Un huracán llamado Andrés Manuel

Ya nadie pone en tela de duda el posible triunfo de Andrés Manuel López Obrador, en el proceso electoral, que tendrá su punto culminante el próximo 1 de julio.

Ahora, la gran pregunta es, ¿si el efecto de este huracán que viene del sureste de México será tan fuerte, como para ganar todo, Congreso, Senado y Gubernaturas?

La respuesta parece ser si, aunque por supuesto no implica que vaya a ser carro completo a favor del tabasqueño como en los viejos tiempos del “expartidazo”.

Lo cierto es que el efecto López Obrador se ha hecho evidente y comienza a darle fuerzas a las campañas locales, de este modo los candidatos de Morena a puestos de elección popular se ven beneficiados por la presencia del “Peje” en la boleta.

El fenómeno Andrés Manuel se comienza a parecer en mucho a lo que se experimentó en el 2000 con la llamada “ola azul” a favor de Vicente Fox Quesada, un “fenómeno” de tal fuerza y del tal magnitud que alcanzó para arrastrar a ilustres desconocidos como Erika Spezzia, quien fue diputada federal en el distrito 6, con cabecera en Puebla, derrotando en ese entonces al director del DIF en el Ayuntamiento de Puebla, Javier López Zavala.

Hoy, el crecimiento de López Obrador comienza a ser una amenaza que puede afectar los procesos electorales locales, en las entidades en donde también habrá elección para renovar al ejecutivo, como es el caso de Puebla.

Aún con todos los problemas de desorganización que vive este partido, ante la falta de una dirigencia fuerte, el efecto López Obrador ha vuelto competitivo a su candidato a la gubernatura, el senador con licencia, Luis Miguel Barbosa Huerta, quien en otras condiciones, tal vez, no tendría la menor oportunidad en contra del aparato morenogalicista.

La presencia de López Obrador en la boleta no solo hace competitivo al candidato a la gubernatura, sino también arrastra consigo a los candidatos al senado de la República, Alejandro Armenta Mier y Nancy de la Sierra.

Lo mismo ocurre en el caso de las tan cuestionadas postulaciones de Morena a las diputaciones federales, en donde ya es tanta la confianza, que incluso se ha recurrido a perfiles, que poco puede aportar a la campaña del tabasqueño o bien resultan demasiado polémicas.

Nadie duda tampoco del potencial que López Obrador tiene en la capital del estado, y debido a eso, incluso, se ha pensado en imponer en la ciudad de los Ángeles perfiles poco conocidos, algo que me parece un exceso de confianza, pero que de acuerdo a las encuestas le puede dar resultado.

Y es que al haberse empalmado los procesos electorales federales con los locales, al parecer las cosas se “contaminaron” con la fuerza que el tabasqueño le está poniendo a sus candidatos, como es el caso de Cuauhtémoc Blanco en Morelos, Cuitláhuac García Jiménez en Veracruz, Rutilo Escandón en Chiapas, y como ya lo mencione, Luis Miguel Barbosa en Puebla.

El impacto del “Peje” en los procesos locales ha sido determinante y algo que muy pocos esperaban, como en el caso de Puebla, en donde nunca habían concurrido la elección presidencial y la de gobernador del Estado.

Nadie podía predecir la fuerza o el impacto que López Obrador iba a tener en el proceso local de este año y es que no existía ningún antecedente al respecto.

Pareciera que algo falló en el diseño electoral del grupo en el poder, que no alcanzaron a medir, el peso que un “huracán” llamado Andrés Manuel López Obrador, iba a tener en el proceso local, el cual luce cerrado, a poco más de un mes para que arranque la campaña a Casa Puebla.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Ilustración: Alejandro Medina

febrero 25, 2018 - 9:40 pm

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas