta con su lugarteniente, Francisco Ramos Montaño, ex diputado federal, ex yerno de Rosario Robles y hombre cercano a Mario Marín García y quien fungiera como subsecretario de Gobernación, tiene como encomienda el desgranar al PRI, para quitarle posibles votos a Eduardo Rivera, pero también a Alejandro Armenta, el cual, como ya lo señalé también, cuenta con un buen número de simpatizantes dentro de este partido político.

Cabe señalar que Paco Ramos no se sumó al trabajo a favor de Nacho Mier, por Fernando Manzanilla, pese a ser incondicional del ex secretario de gobernación. El ex yerno de Rosario Robles llegó al equipo del coordinador de los diputados federales de Morena, merced al parentesco que tiene con la esposa de Nacho Mier, Luz María Cabrera Montaño, quien es su prima.

Manzanilla, en Puebla capital, también ha recurrido a viejos conocidos, como el ex gobernador, Tony Gali, quien ya envió a su ex secretario privado, Jacobo Ordaz, para vulnerar a la estructura de Acción Nacional y del edil capitalino, Eduardo Rivera Pérez, quien tiene plenamente identificados a los “caballos de Troya” que se infiltraron en su administración.

Gali fue presidente municipal de Puebla y también mini gobernador por un año y ocho meses, algo debe quedar de sus leales, los cuales sumados a lo que queda de morenovallismo, van de la mano de Fer para enfrentar al barbosismo y saldar viejas cuentas pendientes entre ambos grupos.

Pero Ordaz no es el único panista que opera para Manzanilla y a favor del proyecto de Nacho Mier, la otra parte de la encomienda del ex secretario de Gobernación de Moreno Valle es dividir al panismo poblano, a través de la estructura mediante la cual trató de apoderarse de Acción Nacional hace tres años, encabezada por su ex empleado “Rasputín” Alcántara.

La corriente morenovallista al interior del PAN, no deja de atacar al alcalde Eduardo Rivera y tienen como misión, no solo dividir al panismo, sino en 2024, si gana Nacho Mier, retomar el control de las siglas del albiazul para que sea manejado por Fernando.

Manzanilla también tiene voceros dentro de los medios de comunicación, de “media cuchara” pero los tiene, el común denominador de los que se dicen “independientes” es el mismo que une a todos los demás actores políticos, fueron marginados por el barbosismo y vieron mermados sus jugosas ganancias.

Huerta, por su parte, busca mantener el control de la legislatura local y de las tres fuerzas políticas aliadas, Morena, Verde y el PT, así como la base de alcaldes emanados del proceso electoral del 2012 y quienes mantenían acuerdos con el extinto gobernador Barbosa.

Pero ahora trabaja para extender más sus alianzas con el panismo tradicional y también haciendo caso a la máxima del morenovallismo, “los enemigos de mis enemigos, son mis amigos”.

Compren su bolsa de palomitas y prepararse a disfrutar de este duelo de Titanes.

riva_leo@hotmail.com
Twitter: @riva_leo
Ilustración: Alejandro Medina

enero 24, 2023 - 9:35 pm

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas

Te recomendamos:


Los presidenciables de la 4T y el arte de vivir en campaña

Estructuras distritales de “Puebla con Marcelo Sí” piden ...

Sheinbaum y Morena, sin competencia: Estudio Demotecnia

La derecha llama a una hipócrita unidad cuando son factor...

Delfina Gómez evitará que dure cien años la corrupción en...