La digitalización turística

El viernes pasado se llevó a cabo la primera Jornada por la Digitalización Turística en el Pueblo Mágico de Cholula, que se inscribe en la Cruzada Nacional por la Digitalización Turística de los Pueblos Mágicos de la secretaría de turismo.

Dicha cruzada se presentó como un proceso encaminado a posibilitar el uso y desarrollo incluyente de las tecnologías de la información y comunicación en los establecimientos turísticos.

El objetivo es cerrar la brecha de acceso a la cultura digital en la historia de los Pueblos Mágicos, como política pública de crecimiento económico y desarrollo sustentable.

Yo deseo que esta cruzada cumpla con sus objetivos y traiga beneficios a la actividad turística en las Cholulas, en Puebla y en México.

Afortunadamente, las alianzas estratégicas con empresas de calidad mundial, como Google, Despegar, Rotamundos y otros, dejan muy poco margen para el error.

La promoción de la economía digital; la apuesta por entrenamientos en habilidades tecnológicas, la creación de programas innovadores y la altura de miras para un desarrollo económico sustentable y compatible con el medio ambiente, tenían que llegar desde afuera.

Al igual que otros municipios de Puebla, las dos Cholulas son parte de un excelente programa que ya cumplió 20 años.

El 5 de octubre de 2001, el Presidente Fox, arrancó el Programa de Pueblos Mágicos, implementado por SECTUR y orientado a estructurar una oferta turística complementaria y diversificada en las diferentes regiones del país y basada fundamentalmente en los atributos históricos y culturales de las localidades.

El 30 de octubre de 2012, San Andrés y San Pedro fueron protagonistas de la historia del turismo en México por constituir la primera experiencia en el país de compartir una denominación de Pueblo Mágico.

Tres administraciones federales, de dos signos políticos distintos, vieron evolucionar y mejoraron un programa cuyo mayor mérito radica en haber sido operado en colaboración con instancias gubernamentales y los gobiernos estatales y municipales.

Hay que recoordar que el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2018 fue el último que incluyó el subsidio al Programa de Pueblos Mágicos.

La semana pasada concluyó, en la Cámara de Diputados, un ríspido proceso de discusión del Presupuesto de Egresos para 2022.

La Comisión de Turismo, incluyó la sugerencia de asignarle 500 millones de pesos a los Pueblos Mágicos y con el mismo objetivo, en el PAN formulamos reservas, pero fueron rechazadas por la mayoría indolente e ignorante.

Como Diputado, refrendo mi compromiso de trabajar con los tres órdenes de gobierno para que las dos Cholulas, unidas en el afortunado concepto de Pueblo Mágico, consigan en el corto plazo mejores condiciones de seguridad, servicios, desarrollo económico, social y artístico, que permitan atraer y conservar al mejor turismo doméstico e internacional que nos merecemos.

Cholula, como polo turístico y cultural, ofrece a sus visitantes una riqueza y un esplendor de 25 siglos que se reflejan en la calidad de su mejor activo: su gente.


Fotos: Es Imagen / Katia Fernández

La mayoría indolente e ignorante

El desprecio que ostenta el régimen autoritario por la democracia; el Estado de Derecho, la división de poderes, los contrapesos al poder, las libertades ciudadanas, el entramado institucional del Estado y el Pacto Federal lesionan severamente al tejido social.

Por eso es apremiante revisar la vigencia y las condiciones del federalismo porque si bien, la armonización tributaria y la colaboración entre los estados son logros de indiscutible valor, en la actualidad, las necesidades federales se ponen por encima de las necesidades estatales y municipales, y la Federación utiliza los recursos públicos que corresponden a los estados, para alcanzar sus cada vez más opacos y clientelares objetivos.

Por eso, con la vocación federalista que ha distinguido a Acción Nacional, en la discusión del presupuesto de egresos de la federación, propuse una reserva para cambiar la fórmula con que se realiza la ministración de recursos del Ramo 33 a las entidades federativas, municipios y demarcaciones territoriales.

Se trata de un asunto de equidad y proporcionalidad mínimamente razonables.
Se plantea que los dineros de los Fondos de Aportaciones para la Infraestructura Social; para el Fortalecimiento de los Municipios y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal; de Aportaciones Múltiples; de Aportaciones para la Educación Tecnológica y de Adultos, así como el de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas, se distribuyan aplicando de manera dinámica la proyección trimestral de la recaudación federal participable, sí y sólo si, la recaudación presenta incrementos trimestrales en relación con la proyección establecida en la Ley de Ingresos para 2022.

Para tal efecto, se propuso que la recaudación federal participable sea revisada, también de manera trimestral, a efectos de reflejar su evolución positiva.
En este orden de ideas, correspondería a la Secretaría de Hacienda informar trimestralmente, sobre las ministraciones a los estados y municipios.

Desafortunadamente, la mayoría indolente e ignorante de morena-verde-pt, la rechazó, como rechazó las mil 996 reservas que presentó la oposición durante la discusión y aprobación del presupuesto de egresos de la federación.

En el PAN lo votamos en contra porque no se reflejan apoyos a los municipios en materia de obra pública, ni para prevenir y enfrentar de mejor manera la inseguridad; no se consideran apoyos suficientes para el campo y no se consideran apoyos suficientes para la prevención y erradicación de la violencia en contra de las mujeres.

El INE hoy

Nuestro sistema electoral tiene una historia de altibajos en que mujeres y hombres, desde la sociedad civil, la academia, el sector privado y los partidos políticos, generamos escenarios de negociación e incidimos en las decisiones políticas del Estado para transitar, de un régimen unipartidista en donde la autoridad electoral la representaba el gobierno, a uno democrático e incluyente en donde los ciudadanos sin partido organizan las elecciones y dan confianza al resto de los mexicanos.

EL México de los 80 era un México de grandes polarizaciones que no tenía una institución que garantizara que el voto que se depositaba en las urnas, era el voto que iba a gobernar.

Un México de grandes controles sobre los medios de comunicación y un México de un partido hegemónico que había gobernado las últimas décadas.

Un México con controles y mayorías prefiguradas en las cámaras, que exigía un nuevo modelo de organización electoral para la generación de la confianza ciudadana y su participación en la toma de decisiones por excelencia: El Voto.

No importa si su presidente se apellida Woldenberg,  Ugalde, Valdez Zurita o Córdova Vianello, lo importante es la institución democrática que diseñamos para organizar las elecciones.

Siempre y por mucho, mejores que el control del gobierno con personajes de infausta memoria que nunca más deberían participar en la vida pública como Manuel Bartlett.

Es cierto que a lo largo de su historia, ha pasado por distintos momentos de crisis, sin embargo, en todos ellos, se ha fortalecido y alcanzado el apoyo decidido del pueblo de México que siente que su INE, es una organización efectiva, honesta y útil para la democracia mexicana.
Incluso en medio de las crisis más profundas, se ha fortalecido gracias a la oportuna intervención del Poder Legislativo, que fue capaz de identificar los motivos de dichas crisis y, mediante la construcción de grandes acuerdos, propuso las modificaciones institucionales para poner al INE en condición de evolucionar, superando las carencias normativas que generaron conflictos y fortaleciendo su legitimidad.

Así se construyó el órgano electoral que hoy tenemos y que es ejemplo a nivel mundial de profesionalismo y eficacia.
Es perfectible, como todas las organizaciones humanas, pero ha dado resultados verificables y medibles.

En el PAN, a fin de detener los retrocesos que pretenden cancelar los avances democráticos y dinamitar las vías legales e institucionales de convivencia para privilegiar delirios autoritarios, decimos presente en la defensa de las instituciones del estado mexicano.

En Acción Nacional estamos convencidos de que la viabilidad de nuestra democracia pasa por la capacidad del Congreso para fortalecer al INE y para dotarlo de las herramientas -presupuestales, normativas y jurídicas- que sean necesarias para que pueda cumplir sus responsabilidades.

Esperemos que la mayoría de morena no escatime el apoyo presupuestal que se necesita para su operación y organización, por ejemplo, de la revocación de mandato.

Belisario Domínguez

La semana pasada, en la Cámara de Diputados recordamos el ruin asesinato de Belisario Domínguez ese 7 de octubre de 1913. Pero, sobre todo, recordamos el valor, la dignidad y el compromiso con la libertad, la democracia y la verdad que nos legó.

Para el Poder Legislativo mexicano, conmemorar a Belisario Domínguez es, cada año, un motivo de orgullo y de júbilo.

En el contexto de esta efeméride, anualmente el Senado de la República otorga la medalla que lleva su nombre y que reciben mexicanas y mexicanos de gran valía, gracias a un ejercicio de construcción de acuerdos que, generalmente, alcanzan el consenso de todas las fuerzas políticas que actuamos al interior del Congreso.

A lo largo del tiempo hemos visto ser condecoradas, mentes y trayectorias de todos los espectros ideológicos con el reconocimiento, el respeto y el afecto correspondiente.

De todos los legados de Belisario Domínguez, la naturalización de la diversidad en suelo patrio es, sin duda, el más importante para nuestro futuro.

Desafortunadamente las celebraciones históricas, las fechas clave de la historia y la identidad mexicana, que desde la consolidación del Estado nacional, fueron motivos de unidad, hoy se están convirtiendo en motivo de disputas y diferencias que parecen irreductibles.

Se colocaron en el centro del debate político antiguas certezas que parecían inamovibles.

Se pusieron en juego categorías políticas que pretenden definir esencias nacionales desde las cuales se emprenden luchas justicieras de carácter ideológico.

Se propone que la historia de México tenga una nueva y arbitraria fecha de nacimiento; y se pretende colocar a las personas en una u otra categoría para distinguir entre lo realmente mexicano y lo que no lo es.

Belisario Domínguez, su vida, su trayectoria y su muerte, se erigen un un dique formidable en contra de esta visión maniquea de México, de su historia, de su gente y de su futuro.

Debe ser un dique contra el maniqueísmo que ve mexicanos buenos y mexicanos malos a los qué hay que combatir y, al mejor estilo fascista, erradicar.

Como político preocupado por su país, se ocupaba de aconsejar a la ciudadanía sobre la necesidad de vigilar a sus gobernantes, decía: “Elogiadlos cuando hagan bien, criticadlos siempre que obren mal. Sed imparciales en vuestras apreciaciones, decid siempre la verdad y sostenedla con vuestra firmeza entera … nada de anónimos ni de seudónimos”.
Retumban fuerte sus palabras en nuestros días.
Hoy que se alaba la obra de un solo hombre, sin reparo, con fe ciega, sin reflexión moderada, con fanatismo desbordado.
La muerte de Belisario Domínguez fue producto de una reacción colérica del poder ante la defensa valiente de las instituciones democráticas.
Sí, Belisario Domínguez fue un crítico del poder. Su forma frontal de externar su crítica lo llevaron a su propia muerte en tiempos de represión, de intolerancia absoluta.
Que sea la vida y sacrificio de Belisario Domínguez un recordatorio sobre el papel del Congreso frente al Poder Ejecutivo y al abuso del poder.
Que nada ni nadie someta a este poder y a sus integrantes a la sumisión.
En Acción Nacional estamos listos para seguir su ejemplo.

Durante nuestro ejercicio constitucional cuidaremos y fortaleceremos nuestras instituciones, abonaremos a la unidad nacional y rechazaremos los ataques contra amplios segmentos de la población que hoy están bajo el acecho del poder.

Casa de Enlace

Durante la campaña sostuve que un Diputado Federal debería tener por lo menos 5 características para poder dar resultados y representar dignamente a sus votantes.
Ser un Diputado Parlamentario, Legislador, Fiscalizador, Negociador y Gestor.

Me detengo en esta última porque para los votantes es muy importante saber que su diputado promoverá ante las autoridades correspondientes las demandas ciudadanas para su cumplimiento, al tiempo de gestionar los recursos en el estado y la federación para que dichas autoridades municipales puedan responder oportuna y eficientemente a esas demandas y a la prestación de los servicios que les son propios.

En este sentido, como Diputado Federal, es mi obligación mantener un vínculo permanente con mis representados, a través de la oficina de enlace que puse a la disposición del público el sábado pasado.

Desde ahí se van a recibir, atender, gestionar, acompañar y canalizar -de manera profesional- las necesidades, quejas, propuestas e inquietudes de las y los ciudadanos.

Tengo la convicción de que el trabajo que voy a desarrollar los próximos tres años en la Cámara de Diputados, le servirá a las personas, familias y comunidades del Distrito 10 y a sus 7 municipios; a Puebla y a México, para que vivamos mejor y más dignamente.

En tiempos en los que, desde el poder, se promueve la división y el desencuentro y se quiere gobernar con una sola voz y alrededor de una sola persona, todas y todos los actores políticos debemos hacer política para encontrar referentes para el reencuentro; para que todas las voces y personas seamos escuchados y volver a reconocernos como integrantes de una sociedad plural, que merece recobrar la unidad.

A Cholula, a Puebla y a México le urge la reconciliación, la cortesía política y el acuerdo.

Se trata, en mi opinión, de construir un discurso ordenado, armónico, persistente y claro, que pueda amortiguar la fortaleza de la voz unipersonal.

Hagamos lo propio en cada uno de nuestros espacios políticos, Puebla bien vale la pena.

La intención de AMLO sobre la reforma eléctrica

Mucho se ha hablado y escrito durante los últimos días sobre el contenido, alcances y afectaciones de la iniciativa de reforma constitucional que presentó el presidente de la república en materia eléctrica.

Se sabe que, de aprobarse esa reforma, se tendrían consecuencias regresivas muy importantes y afectaría los avances que la reforma energética del 2013 había permitido.

Se ha mencionado que se pondría en riesgo la competitividad del país; que la llegada de las inversiones se vería seriamente disminuida porque se inhibe la libertad de invertir en energías limpias; que la generación de empleos necesariamente vendría a la baja; que la afectación al medio ambiente sería realmente grave si se regresa al esquema de la quema de carbón, combustóleo, diésel y gas natural, en un momento en el que el mundo necesita hacer todo lo posible para la regeneración del medio ambiente, además del incumplimiento a los tratados internacionales firmados por nuestro país en materia ambiental; que se atenta contra los órganos reguladores que se crearon en el pasado como la CRE (Comisión reguladora de energía) y la CNH (Comisión Nacional de Hidrocarburos); y finalmente, que es muy seguro que la judicialización de los temas será una constante realidad.

Repito una expresión muy clara del primer secretario de Hacienda de este sexenio, Carlos Urzúa sobre la reforma: “si fuera aprobada, pasaría a la historia como el mayor despropósito económico cometido durante el sexenio”.

Una vez expuesto el contenido y los alcances que podría traer la reforma a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución General de la República, y afirmando que sería un retroceso de más de 30 años en el sector eléctrico, vayamos a las intenciones que yo creo fueron los soportes para la presentación de dicha contra reforma.

Sostengo que son tres los motivos de la presentación de la contra reforma:
1) Lo ideológico: Desde la exposición de motivos se muestra claramente la descalificación a lo avanzado durante tantos años, con expresiones como: “los verdaderos objetivos de la reforma del 2013 fueron el despojo, la desaparición de las empresas energéticas del estado y el otorgamiento de beneficios ilimitados al sector privado”.

2) La necesaria polarización: He sostenido durante más de tres años que el presidente necesita de la polarización de la sociedad para sacar adelante sus proyectos. Es decir, necesita un elemento distractor sobre lo fácil de comprender, para avanzar en lo inentendible para la mayoría de los mexicanos. Es más fácil afirmar desde el poder que se benefició a los ricos dándoles la posibilidad de generar energía eléctrica que garantizarles tarifas más bajas.

3) La prueba al PRI: Sin duda alguna, se pondrá a prueba al PRI en esta votación, dado que el gobierno sólo necesita 56 votos de los 71 legisladores que tiene. Ya se ha hablado de la poca contundencia en las expresiones de sus diputados al afirmar que van a analizar la propuesta, contrario a las expresiones contundentes de los demás legisladores de la oposición que nos hemos manifestado abiertamente en contra.

Es cierto, la alianza legislativa está puesta a prueba por el presidente al presentar esta contra reforma, que, de llegar a quebrarse, se estaría en el escenario de las consecuencias y afectaciones expuestas al principio.

Esperemos que los legisladores cumplan lo que les ofrecieron a los ciudadanos al formar la alianza electoral Va por México que los llevó a obtener 71 diputadas y diputados.

#SegurodeDesempleo

El lunes pasado, las diputadas y diputados federales del PAN presentamos una iniciativa muy importante para nosotros y para miles de personas que, como consecuencia de la crisis económica que ha provocado la pandemia COVID19, han perdido su empleo, y con ello, la posibilidad de garantizar un ingreso para sus familias.

La cifra oficial de desempleados en nuestro país supera los 2.4 millones, por eso, con seriedad y responsabilidad, presentamos esta iniciativa para poderle garantizar a todos aquellos que perdieron su empleo y no han podido encontrar uno, un ingreso digno para que sus familias tengan certeza de que habrá para comer, atender los servicios básicos o para una emergencia de salud.

Pretendemos crear un seguro de desempleo para mitigar los efectos de la desocupación laboral y la falta de ingresos por las consecuencias de la emergencia económica, con un apoyo temporal de cuatro meses a mujeres y hombres que demuestren haber perdido un empleo formal, garantizando un apoyo económico de inmediato por la cantidad de 4,402 pesos mensuales, para satisfacer sus necesidades básicas y así sostener el consumo de los hogares para lograr reactivar la economía de una manera rápida.

Ahora bien, lo importante también es saber de donde pueden salir esos recursos para hacerle frente a este seguro, por lo que sugerimos una redirección del 9% de los recursos asignados a los megaproyectos del tren maya, el aeropuerto Felipe Ángeles y la refinería de dos bocas por cuatro meses, lo que equivaldría al .16% del presupuesto de egresos de la federación.

¿Es posible que prospere la propuesta? Claro que es posible. Incluso un diputado federal de morena ha presentado una propuesta similar que podría tomarse en cuenta para atender una de las principales problemáticas que en México se presentan.

El seguro de desempleo será realidad si existe la voluntad política de los diputados federales de morena. Incluso, en la CDMX ya existe un seguro similar, aunque con menos cantidad de apoyo en dinero.

Otros países han demostrado la eficacia de esta medida en Latinoamérica, en Estados Unidos y en Canadá.

Esperamos que se demuestre la sensibilidad de todas y todos los involucrados, dejando atrás colores y partidos para legislar y hacer lo que sea mejor para México.

Foto: Es Imagen / Daniel Casas

Revocación de mandato

El martes pasado se discutió en la Cámara de Diputados la Ley Federal de Revocación de Mandato, que tiene por objeto regular todo el proceso, desde los aspectos preparatorios, hasta la conclusión con la declaratoria de revocación, en su caso.

La Ley reglamenta desde la petición ciudadana para solicitar la revocación de mandato, pasando por los actos previos a la consulta, la jornada de la consulta, el computo, los resultados, los requisitos para que la consulta sea vinculatoria, los medios de impugnación, hasta la separación del cargo del presidente de la República, cuando así resulte.

Será nuestro INE quien se encargará de verificar se cumpla con el requisito de que la solicitud de cumpla con el apoyo de por lo menos el 3 por ciento de la lista nominal de electores; igualmente tendrá a su cargo la difusión del proceso, los actos previos a la jornada de revocación de mandato, la instalación de las casillas, el conteo de la consulta, así como dar el resultado del proceso.

Al Tribunal Electoral le corresponderá atender los medios de impugnación que se presenten con motivo del proceso y la emisión de la declaratoria de revocación, cuando proceda.

En el PAN no impulsamos el tema, porque creemos y confiamos en nuestro diseño institucional que permite estabilidad política y gubernamental, y en tiempos recientes, ha favorecido la alternancia política en nuestro país.

En su tiempo, no suscribimos la idea de que el presidente se tuviera que someter a una consulta por un tema de pérdida de confianza, la confianza en el gobernante se expresa en nuestra democracia representativa al generar mayorías a su favor o se rechaza a través de gobiernos divididos que abren la puerta al pluralismo en la deliberación de las agendas legislativas y la aplicación de las políticas públicas.

En lo que si creemos y es lo que nosotros promovemos, es una participación ciudadana mucho más activa para exigir a los gobiernos que cumplan con su trabajo y tengan buenos desempeños, para que haya transparencia y rendición de cuentas para que haya mejores ejercicios y escenarios de gobernanza en México.

La sociedad no es más o menos activa por participar en una consulta pública ni por legitimar a un presidente en el ejercicio de su encargo.

El gobernante debe concluir su mandato constitucional y es el ciudadano, si le ha perdido la confianza, en el día de la elección constitucional, cuando puede cambiar de opinión y votar en consecuencia.

Celebro que la colegisladora no haya caído en la tentación de dejar la pregunta, como se pretendía, para transformar el proceso de revocación de mandato en un ejercicio solamente de ratificación, lo cual, no solo habría desvirtuado la esencia de la reforma aprobada por el constituyente permanente; si no que además, habría sido una violación flagrante a lo mandatado por la propia Constitución, judicializándose seguramente, antes de entrar en vigor.

El Senado resolvió a medias el asunto, porque la propuesta original planteaba una pregunta que sugería la ratificación del mandato, pero lo que marca claramente la constitución es la revocación de mandato, que es la figura de democracia directa aprobada.

La redacción que propuso la colegisladora no conduce a dar una respuesta contundente a la revocación: Sí o No, sino que planteaba dos escenarios diferentes sobre los que la ciudadanía tendría que optar.

En Acción Nacional votamos a favor del dictamen por la responsabilidad que tenemos de que las cosas se hagan de mejor forma, aunque presentamos para discutir en lo particular varias reservas para que el presidente de la República no pueda incidir en la decisión de los ciudadanos, para checar las sanciones por incumplir los términos de la ley, y para determinar con claridad sobre la transparencia y fiscalización de los recursos a utilizarse.

Porque de nada sirve acudir a estos instrumentos para simular la apertura democrática, si en su diseño existen fallas de origen que revelan los verdaderos intereses e intenciones de quienes los promueven.

Foto: Cámara de Diputados

Vas o no vox

El fin de semana se agitó el ambiente político por una reunión que sostuvieron, a título personal, algunos senadores con el dirigente de vox, el partido español ubicado en la geometría política, en la ultraderecha.

El encuentro no hubiera tenido mayor repercusión, si no se hubiera subido a las redes sociales institucionales del grupo parlamentario del PAN en el Senado y si no hubieran firmado lo que se conoce como la carta de Madrid, algunos senadores.

Por la importancia del caso utilizaré este espacio para incorporar la posición que surge de la comisión política del Partido Acción Nacional y que deja claramente establecido que el PAN, no ha sido ni será aliado de ese partido español.

“Nuestra contraparte oficial en España es el Partido Popular, con quien compartimos membresía en diversas internacionales partidistas. En consecuencia, no tenemos ningún tipo de relación institucional con el partido VOX.

Acción Nacional, busca la construcción de un centro político en donde, a partir de nuestros principios y valores, la diversidad es bienvenida y se celebra.

La civilidad política del PAN ha ayudado a formar en nuestro país, parte de la concepción del diálogo y del acuerdo entre quienes piensan diferente, y cuando las circustancias lo han ameritado hemos aprobado piezas legislativas fundamentales con nuestros adversarios políticos, como lo han sido las diversas reformas políticas o las de derechos humanos o la propia Constitución de la Ciudad de México, que han resultado claves en la construcción del México moderno.

Acción Nacional desde su fundación en 1939, ha tenido una concepción pluralista, de apertura al diálogo, de disposición al debate, sin tratar al adversario político como enemigo, sin la utilización de la polarización social como arma política, sin apropiarse de una parte de la historia patria para manipularla a conveniencia o a la circunstancia política, con esa concepción de apertura política y sin merma de nuestros principios de doctrina y con pleno respeto a la vida institucional del país, contribuimos de manera determinante a impulsar una transición democrática pacífica, donde se alojaron todas las fuerzas políticas del país. Parafraseando a nuestro fundador Manuel Gómez Morín, con esa concepción de apertura el PAN construyó, a pesar de las diferencias políticas, un campo común de acción y de pensamiento, que dio origen a las instituciones que hoy sostienen la democracia mexicana. Especialmente en estos momentos, en que estas instituciones se encuentran amenazadas por un gobierno autoritario y populista, el PAN refrenda su compromiso con la democracia liberal.

El PAN es un partirdo incluyente que siempre ha reprobado las posturas y conductas discriminatorias, sean xenofóbicas, racistas, antisemitas, homofóbicas o cualquier otra. De manera particular, Acción Nacional en esta época donde el fenómeno migratorio se ha convertido en un problema mundial, reafirma la plena vigencia de los derechos humanos de los migrantes, contenidos en nuestra Constitución y en los tratados que hoy son ley de la nación. Además, condena la construcción de cualquier clase de muro de contención, sea ideológico o coactivo y reprueba tajantemente criminalizar la migración. Frente a ello, Acción Nacional postula la solidaridad entre naciones y personas, así como los mecanismos subsidiarios que ayuden a proteger y garantizar los derechos humanos de todas las personas que buscan mejores condiciones de vida en otro país. Tenemos muy presente el ejemplo de la Alemania de Ángela Merkel, que con su liderazgo solidario y apoyada por su partido, la Unión Cristiano Demócrata, abrió las puertas de su país a los migrantes que huían de condiciones de guerra, represión y extrema pobreza.

En Acción Nacional siempre hemos estado a favor de las libertades y derechos de las mujeres. Desde 1939 insistimos en el voto para la mujer, como gobierno creamos el Instituto Nacional de las Mujeres y fue a partir de una iniciativa del PAN que se incorporó la paridad de género en la Constitución. Estamos a favor de la vida desde el momento de la concepción pero en contra de la criminalización de las mujeres que se vean obligadas a interrumpirla.

Las alianzas internacionales que el PAN ha construido con otros partidos, como son el caso del Partido Popular en España y los que forman parte de la Organización Demócrata Cristiana de Améica (ODCA) o la Internacional Demócrata de Centro (IDC), han sido siempre en torno a valores humanistas y democráticos.

El Partido Acción Nacional es un partido humanista y centra su pensamiento y acción en la primicia de la dignidad de la persona, en el libre desarrollo de su personalidad y reconoce sus plenos derechos para ejercerla, con lo cual, cada individuo ha de coexistir creativa y solidariamente con la libertad y los derechos de los demás.

Nuestro ideario, al igual que nuestra Carta Magna y los distintos tratados de derechos humanos de que Mexico es parte, rechaza toda forma de discriminación o de desigualdad de oportunidades, que pueda generarse por razón de origen étnico o nacional, género, edad, discapacidad, condición social, condición de salud, religión, opinión, preferencia sexual, estado civil y cualquier otra que atente contra la dignidad humana y que tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y las libertades de las personas”.

Hace 30 años

Era el año 1991, las elecciones federales se realizaron el domingo 18 de agosto, y con el resultado, el Partido Acción Nacional obtuvo 89 curules en la Cámara de Diputados, una de ellas, le correspondió a un joven que había estudiado para la política y que portaba una gran ilusión y esperanza por cambiar a México.

Por eso, hace 30 años rendí por primera vez protesta como legislador federal.

Iniciaba la segunda mitad del sexenio del presidente Carlos Salinas de Gortari y su partido, el que hasta ese momento era hegemónico, el Partido Revolucionario Institucional, tenía 320 Diputados y Diputadas Federales.

Estaba muy cerca de tener la mayoría calificada para poder reformar la constitución, pero necesitaba de la oposición para que las reformas propuestas tuvieran la legitimidad necesaria frente a un gobierno altamente cuestionado por su origen electoral.

El grupo parlamentario del PAN con responsabilidad trabajó intensamente para construir esas reformas que nuestro país necesitaba y que fueron presentadas por el que, en ese entonces, se le reconocía como el gran legislador, el presidente de la república.

Menciono sólo tres reformas constitucionales que se aprobaron en esa legislatura porque me parecen no sólo las más importantes, sino también, las más emblemáticas.

La reforma al artículo 3º constitucional en materia de educación, para precisar la garantía individual del acceso a la educación; la reforma al artículo 27 constitucional para dar mayor certidumbre en la tenencia de la tierra a ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios, y la reforma constitucional al artículo 130 en materia de relaciones iglesia-estado para reconocer la personalidad jurídica de las iglesias y agrupaciones religiosas.

Fue una legislatura muy productiva que le dio a nuestro país esas reformas tan necesarias.

A 30 años de distancia, el domingo 29 de agosto de este año, rendí protesta como Diputado Federal a la LXV Legislatura, como entonces, pertenezco al grupo parlamentario del PAN y ahora, somos 114 Diputadas y Diputados que trabajaremos intensamente por defender las instituciones que durante años hemos construido en este país; para defender la democracia y por supuesto, para defender el estado de derecho.

Como hace 30 años, llego con una gran ilusión, pero ahora con la experiencia adquirida de 30 años en la vida pública, sabedor de que el momento que vive nuestro país, exige la responsabilidad en la actuación y el compromiso suficiente para buscar siempre lo que sea mejor para México.

Ser legislador es un alto honor que debemos respetar en todo momento.

Por mi parte, me declaro listo para la aportación en el debate de las ideas, para la construcción de los consensos que se necesitan y para el diálogo que fortalece el camino al acuerdo.

¿Anaya es un canalla?

Un canalla es, de acuerdo con la real academia de la lengua española, una persona despreciable y de malos procederes. En cambio, un canallín, fue para un candidato presidencial, un término utilizado para descalificar a otro candidato presidencial en el marco de un debate organizado por el Instituto Nacional Electoral y transmitido a nivel nacional por las principales cadenas de radio y televisión de este país.

La expresión utilizada, logró ubicar en el comentario y la picaresca política a un candidato señalado por haber participado en un supuesto fraude por la compra de unas naves industriales durante el resto de la campaña electoral, afectando, por supuesto, su honorabilidad y el apoyo ciudadano de muchos que se creyeron la historia diseñada desde el poder.

En ese entonces gobernaba Peña Nieto y se manejó una denuncia presentada que funcionó porque un panista era el que acusaba y otro panista lo respaldaba, -hoy ninguno de los dos milita en el PAN-, pero después del resultado electoral, en donde López Obrador gana sin cuestionamientos, ya no tenía caso seguir con la historia, por lo que, en noviembre del 2018, la PGR cierra el caso al no encontrar elementos para la investigación y exonera al propio candidato presidencial Ricardo Anaya.

Pasaron muchos meses y el pleito entre el acusado y el acusador vuelve a tomar dimensiones de escándalo al conocerse que ahora, la persecución contra Anaya es para que responda por imputaciones presentadas en su contra, por cohecho y lavado de dinero, por parte de la Fiscalía General de la República basándose en el dicho de un testigo protegido, que por cierto, ha cambiado su declaración para imputar a Anaya y quién sabe a cuantos más.

Ahora resulta que para el presidente López Obrador, Ricardo Anaya ya no es el canallín del 2018, sino que ahora, lo descalifica al señalarlo en cadena nacional en su mañanera como “marrullero”, porque Anaya anunció que no se iba a presentar ante la fiscalía porque estaba claro que era un “cuatrote” para meterlo preso y quitarle sus derechos políticos, y así impedirle su probable participación en las elecciones presidenciales del 2024.

Nuevamente la descalificación desde el atril y micrófono presidencial.

Se le olvidó que, en 2005, cuando compareció en la Cámara de Diputados en su defensa por el juicio de desafuero, culpaba al presidente de la república de hacer campaña en su contra.

Acusaba de procedimientos deshonrosos y de actuar de manera facciosa al presidente de la república y acusaba al presidente de la corte de supeditar los altos principios de la justicia y de la constitución, a las meras consignas políticas.

¿Acaso no parece repetirse la misma historia?

La diferencia es que ahora él es el presidente de la república y pareciera utilizar a las instituciones en su beneficio y con un afán persecutorio, supeditando los altos principios de la justicia y la constitución a sus meras consignas políticas.

La diferencia es que ahora el perseguido es un opositor del sistema que el encabeza y que está alzando la voz para denunciar las irregularidades del proceso seguido en su contra.

Así como en 2005 López Obrador acusaba, ahora Anaya lo acusa de actuar de manera vengativa y con rencor, al tiempo de utilizar procedimientos deshonrosos.

En lo personal pienso que Anaya no es un canalla y que el presidente debe avocarse a trabajar y resolver los problemas nacionales y no andar desacreditando y persiguiendo políticos.

El juicio de desafuero del 2005 catapultó la popularidad de López Obrador. ¿Será que la denuncia presentada y el escándalo mediático y de redes sociales catapultarán a Anaya para el 2024?

Foto: Es Imagen / Archivo

Hernán Cortés: Encuentro y Conquista

Hace unos meses me regalaron un extraordinario libro, que no quise leer hasta que hubiera pasado el 13 de agosto, día en que se cumplieron 500 años de lo que se conoce como la caída de México-Tenochtitlan, dando paso a conmemorar el nacimiento de una nueva Nación.

No lo quise leer porque quise esperar a conocer las reacciones que seguramente iban a venir desde el poder, dado que ya habíamos conocido la exigencia del presidente para la reivindicación de los pueblos originarios, comenzando con una expresión de perdón exigida al Rey de España y al Papa en Roma, por lo que él llama los abusos cometidos contra los pueblos indígenas.

El libro no tiene desperdicio, está escrito por quién se autodefine como un “ciudadano del mundo”, Juan Miguel Zunzunegui y lleva por título, Hernán Cortés, encuentro y conquista, editado por Grijalbo.

Desde el prólogo, el primer párrafo es el que atrapa a su lectura y disfrute de la misma con la pregunta: “¿Quién nos enseñó a odiarnos a nosotros mismos?

Afirma el autor que ésa es la pregunta más importante que debemos responder, pues es el origen de todas nuestras derrotas.

Esta pregunta nos debe motivar a la reflexión de todo aquello que en el pasado y más en el presente, culpa a España, a los españoles y en especial a Hernán Cortés de todo lo malo que nos ha pasado, para responder si México y los mexicanos debemos seguir recordando y viviendo en una lucha constante entre buenos y malos; entre descendientes de españoles o descendientes de mexicas; entre conquistadores y conquistados; entre vencedores y vencidos.

Eso es lo que ha provocado el presidente al tratar de cambiar la historia para afirmar que el 13 de agosto de 1521 no se llevó a cabo la conquista de México, sino que, a 500 años de distancia, lo que se debe celebrar es la resistencia de los pueblos indígenas.

Coincido con el autor del libro mencionado que las condiciones de pobreza en la que se encuentran los pueblos indígenas, no es culpa de la conquista, sino de todos los gobiernos que han pasado a lo largo de 500 años y que no pudieron, ni han sabido como integrar a los pueblos indígenas al desarrollo, pero eso sí, ahora se encuentra una excusa perfecta en el discurso maniqueo de la conquista.

A mi me parece que “ya chole” con seguir promoviendo discursos de odio y polarización, para concentrarnos en lo realmente importante, como salir adelante.
Sí, hay que sanar las heridas del pasado sin avergonzarnos y avocarnos en la construcción del presente.

México, el nuevo México, no podría explicarse sin España. Los mexicanos no podríamos explicarnos sin la riqueza cultural de los españoles.

Prefiero empezar a construir una relación de respeto mutuo para preocuparnos por los problemas presentes, que muchos de ellos, por cierto, no existían en 1521.

Por eso me quedo con el cartón rictus publicado en el financiero el lunes 16 de agosto, en donde el fantasma de Hernán Cortés se aparece en palacio nacional al presidente López Obrador y le dice: “¿Y si mejor liberas a tu pueblo del narco, la corrupción, la pandemia, la inseguridad y la crisis que lo tienen conquistado, y a mí me dejas en paz?

Por lo pronto a seguir con la lectura. Se los recomiendo ampliamente.

Primero mas pobres

Desde su campaña electoral en 2018, Andrés Manuel López Obrador afirmó que su política social iba a estar dirigida a los grupos vulnerables y entre ellos, primero los pobres.

A dos años y medio de ejercicio gubernamental, con datos del informe anual del CONEVAL, (Consejo Nacional para la evaluación de la política de desarrollo social) en materia de medición de la pobreza, ha quedado demostrado que en México las políticas públicas no son para atender primero a los pobres, sino para generar más pobreza, y, por lo tanto, tener más pobres en nuestro país.

Así lo indica la encuesta aplicada. En 3 años de gobierno, el número de pobres aumentó 4 millones 700 mil con respecto al 2018, es decir, de haber tenido 51 millones en el 2018, en el 2020 aumentó a 55 millones 700 mil.

Sin embargo y para no perder la costumbre, el presidente de la república desestimó los resultados del informe anual de CONEVAL.

El presidente no entiende que hay un mayor número de mexicanos en pobreza por la caída del ingreso por trabajo y la fallida política social de apoyos por parte de su gobierno.

Según la encuesta de ingresos y gastos de los hogares que elabora el INEGI y que proporciona un panorama estadístico del comportamiento de los ingresos y gastos de los hogares en cuanto a su monto, su procedencia y distribución, los hogares que se ubican en el primer décil (el más pobre) recibieron menos beneficios del gobierno con relación al 2018, es decir, la redistribución de los apoyos del gobierno estuvo mal enfocada porque no benefició a los hogares más pobres y el apoyo recibido fue menor.

A pesar de la presentación de los datos duros del CONEVAL y del INEGI, el presidente insiste que su política de bienestar ha sido uno de los aciertos más positivos de la historia del país, enfatizando que como “nunca antes”, se está atendiendo a los pobres.

Hace unos días afirmó que no aceptaba el resultado de esa encuesta, que tenía otros datos y que creía que la gente estaba recibiendo más apoyos, y aún con la pandemia, la gente tenía para su consumo básico.

Es de preocupar que se desestimen esta clase de estudios e informes de instituciones calificadas para creer que México vive otra realidad.

Sugiero que el presidente cambie su discurso para que en lugar de afirmar que en su política de desarrollo social están primero los pobres, adecuarlo con la realidad existente de que, en México, su política de bienestar ha llevado a tener más pobres, es decir, primero más pobres.

Foto: Presidencia de México

Galimatías o consulta pitera

Un galimatías se sabe que es, según el diccionario, un lenguaje difícil de comprender por la impropiedad de las frases o por la confusión de las ideas, además de ser usado cuando se trata de expresar algo de forma complicada.

Pues eso fue exactamente, lo que con la impropiedad de las frases que contiene la pregunta que la Suprema Corte de Justicia de la Nación introdujo para que se llevara a cabo la consulta popular del pasado domingo 1 de agosto, se planteó.

A ver si Usted entiende la pregunta: “¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?

La pregunta de la consulta no era para enjuiciar a los expresidentes Peña Nieto, Calderón, Fox, Zedillo y Salinas, pero sirvió como instrumento de propaganda para descalificar a los mismos y por supuesto, al pasado.

La pregunta no era para acabar con la corrupción, y mucho menos, de la pregunta se podía inferir que se iba a meter a la cárcel a alguien.

En todo caso, de haber alcanzado el porcentaje de participación exigido por la ley, el 40 por ciento y que el resultado haya sido mayoritariamente un sí a la pregunta planteada, haría vinculante el hecho de “emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas” tomadas por los actores políticos.

De acuerdo con el diccionario electoral del INEP, un actor político “es una persona o grupo que desempeña un papel relevante que afecta directamente las operaciones de una estructura dentro del sistema político, sin importar lo pequeño que este pueda ser”.

Así las cosas, entonces un actor político es un votante, un representante popular, un dirigente partidista, una autoridad gubernamental o una autoridad electoral.

¿Contra quien entonces se podría haber actuado? En la amplitud de la interpretación, pues contra todos los actores políticos del pasado, pero ese no era el objetivo.

Desde mi personal punto de vista, aunque muchos afirmen que la consulta ciudadana fue un fracaso, yo creo que tuvo un ganador indiscutible y ese fue el presidente López Obrador que la propuso desde el principio.

Creo que es el ganador porque vuelve a poner en la línea del debate, una nueva discusión que solo incita a la polarización sobre si vale la pena o no consultarles a los mexicanos sobre ciertos temas, para quizá, llegar después a descalificar la necesidad de elegir para gobernar.

Para la mayoría, no era un secreto que la participación ciudadana iba a ser muy baja y que no iba a alcanzar el porcentaje exigido para hacerla vinculante. No importaba para el presidente.

Desde el principio su narrativa fue que se iba a enjuiciar a los expresidentes, aunque su objetivo era seguir desacreditando y desgastando al INE, ahora con la crítica de que, si no se hubieran utilizado esos 528 millones de pesos, entonces se los hubieran robado.

Es otro golpe al INE, que, entre otras cosas, debería investigar y castigar a los responsables de esos videos aparecidos en redes sociales en los que se nota claramente como se marcan boletas y se introducen en las urnas, o deslindarse si es que no eran funcionarios del instituto y denunciarlos.

Que lástima que el primer ejercicio de consulta ciudadana haya iniciado con una pregunta con ideas confusas, un galimatías pues, y haya terminado con esa baja participación, además de ser conocida y recordada en redes sociales como una #ConsultaPitera.

Foto: Es Imagen / José Castañares

Saúl Huerta terminará con fuero

Una vez más, la mayoría aplastante que tiene Morena en la Cámara de Diputados frustró la posibilidad de convocar a un período extraordinario de sesiones para que se votara el dictamen de la sección instructora para quitarle el fuero constitucional al diputado federal Saúl Huerta, para que pudiera ser procesado por el delito del que está acusado, abuso sexual de, por lo menos, un menor de 15 años.

La sección instructora determinó hace casi un mes que procedía el desafuero promovido por la fiscalía general de Justicia de la CDMX el 27 de abril, en contra del acusado y dar paso a que la Cámara de Diputados convocara a periodo extraordinario de sesiones para convertirse en jurado de procedencia y desahogar el caso.

El periodo extraordinario de sesiones propuesto no se llevó a cabo en la segunda semana de julio porque la votación se difirió para otro momento, dado que había criterios encontrados sobre la votación, por separado, de los diferentes temas incluidos.

En un nuevo intento para tener un periodo extraordinario, el día de ayer la mayoría de Morena decidió cancelar la reunión de la Primera Comisión de trabajo de gobernación que votaría el respectivo dictamen, lo que provoca que no exista materia para que el día de hoy (martes 27) se discuta en la comisión permanente la viabilidad para convocar a un periodo extraordinario de sesiones para votar el desafuero del diputado federal.

Así las cosas, a 35 días de que concluya su periodo constitucional como diputado federal Saúl Huerta, acusado de abuso sexual de menores, terminará con el fuero que la constitución le otorga por el hecho de ser diputado, impidiendo que, en estos 35 días, la autoridad ministerial proceda en su contra.

El problema aquí no es si dentro de 35 días enfrentará el proceso judicial por el que está acusado, si es que decide enfrentarlo, porque quizá para entonces, ya haya salido del país para no enfrentarlo, dejando una ola de frustración al afectado y a sus familiares.

El problema es que Morena y sus aliados, una vez más no cumplieron con su responsabilidad de facilitarle a la justicia, local o federal, su actuación en casos de corrupción como el de Mauricio Toledo, acusado de enriquecimiento ilícito durante su gestión como delegado en Coyoacán y de Saúl Huerta, acusado de abuso sexual de menores.

Lo hemos dicho en público y en privado, en Acción Nacional estamos a favor de la transparencia, el combate a la corrupción y la defensa de los menores. por ello apoyamos el desafuero de estos legisladores.

Foto: Cámara de Diputados

Ahora sí, todos a vacunarse

“Es muy importante insistir en la vacunación porque es la mejor manera de protegernos, está comprobado” dijo el presidente López Obrador en su mañanera del día de hoy, martes 13 de julio, al insistir que una vez vacunados, existe menor posibilidad de contagio del virus covid-19.

Que diferente declaración a la emitida al inicio de la pandemia cuando sostuvo que no había de que preocuparse, que no pasaba nada y que incluso, había que abrazarse sin mantener el distanciamiento social recomendado por las autoridades sanitarias.
Que el virus no hacía lo que el viento a Juárez.

Que fue lo que cambió en el discurso del presidente a casi 16 meses de que las autoridades mexicanas aceptaron la existencia de la pandemia.

Que diferente es no haberle dado importancia a la existencia del virus, y de la pandemia que se presentaba, a considerar ahora que la vacuna es lo que puede salvar vidas y por lo cual, el gobierno está redoblando esfuerzos para incluso, instaurar operativos especiales en los municipios de la frontera norte, con el objetivo de reanudar las actividades económicas y comerciales.

Aplaudo esta postura del gobierno, porque, aunque hacen falta vacunas, es muy importante que día con día se incremente el número de mexicanos vacunados ante la amenaza latente de la aparición de una nueva cepa del virus y su tercera ola de repuntes en los contagios.

El dato oficial nos marca que se han vacunado más de 50 millones de personas, dato importante, pero no suficiente.

Hasta el día de ayer se reconoció un incremento del 22% de los contagios con respecto a la semana anterior, es decir, que en México ya se han contagiado más de dos millones y medio de personas.

No hay que cantar victoria porque los países responsables se están preparando para hacerle frente a esta tercera ola de contagios. Ojalá que la declaración presidencial se enmarque en esos preparativos, porque ya sabemos que, en nuestro país, los gobernantes se han tenido que retractar de sus afirmaciones y del manejo que han tenido con la pandemia.

Al principio, López Obrador dijo que no nos iban a hacer nada los infortunios ni las pandemias ni nada de eso, y estamos inmersos en una crisis económica que no parece encontrar la salida y una crisis de seguridad que va al alza.

López Gatell dijo que el presidente no se iba a contagiar porque tenía la autoridad moral que lo protegía, y se contagió.

Le apostaron a que en México la vacuna AztraZeneca fuera la que se aplicara en mayor número de dosis y no ha sido así.

López Gatell afirmó que no se iba a llegar a los 30 mil muertos y ya vamos en la cifra nada aceptable de 250 mil decesos.

En fin, lo importante es que los mexicanos sigamos haciendo conciencia que aún con la vacuna impuesta, se deben seguir tomando esas medidas de sanidad y protección que recomendó la autoridad sanitaria desde hace mas de un año y que siguen vigentes para todos, aunque el presidente siga sin usar cubre bocas.

*Es Diputado Federal Electo por el Distrito 10 con cabecera en San Pedro Cholula

Quién es quién en las mentiras

Anunciar una sección en las mañaneras para identificar quién es el que miente en los medios de comunicación y en las redes sociales, según el presidente, pareciera un exceso en su actuación.

Pero no, no se sorprendan. Lo he escrito desde hace mucho tiempo. López Obrador introduce distractores mediáticos cada vez que no tiene argumentos para enfrentar la realidad de un país que se gobierna a su capricho.

La manera para hacerlo durante las conferencias de prensa a modo, que se inventó desde el 8 de diciembre del 2018, ha sido descalificando, desacreditando, acusando, justificando, amenazando o mintiendo, cuando surge un tema que le resulta incomodo hacerle frente.

Por ahora solo detengámonos en el último término: Mintiendo.

De acuerdo con un estudio realizado por Luis Estrada director de la consultora política SPIN, el presidente López Obrador, hasta el 30 de junio, ha hecho 56,181 afirmaciones falsas o engañosas en sus mañaneras, es decir, que ha mentido en prácticamente todas sus apariciones mediáticas diarias.

Insisto en que utilizar este tipo de afirmaciones no verdaderas es para introducir distractores en el imaginario colectivo, para distraer a través de un tema indeterminado y no enfrentar los temas y los datos que verdaderamente son importantes para la buena marcha de un gobierno.

Por ejemplo, en materia de seguridad, para justificar sus nulos resultados, recurre a la acusación, mintiendo, de que la seguridad estaba en manos de la delincuencia y culpando a los gobiernos anteriores de la violencia heredada.

Debemos recordar que al inicio de su administración afirmó que iban a bajar los índices de violencia, lo cual, evidentemente no ha ocurrido, por lo que podemos afirmar que mintió en esa ocasión y ha seguido mintiendo para justificar su actuación timorata frente a la delincuencia.

Los primeros 29 meses del gobierno de morena han sido mucho más violentos que las dos administraciones anteriores.

Sólo para ilustrar un poco presentemos algunas cifras. Los homicidios dolosos acumulados pasaron de 39,983 en el gobierno de Peña Nieto a 70,415 con López Obrador y de la misma manera, los robos a negocios acumulados, ene l mismo periodo, pasaron de 181 mil a 240 mil en este gobierno.
El problema que se genera con el incremento de estos delitos es que uno daña a la sociedad en su conjunto y el otro daña a la economía mexicana, sin existir la posibilidad de vislumbrar un futuro diferente si el incremento de esos delitos subsiste por la falta de una estrategia a implementar en materia de seguridad.

Pero lejos de enfrentar el tema con responsabilidad y visión de estado, utiliza los distractores mencionados.

Para el presidente es mejor que se hable de quién es el que miente, en lugar de discutir una estrategia en materia de seguridad de las familias mexicanas.

Así las cosas, de gobierno y sus “detectores” de mentiras. No se espante si en un futuro cercano, se crea en el gobierno una procuraduría especializada para detectar mentiras, pero no del presidente, sino de los que él señale como sus adversarios.

México y su democracia

Entre julio de 2018 y junio de 2021, en México vivimos 3 años de una gran intensidad política.

Tan pronto como tomó posesión el presidente, las visiones encontradas comenzaron la disputa por la suerte de la patria.

La lógica de presentar dos México se convirtió en la herramienta de acción política del presidente López Obrador, es decir, la lógica de un pasado corrupto y corruptor, enfrentada a la lógica del México transformado sin corruptos, ni corrupción.

Para ello, los mensajes centrales de su discurso político se basaron en una visión maniquea de la realidad, en la cual sus adeptos son el pueblo bueno y sabio, y sus contrincantes, todos aquellos que representan, para él, los males nacionales.

Las acciones más emblemáticas del inicio de la administración lopezobradorista fueron mensajes contundentes de su deseo de fundar una nueva realidad política en la que las mayorías que apoyaban su gobierno debían imponerse sobre las minorías derrotadas en la elección del 18.

Para construir esa narrativa, era indispensable que todos aquéllos que pudieran ser vistos como privilegiados fueran colocados en el lado obscuro de la historia.

Desde el Ejecutivo Federal se intentó debilitar, la autonomía de los órganos constitucionalesd, con reducciones presupuestales, designaciones de personajes afines al gobierno, o con amenazas suficientemente creíbles para provocar renuncias.

Desde el poder se construyó un patíbulo mediático para desacreditar y amenazar, sin pudor ni rubor alguno, a cualquier agente social o político que intentara oponerse a sus decisiones con el uso nunca visto, de la Unidad de Inteligencia Financiera con fines de persecución política.

Al acercarse la elección del 2021, el objetivo parecía ser el debilitamiento de la autoridad electoral, el INE.

Este escenario provocó la natural reacción que avivó la polarización de la vida social y política de México. Muy pronto se escucharon a los analistas políticos y a los periodistas especializados, hablar de indicios de regímenes populistas y autoritarios, en las formas de gobernar y en las decisiones de gobierno.

Muy pronto observamos a la sociedad civil organizándose para encontrar la forma de solucionar los problemas que generaban las decisiones del gobierno y las luchas jurídicas en instancias jurisdiccionales y posteriormente, en la participación electoral.

El reciente proceso electoral nos deja sus mejores lecciones.

La sociedad mexicana dejó en claro que está dispuesta a cuidar y defender la vida democrática de México. Los altos niveles de aprobación del presidente de la República no fueron una razón suficiente para convencer a los mexicanos de suspender la normalidad democrática.

Al contrario, como cada tres años, nuevamente los ciudadanos aceptaron participar en el proceso como funcionarios de casilla regalando un día –largo, demandante y extenuante- a la democracia mexicana; nuevamente los ciudadanos mexicanos decidieron participar en el proceso electoral y están conformes con los resultados que decretó la autoridad electoral.

En todo el país, las redes sociales se inundaron de mensajes y fotografías de personas orgullosas de haber desempeñado un cargo en las casillas o de haber cumplido el deber de votar. En todo el país las redes sociales se inundaron de imágenes de candidatos triunfadores y orgullosos de la autoridad electoral que terminó con altos niveles de legitimidad.

La democracia funcionó con toda normalidad y esto, por si mismo, es un daño relevante para la estrategia presidencial, quién deberá entender que gobierna a un pueblo que no está dispuesto a ceder el preciado bien político de vivir en democracia.

Foto: Es Imagen

Agradecimiento

El domingo 06 de junio, los poblanos, especialmente la ciudadanía del Distrito 10, se expresó responsablemente en las casillas, demostrando su vocación democrática, con una participación superior al 52%.

Agradezco a los que participaron en las elecciones más importantes de la historia de nuestro país como promotores del voto, como representantes de casilla, como movilizadores y como parte de un gran equipo.

A quienes me brindaron su apoyo y su voto, les agradezco porque me compromete a llevar su voz al Congreso, para cumplir con los compromisos que adquirimos durante la campaña y que seguramente se verán reflejados en la calidad de vida de los poblanos.

Felicito a mis adversarios por su reconocimiento a los resultados, les invito a seguir trabajando por nuestro distrito desde el respeto, el consenso y la democracia.

A quienes votaron por otras opciones, cuentan conmigo para llevar al congreso sus inquietudes y necesidades, para lograr consensos que logren una ruta común que nos una, con el único objetivo de trabajar por y para las y los poblanos, sin importar su ideología o preferencia política.

A mi familia, le agradezco el apoyo brindado, son mi inspiración, mi fortaleza y mi razón de volver a la política activa para trabajar por lo que más quiero, mi país, mi estado y mi gente, desde la política.

A mi equipo de campaña, así como a los militantes y simpatizantes del PAN, del PRI y del PRD, que asumieron junto conmigo el reto de manera apasionada, responsable y desinteresada, con el fin de trabajar incansablemente para que los habitantes del distrito 10 tuvieran una autentica representación en el congreso, muchas gracias.

Lo importante fue la suma de esfuerzos para lograr el triunfo en un distrito que muchos veían perdido para el PAN.

Esa es la diferencia entre integrarse a un equipo o pertenecer a un grupo político.

Los grupos restan, los equipos suman. Los grupos dividen, los equipos multiplican. Los grupos excluyen, los equipos integran.

Dicho en una frase que acuñé hace algunos meses. “En los equipos debemos ir juntos, unidos y en la misma dirección”.

A los medios de comunicación, organizaciones sociales, gremios, asociaciones, jóvenes, mujeres, empresarios, estudiantes, emprendedores, artesanos, artistas, a todos los que me instaron a realizar compromisos, les confirmo que cumpliré mi palabra.

Hemos ganado los hombres que creemos en la igualdad; han ganado las mujeres que quieren vivir seguras y libres; han ganado los jóvenes que quieren emprender y hacer realidad sus sueños; han ganado los que quieren una vejez tranquila; han ganado los comerciantes que quieren trabajar por sus familias; han ganado los empresarios que le apuestan al desarrollo y al progreso de nuestro estado; han ganado los artesanos que quieren ver nuevamente las calles llenas de turistas.

Vamos al Congreso a ser ese contrapeso que tanto necesita nuestro país.

Representaré responsable y dignamente a los poblanos. Seré un diputado cercano. Ese es mi compromiso y tienen mi palabra, palabra de Tigre.

*Diputado Federal Electo por el Distrito 10 con cabecera en San Pedro Cholula

Foto: Es Imagen / Daniel Casas

Todos a votar

Finalmente, llegó el momento en que todos podremos ejercer el derecho a votar por las candidatas y candidatos a cargos de elección popular que se han presentado al electorado durante la campaña de los últimos dos meses.

Frente al proceso electoral más grande (por el número de elecciones que se llevarán a cabo ese día y por el número de cargos en disputa) ya es hora de que los ciudadanos nos expresemos en las urnas para emitir nuestra opinión.

De las muchas elecciones que se desahogarán el próximo domingo destaca, por el impacto que puede tener en el funcionamiento de las instituciones clave de nuestra democracia, la de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.

Esta elección es fundamental para el futuro de México ya que en ella decidiremos si durante el segundo trienio de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador se mantendrá la actual composición del Congreso y la actual fortaleza del Ejecutivo o si, por el contrario, se construirán contrapesos y equilibrios para el ejercicio del poder.

Estoy convencido de que el poder Ejecutivo lleva en su esencia la vocación de extenderse. Los presidentes municipales, los gobernadores y los presidentes de la República aprovecharán siempre cualquier resquicio que les permita el sistema para ampliar su poder y su ámbito de influencia.

Hasta cierto punto esta es una condición natural de los poderes ejecutivos. Mientras menos límites encuentren frente al ejercicio del poder público más factible parece que puedan realizar todos los proyectos y programas que se plantearon al iniciar su mandato.

Mientras menos reglas que cumplir, menos requisitos que satisfacer, menos publicidad que ofrecer, menos controles que respetar, el poder siente que puede llegar mucho más lejos.

Y no cabe duda de que esa vocación puede estar alimentada de un genuino deseo de hacer el bien; puede ser que el gobernante crea con sinceridad que la ausencia de límites le permitirá disminuir el sufrimiento humano a niveles mayores que en otras circunstancias.

Puede ser que ese sea el ánimo que mueve la vocación de poder del Presidente López Obrador.

Sin embargo, aunque esa vocación de desaparecer los contrapesos que caracteriza el gobierno federal, sea apoyado por muchos mexicanos, lo cierto es que el peligro que esa ruta significa es enorme.

Todos hemos sido testigos, desde el principio de la administración federal, de las maniobras del gobierno para minar la fortaleza de los organismos autónomos, de los otros poderes de la Unión, de los poderes de los Estados y de los municipios.

El Presidente ha golpeado un día si y otro también al Poder Judicial de la Federación, al INE, al Gobernador del Banco de México y no se diga a la sociedad civil organizada y a la prensa.

Todo con el afán de eliminar obstáculos. El peligro es que un poder sin frenos es el pero enemigo de la libertad.

Entiendo que muchísimos mexicanos se preocupan mucho más por mejorar su situación económica que por luchar por su libertad. Es por ello que a a los políticos nos corresponde levantar la voz, prender las alarmas y difundir con toda la fuerza de nuestra voz la necesidad de generar contrapesos eficientes para que el Ejecutivo atienda su agenda con respeto a las leyes y a los valores francos de la democracia.

Por ello decidí postularme por la Coalición Va por México por un espacio en la Cámara de Diputados.

Por eso le pido a todos las mujers y hombres de del Distrito, el 10 con cabecera en San Pedro Cholula, que voten por nosotros, que voten por el PAN para garantizar el espacio desde el que podamos ejercer con patriotismo los contrapesos que México y su democracia requieren.

Foto: Es Imagen / Archivo

La nueva y peligrosa incertidumbre

A unos cuantos días de que los mexicanos tengamos una crucial cita con las urnas en la elección más grande e importante de la historia moderna de México, flotan en el ambiente nuevas incertidumbres en torno a la conclusión de este proceso.

Para derrotar la época de la hegemonía de un solo partido, en que el elemento incertidumbre, sustancial en las democracias liberales modernas – a saber, que ningún contendiente supiera, a ciencia cierta, quién resultaría ganador en cada elección- no estaba presente en los intentos de la democracia mexicana, y bastaba con ser candidato del partido hegemónico para empezar a preparar planes de gobierno, organizar equipos de trabajo y definir estrategias, la lucha mexicana de los últimos años del siglo XX y los primeros del XXI fue construir un modelo en el que la incertidumbre en el resultado fuera la calve para evaluar la calidad del sistema.

La construcción institucional de la democracia mexicana se basó en el diseño de reglas, cada vez más complejas –a veces absurdas- que limitaran la posibilidad de que el partido en el poder, el grupo gobernante, pudiera tener la seguridad de obtener el triunfo en el proceso electoral siguiente.

Tuvimos que regular el uso del dinero en los procesos electorales y definir reglas que impidieran el uso de los presupuestos públicos para fines electorales; fue necesario regular y sancionar el uso de programas sociales para fines electorales; se construyó una enorme y eficiente institución que permitiera la ciudadanización de las autoridades electorales para construir escenarios en los que fueran realidad los principios constitucionales rectores de la función electoral: legalidad, imparcialidad, certeza, objetividad.

Gracias a ese enorme esfuerzo nacional la incertidumbre del resultado de cada elección es hoy una realidad presente en cada proceso. Las frecuentes disonancias entre encuestas y resultados son una claro ejemplo de esta nueva realidad. La alternancia en los gobiernos de todos los niveles (municipal, estatal y federal) muestran que ningún grupo gobernante puede confiar en que ganará la siguiente elección.

Esa es la lógica que inspira el modelo mexicano. Gracias a la incertidumbre en los resultados y a la alternancia, los mecanismos de rendición de cuentas y de transparencia en el ejercicio del gasto público pueden funcionar.

Hasta pocas semanas antes del inicio del proceso electoral los análisis políticos y electorales anunciaban el fin de la incertidumbre. Prácticamente se garantizaba que Morena y sus aliados conservarían la mayoría calificada en la Cámara de Diputados y conquistarían la mayoría de las gubernaturas en juego, así como los congresos locales y los Ayuntamientos.

La campaña electoral sirvió para lo que debe servir y hoy los analistas ven un escenario totalmente nuevo en el que la coalición opositora está en condiciones de arrebatarle la mayoría simple a Morena en la Cámara de Diputados y de ganar muchas más gubernaturas y cargos locales de los presupuestados.

Sin embargo, hoy vivimos una nueva amenaza para la democracia mexicana: la intención del presidente y de sus cuadros legislativos de convocar a un periodo extraordinario de sesiones para aprobar una nueva Reforma Electoral cuyo objetivo central es la destrucción del Instituto Nacional Electoral.

La amenaza de Morena significa que están dispuestos a sumir al país en la total incertidumbre. Están dispuestos a destruir instituciones que llevaron muchos años y cuantiosos recursos construir y en las que confía la mayoría del pueblo de México.

Esta amenaza se vuelve creíble cuando escuchamos un día sí y otro también, al presidente López Obrador y a Mario Delgado fustigando al INE y a los consejeros.

Cuando me pregunto porqué un presidente que construyó su triunfo electoral sobre la institucionalidad del INE y la aplicación de las reglas, pretende destruirlo, sólo encuentro una respuesta: Andrés Manuel López Obrador está convencido de que no ganó la elección gracias a los millones de votos que emitieron los ciudadanos y que fueron contados y cuidados por ciudadanos. López Obrador está convencido de que ganó su elección a pesar de los millones de ciudadanos que organizaron el proceso; que ganó la elección porque México tuvo miedo de negarle el triunfo; que ganó la elección por perseverante y por haber acumulado muchísimo poder.

Andrés Manuel López Obrador no necesita el INE, al contrario, le estorba porque garantiza incertidumbre en los resultados. López Obrador quiere la certeza de que él ganará todas las elecciones en que participe su proyecto, aunque suma a México en la más alta incertidumbre democrática.

Contra esa visión de México, en nuestra alianza electoral estamos llamando al pueblo de México a la defensa de la incertidumbre democrática para garantizar la certidumbre como valor social y de sobrevivencia nacional.

Foto: Es Imagen /Archivo