Negligencia asesina

Muchas preguntas debe responder el presidente municipal de Tecamachalco, Nachito Junior, hijo del coordinador de los diputados federales de Morena, Ignacio Mier Velasco, luego del asesinato de tres elementos de la Fiscalía General del Estado, quienes desarrollaban acciones de investigación en la zona y fueron ejecutados por policías de esta demarcación.

Los ministeriales fueron ejecutados con tiro de gracia y se señala como el principal responsable de estos hechos, al secretario de Seguridad de Tecamachalco, Oscar Alejandro Santizo Méndez, un viejo conocido de los poblanos, ya que actuó como titular de esta área en Puebla capital, durante la administración de Antonio Gali y parte de la de Luis Banck Serrato.

Santizo es la pieza clave de esta masacre, por los antecedentes de nuestro personaje, a los cuales no hizo caso el presidente municipal de Tecamachalco, Nachito Mier Bañuelos o bien decidió hacerse de la vista gorda.

Y es que, Santizo es uno de los hombres más cercanos a Facundo Rosas, ex secretario de Seguridad Pública Estatal, en el sexenio del ya fallecido, Rafael Moreno Valle, a quien se le despidió, luego de que mandos de la secretaria a su cargo, fueran detenidos por elementos del Ejército Mexicano, cuando escoltaban a un grupo de huachicoleros, con más de 5 mil litros de hidrocarburo.

Facundo Rosas es, a su vez, un hombre cercano al ex secretario de Seguridad Pública federal en el sexenio de Felipe Calderón, Genaro García Luna, quien se encuentra detenido y sujeto a proceso en los Estados Unidos, bajo los cargos de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Santizo precisamente fue dado de baja de la comuna, a cargo de Luis Bank Serrato, bajo los argumentos de sostener presuntos nexos con huachicoleros, así como por la creciente inseguridad en el municipio de Puebla, el 6 de junio de 2017.

El pasado 19 de octubre, en este mismo espacio, hablábamos del nombramiento de Alejandro Santizo, como nuevo secretario de Seguridad Pública de Tecamachalco y hablábamos de que sería muy interesante el seguir de cerca su desempeño, en una zona precisamente en donde abunda el robo de combustible y la inseguridad.

La columna de marras llevaba por título, “Morena un desastre en Puebla” y como subtítulo, “Santizo, toda una sorpresa en Tecamachalco” y en ella advertíamos los hoy reveladores párrafos.

“Alejandro Santizo, quien fuera secretario de Seguridad Pública al inicio de la administración de Antonio Gali en el ayuntamiento de Puebla, está ahora de regreso, para hacerse cargo de la misma área, pero dentro de la administración que encabezará en Tecamachalco, el edil de este lugar Ignacio Mier Bañuelos.

La presencia de Santizo dentro de la administración de Mier Bañuelos en Tecamachalco es de llamar la atención.

Alejandro comenzó muy bien su trabajo durante los primeros meses de la administración de Gali, pero poco a poco comenzó a perder efectividad y su actuación comenzó a ser duramente cuestionada, hasta que el alcalde sustituto, Luis Banck Serrato, le pidió su renuncia y lo sustituyo por Manuel Alonso, quien se desempeñaba en ese momento como secretario de Seguridad en San Andrés Cholula.

A Santizo se vincula directamente con el ex secretario de seguridad en el sexenio de Felipe Calderón, Genaro García Luna, hoy sujeto a proceso en los Estados Unidos.

Habrá que seguir con mucha atención la actuación de Santizo, precisamente en una región que está muy complicada por el robo de combustible y la presencia de grupos armados”.

Exactamente a un mes de escribir esta profética columna, Santizo y el alcalde de Tecamachalco, Nachito Mier, se encuentran en el “ojo del huracán” y quizá sería bueno que el edil respondiera varias preguntas.

¿Ignoraba acaso los antecedentes de Santizo, cuando de todo mundo era conocida su actuación en Puebla capital y sus nexos con personajes de dudosa reputación?

¿El junior ignoraba que la empresa de seguridad en la que Santizo es socio, estuvo señalada por asaltar unas viviendas en el residencial La Vista?

¿Quién le recomendó a Santizo para hacerse cargo de la seguridad pública dentro del ayuntamiento que él encabeza?

¿Ignoró o no le importó la opinión del gobernador Barbosa, quien detesta a todo aquello que esté relacionado con Moreno Valle o Antonio Gali?

¿Qué tipo de relación y acuerdos había o hay entre el joven hijo del coordinador de los diputados federales de Morena y su secretario de seguridad, hoy preso por la ejecución de tres policías ministeriales?

¿Por qué el edil de Tecamachalco habló inicialmente de que los ministeriales habían muerto por falta de coordinación, entre niveles de gobierno, cuando en realidad fueron ejecutados por la policía a su cargo?

Conste que son preguntas que, insisto, bien valdría la pena que el hijo del también aspirante a la gubernatura de Puebla pudiera contestar.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: @riva_leo

noviembre 21, 2021 - 9:15 pm

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas