Lilia Cedillo impone su estilo en la BUAP

Ha pasado poco más de un mes y la nueva rectora de la BUAP, Lilia Cedillo Ramírez, ya logró imponer su nuevo estilo dentro de la máxima casa de estudios en el estado, la cual, demandaba la llegada de un perfil académico. por

En un momento en que las universidades públicas, principalmente la UNAM, pasa por un momento difícil, ante las críticas realizadas por el presidente de la República, la BUAP tiene precisamente en la rectora Cedillo, a un personaje que aleja cualquier posible señalamiento en su contra.

La rectora se caracteriza precisamente por ser un personaje sumamente discreto, que se ha enfocado durante sus primeros días al frente de la máxima casa de estudios, en fortalecer los programas académicos de esta institución.

Una de sus primeras acciones también fue la de explorar la posibilidad de que los alumnos puedan volver a clases presenciales, previo análisis por parte de cada una de las unidades académicas y también del consejo que se creó para analizar la situación de la pandemia.

Sus apariciones públicas se han limitado a eventos universitarios, salvo su salida a la ciudad de Tehuacán, para atender la invitación que le hiciera el gobernador Barbosa, para el arranque de la temporada del mole de caderas.

Cedillo ha dejado en claro que es una mujer austera, una excelente académica y también una deportista de elite, como lo comprobó el pasado domingo, cuando corrió la maratón internacional de la ciudad de Puebla, deporte que es una de sus pasiones.

Y aunque es aún temprano para poder evaluar su actuación al frente de la máxima casa de estudios, la rectora ha sabido en estos primeros días, mantenerse alejada de los temas políticos de la entidad, algo que es muy bien visto por quienes detentan el poder en la entidad.

Reitero, para poder evaluar lo que realmente va a ser la administración de Lilia Cedillo, habrá que esperar al próximo año, pero los primeros días han sido algo más que alentadoras, repito en medio de un ambiente algo más que enrarecido en contra de las universidades públicas por parte del gobierno del presidente López, quien ha criticado su actuar, según él, alineado a los gobiernos neoliberales que le antecedieron.

Los primeros días de Lilia Cedillo han sido alentadores, se ha mantenido la estabilidad al interior de la máxima casa de estudios y por supuesto que se ha mantenido también la calidad académica dentro de cada una de las unidades de la máxima casa de estudios en el estado.

Es un hecho que la BUAP está en buenas manos, que los universitarios, tomaron una buena elección en la persona de la hoy rectora,
La académica ha sabido establecer buenas relaciones tanto con el gobernador Barbosa, como con el alcalde capitalino, Eduardo Rivera Pérez, sin comprometer el tema de la autonomía universitaria, un tema que sin lugar a dudas es intocable para los universitarios.

La suerte de Mier puede cambiar. Mucho se he mencionado la intención del coordinador de los diputados federales de Morena en san Lázaro, Ignacio Mier Velasco, de convertirse en el candidato de este partido a la gubernatura en el 2024.

Es un hecho que se trata de un personaje muy bien posicionado en el ámbito nacional, pero también que falta mucho para la sucesión gubernamental y que hay varios hechos que pueden operar en su contra.

Una de estas variables, como ya se había mencionado en este mismo espacio, es la aprobación de las grandes reformas del presidente López, principalmente dos, la eléctrica y la electoral, las cuales han enfrentado hasta el momento un rotundo rechazo por parte de la oposición.

En el caso de la reforma eléctrica hay algo aún más poderoso que la oposición, que amenaza con detener la reforma propuesta por el ejecutivo y son los poderosos intereses de los norteamericanos, ya expresados por el embajador de este país en México, Ken Salazar, quien ha calificado dicha reforma como “peligrosa” para los inversionistas de su país.

Esto sin duda, freno y mandó por un buen rato a la congeladora, la reforma eléctrica, la cual tiene ahora como fecha tentativa, el mes de abril del próximo año.

Pero hay otro factor que amenaza las ambiciones de Mier y su grupo y este tiene que ver con la probable renovación de la dirigencia nacional de Morena y la salida de Mario Delgado, personaje afín al canciller Marcelo Ebrard, el cual le resulta incómodo a la jefa de gobierno de la ciudad de México, Claudia Sheinbaum, quienes dice sus allegados, ya quiere tener también el control de este partido, para consolidar su posición como posible candidata a la presidencia en el 2024.

El 2022, sin duda, dirá si se apuntalan las ambiciones de Nacho Mier y su grupo o las circunstancias terminan por dinamitar sus aspiraciones, un tanto cuanto por demás adelantadas.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: @riva_leo

noviembre 8, 2021 - 9:50 pm

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas