Las elecciones en las juntas auxiliares de Puebla

El alcalde de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, deberá de enfrentar su primera “prueba de fuego” dentro del tema político, el próximo 23 de enero, cuando se lleve a cabo la renovación de las 17 juntas auxiliares que existen en Puebla.

El grupo político de Rivera Pérez tiene en contra no solo la presencia de Morena, quien patrocina a varias planillas en la ciudad, sino también al propio panismo, agrupado dentro del ala “morenovallista” en donde se han aglutinado todos sus adversarios políticos.

Y es que para nadie es un secreto que los partidos políticos están detrás de las supuestas “planillas ciudadanas”, con la intención de hacerse del control de estos puntos estratégicos dentro del gobierno municipal y entes claves, para cuando se presenten las elecciones constitucionales.

Nadie entendió a ciencia cierta, porque el edil capitalino, buscó que fuera el Instituto Estatal Electoral, quien organizará la elección y es que, para ser honestos, el dejar en manos del IEE este asunto, hubiera sido equivalente, a perder el control del manejo del proceso de renovación de estos entes, reitero claves en la vida política de la Angelópolis.

Afortunadamente para Rivera y su grupo político, el IEE rechazó el llevar a cabo la organización de estos procesos, lo que corrigió el error inicial que había cometido el grupo del edil capitalino, aunque no se ve que, hasta el momento, la gente del presidente municipal esté interesado en este asunto.

De hecho, sus adversarios políticos, todos están metidos en el manejo y control de diversas juntas auxiliares, claves para la gobernabilidad en el municipio de Puebla y para muestra basta un botón.

La gente de la ex presidenta municipal Claudia Rivera, a través del regidor Leobardo Espinosa, trabaja a todo vapor para hacerse del control de las juntas auxiliares del nororiente de la ciudad, Canoa, la Resurrección, San Aparicio, Xonacatepec están en la mira.

En la zona urbana trabajan para hacerse del control de dos juntas claves, Zaragoza y San Baltasar Campeche, en donde apoyan con recursos a dos o hasta tres candidatos y también en La Libertad, pero en menor escala.

Por su parte, la diputada local, Mónica Rodríguez, apadrina planillas en la junta auxiliar de la Romero Vargas; mientras tanto, otros grupos ligados a las diputadas federales, Genoveva Huerta y Carolina Beauregard, tratan de hacer presencia y apoderarse de San Pablo Xochimehuacán y San Francisco Totimehuacán, respectivamente.

Victorias de sus adversarios políticos y quienes ya dejaron claro que le van a poner todas las piedras que sea posible en el camino, dejarán muy mal parados al edil capitalino, pero también a sus operadores políticos, quienes ya lucieron torpes también para poder sacar adelante el tema del Derecho de Alumbrado Público.

El tema del manejo de las juntas auxiliares de Puebla no es un asunto menor, marchas manifestaciones, plantones, se le pueden venir encima al edil capitalino, sino no trabaja con gente afín a su proyecto e incluso la propia gobernabilidad de la capital estaría en riesgo.

En caso de no atender este “foco rojo”, Rivera quedaría cercado por un grupo de ediles auxiliares, con afinidad a sus adversarios, lo cual es sumamente peligroso.

El proceso en estos lugares va a constituir una verdadera “prueba de fuego” para los operadores políticos del presidente municipal, quienes deberán al menos buscar empatar con sus adversarios, en la lucha por el control de estos puntos neurálgicos, para la gobernabilidad municipal.

Y hablando de Juntas. Al parecer en el “aire” quedó la promesa hecha en campaña de transformar en municipios a las juntas auxiliares de Puebla y de San Miguel Canoa, como se dijo en el 2018.

El Congreso del Estado y se que voy a pedir mucho, porque la capacidad de los diputados locales no les da para tanto, deberían de entrar a un análisis de fondo, para ya tomar en serio el tema de las juntas auxiliares y transformar algunas en lo que son, colonias de la ciudad de Puebla, transformar algunas en municipio, como les corresponde y dejar solo aquellas que tengan el contenido de ser los “pueblos originarios”.

Sin duda, sería un tema de altura política, pero reitero, sé que es mucho pedirles a los integrantes del Congreso local, que están solo para levantar el “dedo” y obedecer.

Tal vez algún día, llegue una legislatura que quiera abordar de qué manera sería el tema y asumir el costo de las decisiones, porque San Baltazar Campeche, La Libertad y Zaragoza, desde hace mucho tiempo ya, dejaron de ser juntas auxiliares de Puebla capital y son verdaderas colonias.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: @riva_leo

enero 5, 2022 - 9:40 pm

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas