¡Escúchanos por internet!

El debate

Una oración selló el debate celebrado entre los cuatro candidatos que aspiran a la gubernatura de Puebla.

Martha Erika Alonso se dirigió hacia Luis Miguel Barbosa Huerta y le dijo, “Déjese de andar de misógino, usted no hace honor a su nombre, en vez de llamarse Luis Miguel, debería de llamarse Luisito Rey, pero yo no soy la incondicional”.

Las risas estallaron al por mayor entre los asistentes al debate que veíamos el encuentro entre Martha Erika, Barbosa, Doger y Chaín, desde un salón adjunto ubicado en el hotel Marriot.

Me recordó la famosa frase de Andrés Manuel López Obrador durante el segundo debate celebrado entre los candidatos a la presidencia de la República, el ya célebre “Ricky, Riquín, Canallín”, que todo México repite.

Muchos consideran esto como una simpleza, pero en un escenario como los debates, en donde las emociones mandan, la ocurrencia selló el encuentro.

Con tan poco tiempo para recordar las propuestas y la serie de ataques que se profirieron, principalmente enfocados hacia el candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”, Luis Miguel Barbosa, la noche se la llevó Martha Erika.

Algunos podrán argumentar que se trató de una carnicería en contra de Barbosa, que le echaron montón, que todos como lo dijo el propio Luis Miguel, los había juntado Moreno Valle para dictarles el guion, lo cierto es que la puntera en las encuestas salió bien librada y hasta demostró que es capaz de tener la chispa necesaria para ironizar.

En el aspecto “puro” del debate y lo que significaba, la panista libró la prueba más fuerte que aún le quedaba por delante y hasta se dio el lujo de volver ironizar con su adversario, “creo que usted se equivocó de debate, si usted quería debatir con Moreno Valle, se debió de haber inscrito al proceso de hace 8 años, cuando no solo no compitió, sino que hasta lo apoyo”. Lapidario.

Si bien es cierto que no se puede decir que la panista haya ganado el debate, lo cierto es que se mantuvo tranquila, fiel a su estrategia y aprovechó cada oportunidad que tuvo para fustigar a sus detractores, los cuales se quedaron con las ganas de exhibirla.

Muchos dirán que el formato aprobado por el Instituto Electoral del Estado no daba para más, que era sumamente rígido para evitar el lucimiento de cualquiera de los participantes, lo cierto es que se cumplió con los lineamientos establecidos y mucho más, realmente el encuentro superó las expectativas y hasta fue entretenido.

Quien desde mi punto de vista se lució como se esperaba, aunque su expresión corporal no fue la correcta, fue el exrector de la UAP, Enrique Doger Guerrero, quien repartió por igual en sus intervenciones, iba bien preparado y también presentó propuestas.

Su mejor momento fue cuando presentó una carpeta, la cual dijo está llena de documentos que comprueban el enriquecimiento ilícito de Barbosa, al cual comparó con Ricardo Anaya.

“Usted debería de estar haciendo campaña al lado de Ricardo Anaya y no de Andrés Manuel López Obrador, porque ambos cuentan con una riqueza inexplicable” y selló la suerte del candidato aliancista: “usted debería de cerrar su campaña en el Cereso de san Miguel”.

El académico revivió sus posibilidades luego de esta participación y dejó en claro que si no fuera porque la marca no le ayuda, seguramente estaría mejor posicionado en la lucha por casa Puebla.

Doger fue especialmente incisivo en señalar a su adversario de Morena, Luis Miguel Barbosa Huerta, por mentir tanto en su declaración patrimonial, como en el hecho de sus estudios profesionales, lo cual dijo, es inaceptable para alguien que busca encabezar un cambio y que se envuelve bajo el lema de la honestidad y el combate a la corrupción.

El exrector y exalcalde tampoco dejó pasar la oportunidad para exhibir los graves problemas de inseguridad que aquejan a la entidad y también las obras que para muchos han resultado ser inútiles.

Michel Chaín Carillo no estuvo mal, aunque francamente si se vio muy palero.

El joven candidato tiene mucho potencial, pero hoy nadie se la cree, sabiendo cuál es su origen y los intereses que representa, aun así lo hizo mejor de lo que se esperaba.

Luis Miguel Barbosa, el candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”, cierto, sufrió el ataque de todos los presentes; no obstante, nunca y por ningún motivo aclaró el tema de sus ingresos, ni mucho menos, si está o no titulado. Dicen que el que calla otorga.

No puedo decir que Barbosa haya perdido, pero tampoco ganó, no la tuvo fácil; sin embargo, creo que sí quedó a deber, sobre todo porque, insisto, no aclara el origen de su patrimonio.

La lucha por Casa Puebla entra en la recta final. El destino pesa las almas de quienes van a la guerra el 1 de julio.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Fotos: Es Imagen / Ramón Sienra / Jafet Moz /

junio 11, 2018 - 11:45 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas