¡Escúchanos por internet!

La nueva guerra por el PAN estatal

Una vez concluido el proceso electoral, los principales partidos políticos entrarán de manera necesaria en un proceso de renovación, para comenzar a prepararse rumbo al 2024, año en donde se habrá de renovar la presidencia de la República y la gubernatura.

Acción Nacional es un partido que vive una crisis institucional en Puebla desde la muerte de Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle, el pasado 24 de diciembre.

Desde la fatal caída del helicóptero, el panismo poblano no encuentra la brújula y se encuentra en manos de una mujer soberbia e ineficiente, Genoveva que lo único que hizo fue mermar la base electoral de este partido, resultado que fue maquillado en la pasada contienda electoral, por la victoria electoral obtenida por Eduardo Rivera Pérez en la capital, así como por Edmundo Tlatehui y Paola Angón en las Cholulas (San Andrés y San Pedro), respectivamente.

Huerta cumple sus tres años al frente del Comité Directivo Estatal del albiazul en el mes de noviembre, en donde habrá de renovarse este órgano de control del PAN, pero es un hecho que, si Genoveva repite, Acción Nacional, no tiene nada que hacer en el 2024.

Es por esta razón que varios personajes ya se comienzan a mover en busca de la presidencia del Comité Directivo Estatal del PAN, ente al cual, Genoveva transformó en un objeto de su propiedad y para su beneficio personal, así como de sus allegados. El mejor ejemplo, su socio de pillerías, Rasputín Alcántara, a quien le pago asesorías para las mujeres panistas, le autorizó vender candidaturas en el pasado proceso electoral, le permitió acosar sexualmente a mujeres y finalmente lo premio dándole el primer lugar de las “pluris” de este partido al Congreso local.

Consciente de esta situación, el presidente municipal electo, Eduardo Rivera Pérez, busca colocar a uno de los suyos, para que ocupe el lugar de Genoveva Huerta, el problema es que se trata de un personaje, muy “pequeñito”, Marcos Castro, quien ya fue secretario general de este partido.

Si Rivera aspira a algo más importante en el 2024 deberá de pensar en un personaje de mayores alcances, que no solo le garantice lealtad a su proyecto, sino que también tenga la capacidad de sumar y aglutinar al resto de la oposición y sumar nuevos militantes al albiazul.
La votación de Acción Nacional cayó de manera estrepitosa en todo el estado y lo que salvo a este partido fue la coalición de fuerzas, así como el resultado electoral de Eduardo Rivera, quien le sumó más de 240 mil votos al albiazul, mientras que, en el resto del estado, solo obtuvieron más o menos otros 260 mil votos.

Otro de los personajes que busca hacerse de la dirigencia estatal del PAN, es el diputado local electo, Rafael Micalco Méndez, quien ya ha sido dos veces dirigente del albiazul.

El problema de Micalco es que esta distanciado completamente de Eduardo Rivera, quien no vería bien la postulación de este personaje, el cual tampoco le aportaría mucho al panismo poblano.

Un personaje que estuvo retirado del pasado proceso electoral, merced a que fue hecho a un lado por Genoveva Huerta, ya que le estorbaba para hacer de suyas, es el experimentado, Francisco Fraile García, quien ahora, es una buena opción, merced a su experiencia, ya que también se necesita de alguien que pueda sentarse a negociar con el gobernador Barbosa y que, al mismo tiempo, reconstruya la alicaída estructura panista en el estado.

También quien busca la dirigencia estatal de Acción Nacional, es el diputado federal electo por el distrito 12, Mario Riestra Piña, quien podría ser una buena opción, el problema es que Riestra no transita con todos los grupos, muchos lo ven como un personaje soberbio y engreído, además de que quiere acaparar todas las posiciones.

Otra alternativa es el ex presidente municipal de San Andrés Cholula, Miguel Ángel Huepa, quien fuera cercano a Genoveva Huerta (son compadres), pero tomó su distancia de la dirigente estatal y ha comenzado a construir con muchos de los liderazgos que fueron excluidos por este personaje.

Estas son las opciones que se manejan para buscar en noviembre la dirigencia estatal del PAN, como se puede ver, ninguna de estas obedece ya al extinto morenovallismo, el cual buscó perpetuarse a través de Genoveva Huerta y Fernando Manzanilla.

Por cierto, cualquiera de estos personajes que logre suceder a Huerta Villegas, deberá de tomar su distancia de Manzanilla, quien ya quedó comprobado, es solo un mito genial que se creó a la sombra de Rafael.

riva_leo@hotmail.com
Twitter: @riva_leo

Ilustración: Alejandro Medina

Who is who de la próxima legislatura (Los más influyentes)

La próxima legislatura local entrará en funciones el próximo 15 de septiembre de este año.

A continuación, Las Serpientes te indican quienes serán los diputados más influyentes dentro de la próxima legislatura local, la cual pinta para ser una de las más interesantes de los últimos años.

Por el lado de Morena, a quienes no debes de perder de vista es los siguientes personajes: Nora Merino Escamilla, quien es la actual líder de la legislatura local, quien heredó la posición a la salida de Gabriel Biestro Medinilla.

Nora es un personaje a seguir, merced a que obtuvo la reelección, al ganar nuevamente en el distrito 10 con cabecera en Puebla capital, además de que es cercana al gobernador, Miguel Barbosa, quien la envió de nuevo a la contienda del 2021 y solo estuvo 15 días en campaña.

Otro personaje a seguir dentro de la nueva legislatura, será Toño López, ex subsecretario del Bienestar y quien ganó la elección en el distrito 20, con cabecera en Puebla capital, derrotando a Antorcha Campesina en la persona de una de sus líderes, Soraya Córdoba.

López es otro de los hombres cercanos al gobernador, quien precisamente lo envió al campo de batalla para derrotar a Antorcha, pero también para garantizar su presencia en el Congreso local, en donde sin duda va a jugar un rol fundamental en la toma de decisiones.

Otra futura diputada a la cual hay que seguir de cerca es a Mónica Silva Ruiz, quien ganó la contienda en el distrito 12 con cabecera en Amozoc y es esposa del presidente del Tribunal Superior de Justicia, Héctor Sánchez Sánchez.

Mónica, sin duda, es otro personaje cercano al gobernador Barbosa y además es especialistas en los temas de equidad de género.

Silva trabajó dentro de la administración estatal y ganó de forma contundente su distrito, con más de 15 mil votos de diferencia, sobre su más cercano adversario, en este caso adversaria.

Otro de los protagonistas de la próxima legislatura y de la bancada morenistas será el ex presidente municipal de Tepeaca y nuevamente diputado local por esta demarcación, Sergio Salomón Céspedes Peregrina.

Sergio es por segunda ocasión diputado local y transitó exitosamente del morenovallismo, al barbosismo, lo que no cualquiera puede presumir.

Céspedes Peregrina es otro de los hombres de confianza del mandatario estatal y su experiencia sin duda, lo hace que sea parte de la “burbuja” de la próxima legislatura local.

Dentro de los más influyentes, aunque en un segundo plano también se debe de anotar a los diputados, Fernando Sánchez Sassia representante del distrito 24 con cabecera en Tehuacán, y Olga Lucía Romero Garci-Crespo, del distrito 25 también del mismo lugar, y quienes obtuvieron la reelección en sus cargos.

Por parte de la oposición la atención se centra en un personaje de amplía trayectoria y llamado a ser el fiel de la balanza en la nueva legislatura, el priista, Jorge Estefan Chidiac, personaje a seguir, ya que es el púnico que le puede pelear la postulación de la alianza PAN, PRI y PRD a la gubernatura en el 2024 a Eduardo Rivera Pérez.

Charbel será y por mucho el diputado más brillante dentro de la próxima legislatura, ha sido tres veces representante en San Lázaro, presidente de la Comisión de Hacienda y de Presupuesto en la Cámara Baja, así como secretario de Finanzas, titular de la Contraloría y líder estatal del PRI. Sin duda, Jorge acaparará todos los reflectores.

Otro personaje de la oposición el cual brillará por luz propia será Fernando Morales Martínez, dirigente estatal de Movimiento Ciudadano, y quien ya fue diputado local y también legislador federal, además de que fue dirigente estatal del PRI.

Morales Martínez tiene mucha experiencia y colmillo largo y retorcido.

Por la bancada de Acción Nacional, los personajes más personajes más importantes serán los diputados, Mónica Rodríguez de la Vecchia y Oswaldo Jiménez López, quienes obtuvieron la reelección y sumarán sin duda toda su experiencia. Mónica ha sido también diputada federal y líder de la bancada del albiazul.

Otro personaje a seguir es Rafael Micalco Méndez, quien ya fue diputado local, diputado federal y también dirigente estatal del PAN, así como delegado federal.

Estos son duda, los personajes a seguir dentro de la próxima legislatura local y quienes forman parte de la exclusiva “burbuja legislativa”.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: @riva_leo

Ilustración: Alejandro Medina

Las guerras venideras

Como le dijimos en la anterior entrega, las guerras que se avecinan ya serán otras.

Una de ellas ya empezó poco a poquito con la alzadera de manos por la dirigencia del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Puebla.

Gabriel Biestro, Claudia Rivera y Luis Alberto Arriaga, ya se apuntaron.

Pero podría haber un caballo negro en la carrera, a quien pueden ver con buenos ojos y sería sinónimo de apertura: Karina Pérez Popoca.

Aunque la aún alcaldesa sanandreseña no ha alzado la mano públicamente, en los corrillos políticos de Morena, empieza a salir su nombre.

El tiempo y las circunstancias ya lo dirán.

Se dice que el tiempo del barbosismo en el partido está en puerta.

Los acuerdos

Mientras tanto, empiezan las reuniones, acuerdos internos y algunos hasta forzados, con diputados locales electos.

Carlos Evangelista, quien aún no ha llegado a la curul que se auto regaló, ya está tratando de llevar a su redil a diputados electos, a quienes les está tratando de cobrar la factura desde ahorita.

Incluso, ha estado trabajando en su imagen en algunos medios de comunicación, con una buena inversión monetaria, para justificarse y afirmar que goza de un patrimonio político consolidado,

Y eso que apenas hace unos meses era un ilustre desconocido en la política poblana.

De este modo, piensa hacer mancuerna en el Congreso con Edgar Garmendia, quien también se auto regaló su diputación plurinominal.

Todo con el objetivo ahora de adueñarse del Poder Legislativo.

Ambos, es obvio que no cuentan con las tablas para llevar a cabo la responsabilidad de legislar, sino supieron llevar a buen puerto a su partido, en una fracasada elección de Morena en Puebla.

El reto de la siguiente legislatura del Congreso del Estado es trabajar con el gobernador Miguel Barbosa y sacar adelante las reformas que hoy Puebla necesita.

Pero ambos no son bien vistos desde Casa Aguayo y eso todo mundo lo sabe.

Tiempo al tiempo.

El candidato valiente

Entre todas las guerras que se avecinan, no hay que perder de vista a Eduardo Castillo López, diputado electo por el distrito 23 de Acatlán de Osorio, el más grande del estado y uno de los más amplios del país.

Se dice en los corrillos políticos que su figura está creciendo mucho, sobre todo por ser un joven que logró vencer a Antorcha Campesina en una de las zonas más difíciles de Puebla.

Demostró ser muy buen estratega y que sabe hacer política.

Por eso mismo los reflectores políticos han volteado hacía él, luego de que no se amedrentó por serias amenazas y agresiones que recibió de los antorchos y hasta contra grupos delincuenciales de la zona.

Para Lalo Castillo, como le conocen en la zona mixteca, resultó difícil hacer campaña, luego de que era riesgoso hasta salir a las calles con su equipo a pedir el voto.

Las salidas las tenía que hacer a las 4 de la mañana, para que nadie los viera y regresar a sus casas acompañados de una significativa cantidad de personas, para evitar problemas ante las amenazas.

Le llegaban constantemente cartas anónimas exigiendo que dejara la elección o se atuviera a las consecuencias.

Pero su equipo y la misma gente de la zona lo protegió, hasta convertirse en una especie de vallas humanas.

Así, en medio de esa presión obtuvo el triunfo, por lo que ahora con la experiencia que agarró, su figura crecerá pronto.

Tiempo al tiempo.

«Lalodependencia» y el 2024

Una vez concluido el proceso electoral, es justo hacer un análisis sobre la participación y los alcances de la alianza, PAN, PRI y PRD en la entidad, durante el pasado proceso electoral.

De primera instancia, lo que se desprende es que la dichosa alianza no arrojó malos resultados, aunque la rentabilidad electoral de los tres partidos que integraron la coalición va a la baja.

La semana pasada señalábamos que Acción Nacional registra una caída en su votación, merced a la mala conducción de su actual presidenta estatal, Genoveva Huerta, quien regresó al panismo, a principios de los noventas.

La votación a favor del albiazul se redujo dramáticamente en todo el estado, de tal forma, que no fue el partido que arrastró con su votación al resto de las fuerzas políticas que integraron la alianza “Va por México”, en Puebla.

De entrada, la alianza solo ganó 4 distritos electorales federales y de una manera que se puede calificar casi como fortuita, ya que fueron producto del efecto del enfado de la clase media, en contra del presidente López, mismo que capitalizó el candidato a la alcaldía de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, quien arrastró a todos los candidatos de la zona conurbada.

A nivel local, la situación mejoró, aunque todo se basó en la alianza, ya que de haber ido solos los tres partidos hubieran sido arrasados.

Acción Nacional ganó solo 10 municipios en los cuales fue sin alianza para una votación total de 104 mil 316 votos, el PRI ganó en solitario 20 municipios para un total de 114 mil 407 votos, mientras que el PRD ganó 5 municipios en donde compitió sin compañía, para un total de 41 mil 064 sufragios.

Ahora como coalición PAN y PRD ganaron 12 municipios para un total de 76 mil 497 sufragios; PAN y PRI unidos ganaron solo 7 municipios para 47 mil 699 votos; PAN, PRI y PRD sumados ganaron 10 municipios para un total de 102 mil 455 sufragios; PAN, PRI, PRD, Compromiso y PSI ganó solo un municipio, Puebla capital para más de 318 mil sufragios de la mano de Eduardo Rivera Pérez; PAN, PRD, PRI y PSI ganaron también un municipio con 5 mil 066 voto; PRI y Compromiso por Puebla 2 municipio con 13 mil 334 sufragios; PRI y PRD 11 municipios con 85 mil 691 votos; PRI, PRD y PSI 1 municipio para 4 mil 243 sufragios; PRI, PRD, PSI, Nueva Alianza y Compromiso 1 municipio para 9 mil 318 votos; PRI y PSI 2 municipios para 7 mil 150 votos.

De esta forma, si se suman los municipios ganados por separado, de parte de estas tres fuerzas políticas, da un total de 35 ayuntamientos, para una suma de 259 mil 787 votos.

Es decir, solos no hubieran ganado prácticamente nada, por lo que hicieron bien en aliarse para ir a la elección de este año.

Las diferentes alianzas establecidas maquillaron el resultado adverso para estos partidos durante la elección, ya que obtuvieron en total 669 mil 453 sufragios, para ganar en estas diferentes combinaciones, otros 48 municipios más.

En total, la alianza PAN, PRI y PRD más las diferentes combinaciones realizadas con otras fuerzas políticas obtuvo un total de 929 mil 240 votos, en las elecciones municipales y un total de 83 municipios de un 217 que existen en la entidad.

La buena noticia es que la alianza gobierna toda la zona conurbada, pero esto mismo también se puede convertir en su máxima debilidad, ya que de estos 929 mil votos obtenidos por las tres principales fuerzas políticas y sus aliados, 318 mil, son de Puebla capital y de quien fuera su candidato a la alcaldía, Eduardo Rivera Pérez, lo que refleja una “Lalodependencia”.

La mala noticia es que está votación resulta insuficiente para que esta coalición y sus diferentes combinaciones, pueda ganar la gubernatura en el 2024 y menos, si el PAN, el PRI y el PRD no van juntos para el próximo proceso electoral y buscan nuevos aliados, que puedan hacer más atractiva a esta oferta política.

Es decir, quienes piensan que Eduardo Rivera va a ser en automático el próximo gobernador de Puebla no están en lo correcto, aunque ciertamente muchas cosas pueden pasar en tres años.

Lo cierto es que, a pesar de todos los pesares, la alianza no entregó malos resultados, ya que superó a Morena y sus aliados en cuanta a la votación total obtenida en el estado, la cual ascendió a poco más de 800 mil sufragios.

Falta mucho para la elección del 2024, pero si Eduardo Rivera, piensa en la gubernatura, deberá de hacer un trabajo excepcional en Puebla capital, mantener esta alianza intacta y, sobre todo, esperar a que Morena se pueda fracturar, tanto en su contienda por la candidatura a la presidencia de la República, como también en la lucha por la gubernatura del Estado.

Nota bene. La fuente para consultar los resultados electorales fue el PREP, aunque para la base de votos obtenida por el candidato y hoy ya presidente municipal electo de Puebla, se utilizó el cómputo final del Consejo Municipal de la capital, en la entrega de la constancia de mayoría.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: @riva_leo

Ilustración: Alejandro Medina

Armenta, Rivera y Barbosa, cuando los caminos se encuentran

Una vez que ha concluido el proceso electoral es importante mencionar que hay tres importantes personajes a seguir rumbo al 2024, los cuales tienen más cosas en común de lo que parece.

Por ejemplo, muy pocos saben que el panista, Eduardo Rivera Pérez, el ganador de la pasada contienda electoral, es amigo del senador de Morena, Alejandro Armenta Mier, quien en el 2018, sirvió como puente entre virtual presidente municipal de Puebla capital y Miguel Barbosa, quien a la sazón buscaba la gubernatura de Puebla, en contra de Martha Erika Alonso. La historia es la siguiente.

Eduardo Rivera había sido presidente municipal de Puebla del 2011 al 2014 y nunca tuvo una muy buena relación con el entonces gobernador, Rafael Moreno Valle.

A inicios del 2018, Rafael trataba de imponer como candidata del PAN a la gubernatura de Puebla, a su esposa Martha Erika Alonso, fue entonces cuando Eduardo Rivera, levantó la mano también para buscar esa misma posición, poniendo en riesgo la unidad al interior del albiazul.

Sabedor de los problemas entre Rafael y Eduardo, Alejandro Armenta comenzó a buscar al panista, para tratar de convencerlo de abandonar las filas de Acción Nacional e incorporarse a Morena.

Armenta contaba con el visto bueno, del ya entonces candidato a la gubernatura por Morena, Miguel Barbosa, quien conocía también a Lalo, ya que habían sido diputados federales en la LVIII legislatura en san Lázaro (2000 al 2003) en donde hicieron amistad.

El hoy senador de Morena sentó a inicios del 2018 a Eduardo Rivera y a Miguel Barbosa, en el restaurante del empresario Alfredo Rivera, para platicar y el hoy gobernador le ofreció al panista, la candidatura de Morena a la presidencia municipal de Puebla, misma que Lalo rechazó, por no romper con Acción Nacional.

El resto de la historia ya es de todos conocidos, Moreno Valle terminó por entregar la candidatura a Eduardo, quien mantuvo contacto durante la campaña con Armenta y Barbosa; en tanto, Rafael se alió con Claudia Rivera, a través del entonces gobernador, Antonio Gali y traicionó a Lalo, quien perdió la elección a la alcaldía.

Más adelante, luego de la muerte de Martha Erika Alonso, Armenta y Barbosa entraron en conflicto por la disputa de la candidatura de Morena a la gubernatura en la elección extraordinaria del 2019 y desde entonces su relación ha sido de altibajos.

Ahora, nuevamente el destino los vuelve a poner en la misma ruta, la del 2024, ya que tanto Armenta como Eduardo Rivera, aspiran en suceder a Miguel Barbosa en la gubernatura de Puebla.

Alejandro va a tener que librar una cerrada batalla al interior de su partido, para convertirse en el candidato de Morena, dentro de tres años, ya que no va a ser nada fácil hacerse de la candidatura, misma a la que también aspira su primo, el diputado federal, Ignacio Mier, el cual ya colocó a sus hijos en posiciones como la legislatura local (Daniela) y en la presidencia municipal de Tecamachalco (Nachito).

Por su parte, Eduardo Rivera Pérez, tiene tres años por delante sumamente importantes y por demás complicados.

Rivera tiene prácticamente en las manos la candidatura de Acción Nacional a la gubernatura para el 2024, ya que no existe en el camino ningún aspirante del tamaño para disputarle la postulación, aunque primero deberá de renovar a su partido, crear una estructura real en todo el estado y mantener las alianzas necesarias para poder disputar mano o menos en igualdad de condiciones la gubernatura.

En el año 2006, Eduardo Rivera Pérez era el presidente del Comité Directivo Estatal del PAN, cuando estalló el escándalo del Lydiagate, en contra del gobernador, Mario Marín Torres.

Rivera acompañó al en ese entonces líder nacional del PAN, Manuel Espino Barrientos, a la reunión con el entonces gobernador Marín, celebrada en san Pedro Cholula, a instancias del entonces secretario de Gobernación federal, Carlos Abascal Carranza (Monseñor Abascal), para negociar con nacido en Nativitas Cuatempan, el apoyo de su administración a favor del entonces candidato de Acción Nacional a la presidencia de la República, Felipe Calderón.

Al encuentro asistió el también en ese entonces secretario de Gobernación de Puebla, Javier López Zavala, con quien Lalo tenía una muy buena amistad, misma que se ha mantenido hasta la fecha. Zavala presentó a Eduardo con Alejandro Armenta y el resto también ya es historia.

Falta mucho tiempo para el 2024, tiempo suficiente también para que el gobernador Barbosa mida a estos personajes y a otros que seguramente serán parte más delante de su sucesión, de la cual, sin duda, tanto Eduardo como Alejandro serán actores principales.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: riva_leo

Ilustración: Alejandro Medina

La Iglesia en manos de Lutero

Cosas raras se venían viendo al interior del Club Puebla, salidas de jugadores importantes, sin repuesto; un director técnico que dejó de tomar llamadas y que, según me platican, ya solo se dedica a jugar golf todos los días y que la soberbia llegó para quedarse.

Sin embargo, y a pesar de estas situaciones donde el engaño a los aficionados poblanos es el común denominador, como sucedió con la supuesta firma de Omar Fernández para después ser vendido al León dejando a los aficionados con una bofetada en la cara, las cosas venían caminando de manera más o menos normal.

Hasta el viernes pasado cuando nos enteramos de la salida (renuncia) tanto de Rodrigo Incera como de Severiano García, quienes, horas después, fueron presentados como parte de la directiva del Atlético San Luis.

Situación que, según me platican, causó un terrible malestar en la televisora del Ajusco, lo cual, y lo verá usted, le va a generar problemas a la escuadra tunera durante el desarrollo de los próximos torneos.

¿Qué pasó?

Fuentes bien informadas me dicen que ambos personajes percibían en la televisora de Salinas Pliego sueldos aproximados a los 200 mil pesos mensuales, que en realidad son dos talentos mal pagados para lo que hacen, pues al menos en su actuar con La Franja y con las ventas de los jugadores, la televisora se ha embolsado una gran cantidad de millones de dólares, de lo cual a ellos no les tocó absolutamente nada.

Todo empieza cuando ambos viajan a España para firmar al director técnico de Mazatlán, el español Beñat San José, con quien querían dar un buen golpe como sucedió con Larcamón en Puebla.

Estando en esas tierras, se reúnen con gente del Atlético de Madrid, quienes en ese momento estaban en veremos para seguir con el proyecto en México o venderlo y dejarlo de lado.

Ahí, a través de las relaciones de Severiano García, quien tiene raíces españolas, recibieron un ofrecimiento económico que no podían rechazar, siempre y cuando el Atlético mantuviera el proyecto en México.

Al enterarse los españoles de las cantidades que percibían estos dos jóvenes talentos, les dijeron: ‘los vamos a sacar de jodidos’, textual si seguimos en México.

Ellos volvieron a Puebla y siguieron trabajando de manera ciertamente normal, pues hay que recordar que prácticamente llevaban dos equipos (Puebla y Mazatlán).

Aquí en Puebla el único que supo y les guardó el secreto fue precisamente Rogelio Ro(b)a quien, sacando ventaja, le pedía a Dios que ese par se fuera, para que él se quedara con todo el poder.

Nunca le perdonó a Severiano que hubiera tomado el lugar que durante años ostentó su tío Gustavo Guzmán, quien después de hacerle perder 200 millones de dólares a Grupo Salinas, ha sido relegado a una oficina en Santa Fe, atendiendo asuntos sin importancia.

Cuando se confirma que el Atlético de Madrid se queda al frente del proyecto del San Luis, la oferta que les habían realizado en España se las formalizan y es cuando toman la decisión de agarrar sus bártulos y marcharse a armar al San Luis, percibiendo cuatro veces lo que se les pagaba en Grupo Salinas.

Lo que no gustó fue la forma, pues realmente contar con la confianza de Ricardo y Benjamín Salinas y dejarlo de lado, no suena fácil y créame que no lo es.

Dejar la empresa de uno de los hombres más ricos de México y además pre, pre, pre candidato a la Presidencia de México me deja muchas dudas de los motivos.

Otra versión que se viene manejando es que el señor Rafael Rodríguez Sánchez, quien funge como el Director General de la televisora, ordenó una auditoría a fondo que estaría por alcanzar a varios personajes que trabajan en el club, entre los que se encuentran los mencionados, además de algunos que estuvieron como Ángel ‘Rambo’ Sosa, a quien ya le detectaron un departamento en Acapulco y al inefable Rogelio Ro(b)a quien, se dice, está en la tablita, aunque con esta desbandada, quién sabe si no lo dejen como todopoderoso para que siga haciendo de las suyas junto a su cómplice, el ‘dizque’ dueño del equipo Manuel ‘Chómpiras’ Jiménez con quien mantiene algunos negocios al interior del club.

Trascendió que Don Manuel se estaba frotando las manos pensando que ante la salida de los dos talentosos jóvenes le pudieran dejar manga ancha y así la iglesia termine en manos de Lutero.

Nosotros veremos y diremos.

Hasta la próxima

Twitter@pepehanan

Foto: Es Imagen / José Castañares

Las treinta y un caras de Lalo

Parte del legado que Rafael Moreno Valle dejó, políticamente hablando, es el tema de las coaliciones, las cuales son “veneno puro” para quienes las enfrentan.

Este modelo ayudó una y otra vez a Rafael a obtener triunfos electorales, ya que se fue invicto, luego de fallecer en el accidente aéreo en donde también perdió la vida su esposa, Martha Erika Alonso, en ese momento gobernadora de Puebla.

Y es que el esquema de coaliciones, además de mandar un mensaje contunden a la sociedad sobre la capacidad del personaje que es arropado por este grupo de partidos, es además una sumatoria que hace posible obtener triunfos.

Muy poco se ha hablado al respecto, debido a lo holgado del triunfo obtenido por el candidato de la coalición “Va por Puebla”, Eduardo Rivera Pérez, quien se impuso a su oponente, Claudia Rivera, con 21 puntos de ventaja.

Pero también, hay que decir que gran parte de este triunfo, tan holgado, se debido al esquema de coalición que estableció Lalo, de tal forma, que el pasado domingo hubo 31 formas de votar por Eduardo Rivera Pérez, lo que sumó un número muy importante de votos a favor del panista.

El pasado domingo, al acudir a votar por Eduardo Rivera, los ciudadanos lo pudieron hacer de 31 formas diferentes, lo que significó un total de 295 mil votos a favor del panista.

Tan solo su partido Acción Nacional le dio un total de 213 mil sufragios en la contienda, el resto de las fórmulas establecidas les dio otros 82 mil votos al ganador de la contienda, quien no tuvo mayores problemas para imponerse a su adversaria de Morena.

De esta forma, mientras por Eduardo Rivera Pérez había hasta 31 posibilidades para emitir el sufragio, por su adversaria, la edil con licencia, Claudia Rivera, solo había tres. Magia electoral pura.

Esta misma fórmula fue la que utilizó la fallecida, Martha Erika Alonso para ganar la elección del 2018.

Eduardo Rivera, reitero, no tuvo tatos problemas, porque le hubiera bastado el voto panista para derrotar a su adversaria, pero en una contienda cerrada, las coaliciones son “veneno puro” para los oponentes.

De esta forma, las 31 diferentes combinaciones de voto a favor e Lalo, abrieron un socavón, en realización a los votos que registro la alcaldesa con licencia, quien solo tuvo tres formas de que pudieran votar por ella, por Morena, por el PT y por Morena y el PT, para un total de 177 mil 567 votos.

Los cinco partidos políticos que albergaron a Rivera Pérez el pasado domingo le dieron un total de 275 mil 238 votos a favor del panista y otros 20 mil más, los consiguió a través de 26 diferentes combinaciones de votos, que en total sumaron los 295 mil 262 sufragios, con los que obtuvo el triunfo.

Sin lugar a dudas, la combinación de un buen candidato, sumado a una alianza electoral muy bien conformada, dan como resultado una victoria contundente como la obtenida por Eduardo Rivera.

La derrota del Zar. A pesar de haber echado mano de toda la estructura del ayuntamiento de Zacatlán para descarrilar a su tío, Arturo Márquez, mejor conocido como “El Zar de Zacatlán”, cayó derrotado por José Luis Márquez Martínez, quien finalmente obtuvo el pasado jueves por la madrugada su constancia de mayoría como ganador de la contienda en ese lugar.

De nada valieron sus marrullerías, de nada valió el haber contratado matones, de nada valió el haber contado con el apoyo de operadores estatales que trataban de ayudar a su pareja sentimental, ni de ex presidente municipales como Raúl de la Llata, todos cayeron derrotados y se terminaron, al menos en Zacatlán, las orgías del “Zar”, quien enloqueció en el poder.

Sus sueños de manipular al candidato de Morena, en caso de convertirse en presidente municipal, se esfumaron, ya se veía siendo el poder tras el trono, como lo fue con su padre.

De nada sirvió que obligaran a los maestros del ITSSNP y que la rectora de la UIEPA, también obligará a los docentes a votar por Morena, luego de que es amiga de farras de la pareja sentimental de cierto personaje, todos perdieron.

La lista de perdedores la encabezan: Luis Márquez Lecona, Arturo Márquez Martínez (El Zar), Raúl de la Llata Mier, Alan de la Llata Soria, Jorge Luis Coriche, Enrique Sosa Toxqui, Katia Sánchez, Lulú Martínez, Apuleyo Morales, Uriel Anzures, Alejandro Barrios, Aranza Andrade, Paco Anzaldo, Brenda Barrios, Eloísa Mora (ITSSNP), Yuriana Nava Vergara (UIEPA) y Rodrigo Rodríguez Cabrera, titular de la Corde.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: riva_leo

Foto: Es Imagen / Oscar Morales

El ganador virtual

El gobernador Miguel Barbosa Huerta es el real ganador virtual de la elección y quien más fortalecido sale.

Una lección de política dio el mandatario estatal, en las pasadas elecciones.

Y lo hizo con una estrategia simple: no metiendo las manos.

Así no se desgastó, ni se quemó políticamente.

Todo a diferencia de sus antecesores.

Por ejemplo, Rafael Moreno Valle no metía sólo las manos, sino el cuerpo completo, para recordar tan solo el más próximo pasado.

El no haberse metido Barbosa en las elecciones fue ni para bien, ni para mal.

O sea que dejó ahogarse solitos a sus detractores o enemigos políticos, quienes tenían tomado el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y control de las candidaturas.

El tiempo le dio la razón.

Ahora sería tiempo de renuncias en la directiva estatal de Morena, por lo que se espera la salida de Edgar Garmendia y Carlos Evangelista, sobre todo.

Sin embargo, ambos se irán tranquilos a sus curules, al haberse auto-otorgado sus candidaturas plurinominales.

Aunque hayan dejado un desastre.

Ahora, el gobernador Barbosa tendrá sus próximos tres años muy distintos.

Se esperan que los próximos 36 meses sean mucho más tranquilos.

La muestra se dio el pasado martes en la reunión con Eduardo Rivera, virtual presidente municipal electo de Puebla capital.

Era urgente dar vuelta a la hoja y mostrar lo que se viene.

Por eso no se esperaron ni siquiera la entrega de la Constancia de Mayoría para la reunión, que dio mucha esperanza de que por fin habrá una real coordinación de trabajo en Puebla capital, entre el ayuntamiento y el gobierno estatal.

Como se lo dije en una entrega anterior, con los resultados electorales, la extinción de alguno de los dos grupos, es inevitable.

Y ahora ya sabemos de cuál se trata.

Por eso no hay que perder de vista, sobre todo a Gabriel Biestro y a Nora Merino Escamilla.

Ahora las guerras serán otras.

Tiempo al tiempo.

¿La revancha o pacto de paz?

Parece que en San Andrés Cholula puede entrar en una espiral de revanchas o venganzas, aunque también hay la posibilidad de un pacto de paz.

Tras la derrota de Karina Pérez Popoca a manos de Edmundo Tlatehui Percino, lo primero que se empezó a hablar era de la revancha, sobre todo por la reciente aprehensión del ex presidente municipal Leoncio Paisano.

Y es que siempre se le ha vinculado a Edmundo Tlatehui con el grupo paisanista.

Sin embargo, el virtual presidente municipal electo, dio una muestra de apertura y querer trabajar sin ese espíritu de venganza, al señalar que no habrá cacería de brujas.

Al parecer viene en buena lid y con las ganas de desvincularse a su ex jefe, Leoncio Paisano.

Al fin ahora ya será el patrón.

Ya se verá, tiempo al tiempo.

Por amor al juego

Quise ponerle este título a mi columna semanal, recordando aquella preciosa película beisbolera protagonizada por Kevin Costner en la que interpreta a un pitcher que atraviesa por dos momentos cruciales en su vida: el retiro como jugador activo y su complicada relación personal con la mujer que ama, situaciones que analiza al tiempo de estar lanzando el que podría ser el último partido de su carrera.
Todo lo anterior viene al tema, porque al igual que el personaje de la película, que, por cierto, usted puede ver en Netflix, soy de los románticos que aman al béisbol por sobre todos los demás deportes.
El béisbol me ha obsequiado momentos inolvidables, grandes satisfacciones y amigos entrañables, aparte de reconocer a los peloteros como auténticos caballeros.
Gracias al béisbol tuve la gran oportunidad de entrevistar a uno de mis grandes ídolos, Fernando Valenzuela, cuando incursionó en la Liga Mexicana después de su histórico paso por las grandes ligas. Aquella tarde, en el Parque Hermanos Serdán, recuerdo que lo vi sentado en la caseta visitante y me acerqué con muchas reservas a pedirle unos minutos. Si voltear a verme, me respondió que si acaso podría platicar conmigo máximo cinco minutos y de inmediato encendí mi grabadora. Quiero creer que se dio cuenta que sabía algo de su gran trayectoria, porque esa charla duró más de media hora y al terminar se despidió de un servidor como si me conociera de toda la vida.
En alguna otra ocasión conversé con Vinicio Castilla, como con personajes de la talla de Paquín Estrada, Jesús Sommers, Alfonso “El Houston” Jiménez, Pedro Iturbe, José Juan Bellazetín, entre tantos más, con cada uno de los cuales comprobé su gran calidad humana.
Tengo la satisfacción de haber transmitido a nivel de terreno de juego más de 700 partidos de Pericos en dos etapas, la primera en las temporadas de 1994 y 1995, y luego del 2000 al 2006, y creo que algo aprendí de todo eso, como para dar el siguiente comentario: a nuestro amado béisbol mexicano le está haciendo falta reducir el tiempo de juego.
Por muchas circunstancias, ya no estamos para seguir viendo partidos extremadamente largos, ya no es factible que un partido dure más de 4 horas, y no obstante reconocer que se han hecho cosas al respecto, no han sido suficientes.
Por ejemplo, de poco sirve que el pitcher relevista tenga la obligación de enfrentar a tres bateadores como mínimo antes de ser cambiado si las circunstancias obligan a ello, si cada vez que enfrenta a un bateador, un integrante del cuerpo técnico entra a platicar con él, porque entre visita y visita, los minutos perdidos ya no se recuperan, o las famosas revisiones de vídeo en jugadas polémicas, que a veces se llevan más de 10 minutos por el arcaico sistema que implementan para ello.
Sí, ya sé que ustedes me dirán que en eso de los tiempos, un factor incontrolable es la lluvia que, o retrasa el inicio de los duelos, o los interrumpe a veces de manera definitiva, pero hasta en eso se puede hacer algo: si cae un aguacero que deja en muy malas condiciones el partido que se va a jugar 3 ó 4 horas más tarde, que ese partido se posponga y se avise de inmediato a los aficionados, o si el encuentro es interrumpido una vez que ya arrancó, reducir de tres medías horas a una hora o menos el tiempo de espera. No puede ser que pasadas las 3 medias horas, si la lluvia paró, se destine a veces hasta una hora más (adicional a las 3 medias horas) en lo que se arreglan las partes más afectadas del campo de juego, para reanudar las acciones.
Ojalá que un día, el aficionado al béisbol en México sepa que del momento en el que se canta el playball al final del partido, no pasarán más de 3 horas. Se puede, claro que sí.
Me gustaría saber su opinión. Le pido que me escriba al Twitter@DeporPueblaRHE.
Hasta la próxima.
Enterada
Ocultar texto citado

El jue., 10 de junio de 2021 8:57 a. m., Ricardo Hernandez Esparza escribió:
Hola, Sam, podrás subir mi columna a enlineadeportiva.com.Mx y a efekto10.com por favor?

En Línea Estadística, la columna de Ricardo Hernández Esparza.

Por amor al juego.
Quise ponerle este título a mi columna semanal, recordando aquella preciosa película beisbolera protagonizada por Kevin Costner en la que interpreta a un pitcher que atraviesa por dos momentos cruciales en su vida: el retiro como jugador activo y su complicada relación personal con la mujer que ama, situaciones que analiza al tiempo de estar lanzando el que podría ser el último partido de su carrera.
Todo lo anterior viene al tema, porque al igual que el personaje de la película, que, por cierto, usted puede ver en Netflix, soy de los románticos que aman al béisbol por sobre todos los demás deportes.
El béisbol me ha obsequiado momentos inolvidables, grandes satisfacciones y amigos entrañables, aparte de reconocer a los peloteros como auténticos caballeros.
Gracias al béisbol tuve la gran oportunidad de entrevistar a uno de mis grandes ídolos, Fernando Valenzuela, cuando incursionó en la Liga Mexicana después de su histórico paso por las grandes ligas. Aquella tarde, en el Parque Hermanos Serdán, recuerdo que lo vi sentado en la caseta visitante y me acerqué con muchas reservas a pedirle unos minutos. Si voltear a verme, me respondió que si acaso podría platicar conmigo máximo cinco minutos y de inmediato encendí mi grabadora. Quiero creer que se dio cuenta que sabía algo de su gran trayectoria, porque esa charla duró más de media hora y al terminar se despidió de un servidor como si me conociera de toda la vida.
En alguna otra ocasión conversé con Vinicio Castilla, como con personajes de la talla de Paquín Estrada, Jesús Sommers, Alfonso “El Houston” Jiménez, Pedro Iturbe, José Juan Bellazetín, entre tantos más, con cada uno de los cuales comprobé su gran calidad humana.
Tengo la satisfacción de haber transmitido a nivel de terreno de juego más de 700 partidos de Pericos en dos etapas, la primera en las temporadas de 1994 y 1995, y luego del 2000 al 2006, y creo que algo aprendí de todo eso, como para dar el siguiente comentario: a nuestro amado béisbol mexicano le está haciendo falta reducir el tiempo de juego.
Por muchas circunstancias, ya no estamos para seguir viendo partidos extremadamente largos, ya no es factible que un partido dure más de 4 horas, y no obstante reconocer que se han hecho cosas al respecto, no han sido suficientes.
Por ejemplo, de poco sirve que el pitcher relevista tenga la obligación de enfrentar a tres bateadores como mínimo antes de ser cambiado si las circunstancias obligan a ello, si cada vez que enfrenta a un bateador, un integrante del cuerpo técnico entra a platicar con él, porque entre visita y visita, los minutos perdidos ya no se recuperan, o las famosas revisiones de vídeo en jugadas polémicas, que a veces se llevan más de 10 minutos por el arcaico sistema que implementan para ello.
Sí, ya sé que ustedes me dirán que en eso de los tiempos, un factor incontrolable es la lluvia que, o retrasa el inicio de los duelos, o los interrumpe a veces de manera definitiva, pero hasta en eso se puede hacer algo: si cae un aguacero que deja en muy malas condiciones el partido que se va a jugar 3 ó 4 horas más tarde, que ese partido se posponga y se avise de inmediato a los aficionados, o si el encuentro es interrumpido una vez que ya arrancó, reducir de tres medías horas a una hora o menos el tiempo de espera. No puede ser que pasadas las 3 medias horas, si la lluvia paró, se destine a veces hasta una hora más (adicional a las 3 medias horas) en lo que se arreglan las partes más afectadas del campo de juego, para reanudar las acciones.
Ojalá que un día, el aficionado al béisbol en México sepa que del momento en el que se canta el playball al final del partido, no pasarán más de 3 horas. Se puede, claro que sí.
Me gustaría saber su opinión. Le pido que me escriba al Twitter@DeporPueblaRHE.
Hasta la próxima.

La guerra que se viene al interior del PAN

Dentro de los grandes derrotados dentro de la pasada contienda electoral se deben anotar los nombres de la dirigente estatal del PAN, Genoveva Huerta, y de su alter ego, el aún diputado federal por el Partido Encuentro Solidario, Fernando Manzanilla.

Los resultados de la capital y de la zona conurbada parecieran enmascarar la torpe actuación de la presidenta del albiazul, quien busca treparse en el éxito obtenido por Eduardo Rivera, para maquillar los pésimos resultados que va a entregar, merced a su soberbia, su ambición y que siempre le hizo caso a Fernando Manzanilla y al paria de Eduardo Alcántara, acosador sexual, quien será diputado local en la próxima legislatura.

Siempre lo señalamos en este mismo espacio, Huerta Villegas jugaba a perder para ganar solo ella y lo logró, redujo la votación del albiazul a su mínima expresión, 480 mil votos en todo el estado y de estos 220 mil, son de Eduardo Rivera en la capital, si se cuenta únicamente los votos que Lalo tuvo de parte del albiazul, ya que en total sumó 295 mil sufragios.

Una y otra vez se mencionó en este espacio que el haber pertenecido a un equipo que ganaba elecciones no necesariamente significaba que Genoveva también supiera ganarlas y ya quedó demostrado, al reducir al panismo a una votación que solo registraba este partido en sus orígenes, ya que Paco Fraile obtuvo en el 2004 más de 600 mil votos en la elección a gobernador de ese año, cuando compitió contra Mario Marín Torres.

Huerta Villegas busca montarse en las victorias que obtuvieron, Eduardo Rivera, Raymundo Teutli y Paola Angón, como su bandera para tratar de obtener la reelección al frente del Comité Directivo Estatal del PAN, pero se equivoca, no puede subirse al carro de los ganadores, porque de todos es sabido que boicoteo a Lalo y había vendido en tres millones de pesos la candidatura de San Andrés Cholula a otro personaje.

Es por esta razón, que miles de panistas están algo más que enojados con Huerta y el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, y ya preparan el movimiento necesario, para pedir la salida de Genoveva y evitar que se reelija en el mes de noviembre, ya que no hay ningún argumento a su favor.

No hay nada que pueda argumentar a su favor la dirigente panista, fuera de San Pedro Cholula, en donde si acertó a la elección del candidato, en este caso candidata Paola Angón, no es mucho lo que puede presumir Huerta, quien se encargó de seguir las ordenes de Manzanilla, operadas a través del paria de Eduardo Alcántara y este trio estuvo a punto de sepultar al panismo poblano.

Ni su cuñado pudo ganar en la Sierra Norte, ni mucho menos su protegido Jesús Giles Carmona, a quien Antorcha se encargó de regresar a su realidad, pues ni él, ni Genoveva son algo, sin la figura de Moreno Valle y Martha Erika Alonso.

Ahora, los grupos al interior del albiazul tienen nuevos liderazgos en las personas del diputado federal, Mario Riestra Piña y del candidato ganador en Puebla capital, Eduardo Rivera Pérez, quienes obtuvieron el triunfo, sin ayuda de la dirigente estatal de su partido.

Todos truenan contra Genoveva y su pésimo trabajo y esto va hacer que sea imposible que se quede otros tres años más al frente de Acción Nacional, ya que, con su diputación federal plurinominal, se debe de dar por satisfecha.

El grupo de Huerta Villegas se reduce ya solamente a un puñado de beneficiarios, quienes obtuvieron posiciones y dinero a cambio de valar, todos los desatinos de este personaje.

La influencia de Manzanilla fue nefasta para esta mujer, que nunca estuvo a la altura de las circunstancias.

Si Acción Nacional y Eduardo Rivera Pérez piensan en el 2024 dar la pelea a Morena para tratar de recuperar la gubernatura de Puebla deben, de inmediato, pensar en un sucesor de Huerta Villegas, que sea capaz de articular, no solo una estructura propia, sino una red de alianzas, que le permita a este partido, poder competir de tú a tú, con el partido del presidente López, el cual ya demostró que es indestructible en el interior del estado.

Si bien, Morena perdió Puebla capital y toda la zona conurbada, también lo es, que ganó 11 de 15 diputaciones federales que estuvieron en juego, 10 de ellas al interior del estado y que ganó 17 de las 26 diputaciones que estuvieron en juego, incluidas 4 de las 7 que existen en la capital, que suenan más a una concertasesión al más alto nivel, que a un voto diferenciado, pero Morena demostró que tiene la sartén por el mango y que Acción Nacional con Genoveva al mando, no va a ningún lado.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: riva_leo

Ilustración: Alejandro Medina

Barbosa, con el viento a favor

El pasado 6 de junio no le pudieron salir mejor las cosas al gobernador Barbosa.

De entrada, su partido, Morena se alzó con el triunfo en 11 de las 15 diputaciones que estuvieron en disputa en el pasado proceso electoral, lo que se debe de ver reflejado en mejores presupuestos para Puebla en los próximos tres años y una inmejorable relación con el presidente López.

Los ganadores fueron, distrito 1 Huauchinango, Marco Antonio Natale, distrito 2 de Zacatlán, Fátima Cruz Peláez, Distrito 3 Teziutlán Esther Martínez, distrito 4 de Ajalpan Inés Parra Juárez, distrito 5 San Martín Texmelucan Mauricio Alonso Toledo, distrito 6 de Puebla capital, Alejandro Carbajal, distrito 7 de Tepeaca Raymundo Atanasio, distrito 8 de Ciudad Serdán, Odette Nayeri Almazán, distrito 13 de Atlixco, Mario Miguel Carrillo, distrito 14 de Acatlán, Nelly Maceda y distrito 15 de Tehuacán, Araceli Celestino Rosas.

Y es que, de los 14 diputados que llegaron a la cámara baja por parte de Morena en el 2018, ninguno obedecía literalmente a los designios del mandatario poblano, quien ahora si tiene una bancada suya en San Lázaro, a excepción de tres futuros legisladores que no llevan su sello.

De los 11 ganadores del pasado domingo, al menos 8 llevan el sello del mandatario estatal y Mario Carrillo, sobrino del dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, aunque no es totalmente suyo, si tuvo el visto bueno del gobernador para ocupar esa posición.

Por si fuera poco, Barbosa se aseguró de mantener la mayoría en el Congreso local, en donde no va a tener ningún problema, para poder sacar adelante sus iniciativas y sus presupuestos.

Barbosa va contar con una bancada de 17 diputados locales de Morena, leales a su proyecto, además de otros cuatro o tal vez cinco diputados más que se sumarán a la bancada por el principio de representación proporcional, para un total de 21 o 22 diputados de su partido, de los cuales al menos 19 van con el mandatario.

Pero por si esto no fuera poco, los 3 diputados del PRI que ganaron la elección, sumados a otros tres más que llegarán por la vía plurinominal, entre ellos, Jorge Estefan Chidiac, tienen nexos con el mandatario, lo que le asegura el voto del tricolor cuando sea necesario.

Pero como dijera el clásico, aún hay más. A este grupo de diputados se le sumarán los del Verde y el PT al menos dos por cada uno de estos partidos, lo cual garantiza una bancada fuerte identificada con Barbosa, quien además una y otra vez lo ha señalado que está acostumbrado a trabajar y a negociar con la oposición.

Por lo que se refiere a la integración de los 217 ayuntamientos de la entidad, al mandatario tampoco le fue mal, a pesar de que Morena perdió en toda la zona conurbada, los resultados en sí, no fueron malos para su partido, quien se quedó con importantes plazas al interior de la entidad como; Tehuacán, la segunda ciudad más importante en el estado, Izúcar de Matamoros, Teziutlán, Xicotepec de Juárez (PRI), Huauchinango (Nueva Alianza), Huejotzingo, Tepeaca, Atlixco, este último uno de los bastiones de Acción Nacional.

Cabe señalar que Xicotepec de Juárez y Huauchinango son el mejor ejemplo de que Barbosa perdiendo ganó, pues, aunque no obtuvo el triunfo Morena, si lo hicieron personajes ligados al mandatario, bajo las siglas de otros partidos.

Ni duda cabe que cuando la Diosa Fortuna apunta hacia alguno de sus consentidos, les suele entregar todo.

La reunión Barbosa- Rivera y Barbosa-Armenta. Por si fuera poco, el gobernador, Barbosa se reunió con el ganador de la contienda en Puebla capital y virtual alcalde de la Angelópolis, Eduardo Rivera Pérez.

Para nadie es un secreto la relación de respeto que existe entre ambos personajes. En la reunión acordaron que trabajarán de manera conjunta en proyectos para la ciudad de Puebla y para la zona conurbada.

Lo cierto es que el gobernador Barbosa se vio pleno el día de ayer, en medio de un ambiente de camaradería, que no existió nunca con la aun presidenta municipal de la capital, Claudia Rivera.

Se ve que con el panista las cosas transitarán de mejor manera y que bueno por Puebla capital.

Con quien también se reunió el gobernador Barbosa fue con el senador de la República, Alejandro Armenta Mier, con quien ha tenido varias diferencias a lo largo de estos años.

No se sabe a ciencia cierta de que hayan hablado Armenta y el mandatario, lo cierto es, que al parecer hay de nuevo una tregua entre ambos personajes, misma que la permitirá a Armenta transitar al menos por un tiempo en la entidad sin problemas.

De hecho, Barbosa remarcó, una y otra vez en estos encuentros, que inicia una nueva era para Puebla, en donde se van a quedar atrás los procesos electorales y en donde la entidad va a transitar, hacia un nuevo escenario, de paz y crecimiento económico.

Los cercanos a Claudia Rivera señalan a García Viveros como el culpable de la derrota. En el círculo más cercano a la aun presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera, los dedos de quienes integran parte de este grupo, ya comenzaron a señalar como el culpable de la derrota, al ex coordinador ejecutivo, Andrés García Viveros.

Y es que más allá de su escándalo político-sexual, que también afectó la imagen de la alcaldesa capitalina, García Viveros, dice quienes estuvieron en la primera línea de la campaña, era quien tomaba todas las decisiones en torno a la candidata de Morena a la alcaldía de Puebla.

Dicen los que saben, que García Viveros fue quien guío a Claudia a la derrota, porque la alcaldesa no escuchaba más que su voz, la cual decía que se tenía que hacer y cómo se tenía que hacer y ahí están las consecuencias.

riva_leo@hotmail.com
Twitter: riva_leo

Foto: Es Imagen / Daniel Casas

El desastre morenista

Una tarde de hace varios meses, Julio Lorenzini Rangel amarró la candidatura de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a la presidencia municipal de San Pedro Cholula.

Lo logró tras sentarse a platicar con el senador Alejandro Armenta Mier, a quien convenció de ser la mejor opción del partido Morena.

Eso aunque tiene decenas de enemigos en la zona y hasta denuncias penales por acoso y violación.

Así, el legislador salió convencido, al hacer un pacto de apoyo mutuo: Uno por la alcaldía cholulteca, el otro para labrar su camino a la gubernatura.

Todos contentos.

Este es sólo un ejemplo de decenas.

De este modo y uno por uno, el ex priista Alejandro Armenta fue tejiendo una red de complicidades, luego de haber logrado el control de la dirigencia estatal de Morena, en una especie de “golpe de estado interno”.

La urgencia era quitarle el control al gobernador Miguel Barbosa Huerta, para justamente iniciar ese camino en el que busca ser su sucesor en tres años.

Así perdieron al activo número uno de Morena en el estado.

También así, con el apoyo de su compañero de curul, Ricardo Monreal, quien sobra decir que tiene en mira ser presidente de México, lucubraron el control morenista para, según ellos, encumbrarse el 6 de junio, día en que nadie los pararía.

Colocaron a sus alfiles, desde la secretaría general de Morena en Puebla, con Edgar Garmendia, hasta la mayoría de las candidaturas a diputaciones locales, federales y presidencias municipales.

El control fue casi total.

Fue así como dieron el apoyo también a Claudia Rivera Vivanco para la reelección.

Algo así como: El enemigo o enemiga de mi enemigo es mi amigo.

De este modo, hicieron a un lado a Gabriel Biestro Medinilla, quien no se cansó de gritar a los cuatro vientos que el partido estaba tomado a la mala por unos pillos, decía.

Biestro realmente estaba mucho mejor posicionado.

Nadie lo escuchó.

Ahora, en tiempos de cosecha, todo fue derrota para el grupo que tomó Morena.

Alejandro Armenta tendrá que retomar la estrategia, si quiere seguir en su camino.

Aunque salió tan vapuleado que no se espera una pronta recuperación.

Los reales ganadores fueron los Garmendia, los Evangelista, las Tonantzin y los Mier Bañuelos.

Todos con diputaciones plurinominales se amarraron bien el dedo, ante el desastre que tal vez ya vislumbraban.

Ahora ante la recomposición política del estado de Puebla, las guerras serán otras, pero ese ya es otro tema.

Tiempo al tiempo.

Morena perdió el voto de las clases medias y altas

La gran diferencia entre la elección del 2018 y está que se celebró el pasado domingo es que Morena perdió el apoyo de las clases medias y medias altas de este país.

En el proceso electoral del 2018, muchos ciudadanos de clase media y media alta (la aspiracional) se volcaron a las urnas a favor del tabasqueño, quien ganó en todo el país, a excepción del estado de Guanajuato, la única entidad en donde Acción Nacional ganó todo, gubernatura, Senado y diputaciones federales.

De ahí en fuera, López arrasó en el norte del país, mismo que había sido su “talón de Aquiles” en las elecciones celebradas en el 2006 y 2012, pero que cedieron al “tsunami” que acompañó al triunfo del hombre que prometió cambiar las cosas en México.

Tres años han pasado y la popularidad del presidente, aunque se mantiene alta, ha dejado de ser del 80 por ciento, porcentaje que gozaba al inicio de su sexenio.

Actualmente su aprobación oscila entre un 60 y hasta un 55 por ciento, dependiendo de la región de la cual se trate, ya que el tabasqueño ha dividido al país, en dos zonas perfectamente marcadas, el norte, en donde sus calificaciones son las más bajas y sur-sureste del país, en donde sus calificaciones, son de las más altas.

El 20 por ciento que ha perdido de popularidad el presidente obedece, reitero, a las clases medias y medias altas, que se sentían traicionadas por el PRI y el PAN al ver mermada su economía y que creyeron qué con López, las cosas iban a cambiar.

Puebla fue uno claro ejemplo, la rebelión de este sector catapulto a Eduardo Rivera Pérez a obtener un triunfo categórico, sobre la presidenta municipal con licencia, Claudia Rivera y los mismo ocurrió en toda el área conurbada a la capital, a excepción del municipio de Amozoc, el único que logró rescatar Morena.

Un factor fundamental para que el presidente haya perdido el apoyo de estos sectores, es su falta de empatía con los micros y pequeños comercios ante la pandemia, en donde no hubo ningún tipo de apoyo para quienes tuvieron que cerrar durante varios meses en el 2020.

Pero también a esto se le debe de sumar toda una serie de acontecimientos, como el cero crecimiento hasta el momento durante su administración, la cancelación de la construcción del aeropuerto internacional de la ciudad de México, la creciente inseguridad y violencia en la cual vive el país, su constante intromisión en los procesos electorales, su falta de empatía hacia las victimas por el mal manejo de la pandemia, el desbasto de medicinas en los hospitales del país y la polarización constante entre “chairos” y “fifís”, entre otros factores.

Si bien es cierto que son mayoría los que menos tienen y que están con el presidente López, por los apoyos sociales que reciben, también lo es el hecho de que el mandatario, perdió una base muy importante entre un sector de la población, comerciantes, industriales, académicos, prestadores de servicios, intelectuales y directivos de empresas, que el pasado domingo, fueron a votar en su contra, sobre todo, en los grandes centros urbanos.

Un extraño comportamiento electoral en la capital. Contra todos los pronósticos, la capital del estado registró un comportamiento electoral muy diferente al que se había registrado, al menos en los últimos 30 años.

Por primera vez, hubo un muy marcado voto diferenciado para elegir al presidente municipal, diputados locales y diputados federales, como si algo fuera de la común hubiera hecho que variara este comportamiento electoral.

Eduardo Rivera Pérez ganó la capital del estado con 21 puntos de diferencia, sobre su más cercano adversario, la alcaldesa capitalina, Claudia Rivera Vivanco, pero la coalición que abanderó al triunfador de la contienda, perdió 4 de los 7 distritos locales que estuvieron en juego el pasado domingo.

Los distritos locales que perdió la coalición que encabezó Eduardo Rivera fueron el 10, con cabecera en esta ciudad, que abanderaba Jesús Zaldívar, el 11 que encabezó Hermelinda Macoto, el 19 que tenía como candidato a Arturo “El Sapo” Loyola y el 20 de la Antorchista, Soraya Córdoba.

Un dato curioso, es que perdieron todos los candidatos que fueron siglados por partidos diferentes al PAN. De este modo, Zaldívar, aunque es panista, fue registrado por el PRI, Mely Macoto, y Soraya Córdoba, también fueron postulados por el tricolor y “El Sapo” Loyola, lo hizo por el PRD. Curioso, ¿no?

A expensas de hacer muy bien el análisis de lo ocurrido, pareciera que esta situación obedece a una especie de traición o de haber sido entregados estos candidatos.

Lo mismo ocurrió con el distrito electoral 6 federal con cabecera en Puebla, en donde pierde la candidata también curiosamente del PRI, Xitlalic Ceja. Muy raro, ¿no?

Néstor Camarillo, el dirigente estatal del tricolor en Puebla, debería de analizar muy bien que ocurrió, porque los candidatos postulados bajo sus siglas perdieron en la capital y los de Acción Nacional si ganaron.

¿A poco hay tanto voto diferenciado en Puebla y hasta selectivo? ¿Alta traición?

A LA CARTA

En términos de lo que marca el artículo sexto de la constitución de la ley reglamentaria que consagra el derecho de réplica, se publica la carta enviada por el diputado local por el distrito 20 con cabecera en Puebla, José Juan Espinosa Torres.

riva_leo@hotmail.com
Twitter: @riva_leo

Socavón electoral de Morena en Puebla

El triunfo de Eduardo Rivera Pérez a la alcaldía de Puebla deja una lectura dura para esa izquierda que enfundada en la figura de la Presidenta Municipal con licencia Claudia Rivera Vivanco, recibió un revés contundente de la ciudadanía frente a los desatinos y acciones erráticas que en dos años exhibieron inexperiencia y mucha, mucha corrupción.

En este proceso electoral intermedio, quedó claro que Morena en Puebla terminó pulverizada por sus propias guerras intestinas, que provocaron vendettas de antología exhibiendo excesos de aquellos que llegaron con el lema de austeridad republicana y terminaron con excesos monárquicos.

Si bien las cifras seguirán fluyendo y Morena conseguirá abrirse paso en el interior del Estado con alcaldías y diputaciones locales, la joya de la corona se perdió en una dolorosa y humillante derrota de dos dígitos.

Para Morena Puebla es una dura lección resultado de mucha ambición acumulada en personajes que arribaron al partido del Presidente y otros que desde sus bases fundadoras se sintieron el nuevo mesías de la aldea.

El voto de castigo para Rivera Vivanco fue un factor que la sepultó frente a la oleada de protestas que fueron reales y la confrontaron en diferentes momentos de su campaña.

Queda claro que la reelección en su primer experimento arroja resultados negativos cuando se trata de votar tras una evaluación de dos años de trabajo político.

Hace menos de tres meses, la alcaldesa decía en corto a sus allegados que ella sería quien repartiría candidaturas en Morena porque contaba con todo el apoyo federal.

Así como estas escenas, se recuerdan otras donde algunos de sus esbirros como Andrés García Viveros solicitaba a secretarios y funcionarios no meter las manos en licitaciones, pues esas se decidían en el primer equipo de la alcaldesa.

La violencia política de la Presidenta Municipal exhibida en grabaciones cerró la pinza para desmantelar su imagen y derrumbarla ante una ciudadanía harta de ver un Centro Histórico devastado por la delincuencia e inseguridad.

Las horas de la derrota serán largas para Rivera Vivanco quien ni siquiera se atrevió a encararla pues la devastó la misma soberbia de días anteriores con la que hizo gala de excesos de prepotencia con medios de comunicación.

Seguro la veremos regresar a la Presidencia Municipal de Puebla a intentar limpiar el desorden y encarar la ola de denuncias que contra su administración seguirán fluyendo.

El caso de Claudia Rivera en comunicación política es un claro ejemplo de la prefabricación de una marca personal muy lejana a la personalidad que mostró en su campaña de 2018.

Rivera “quiso pertenecer” e hizo todo por ser parte de un círculo de poder minúsculo donde le vendieron sueños irreales que terminaron alejándola de la realidad, donde su nombre y su gestión se desgastaron rápidamente ante los nulos resultados que entregó a la ciudadanía poblana.

Que sirva de experiencia para quienes piensan que la marca López-obradorista alcanza para seguir detentando el poder para poder.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

Gana Lalo y gana la alianza en toda la zona conurbada

El candidato de la alianza “Va por Puebla”. conformada por el PAN, el PRI, el PRD, Compromiso por Puebla y Pacto Social de Integración, se alzó con e triunfo el día de ayer, luego de imponerse a la actual alcaldesa capitalina, Claudia Rivera Vivanco, quien buscaba la reelección en este proceso electoral.

Rivera Pérez habría ganado con el 47 por ciento de las preferencias electorales, por el 34 por ciento de su más cercana adversaria, la alcaldesa con licencia, Claudia Rivera, una ventaja de 13 puntos.

El resultado electoral de Puebla capital se vio reflejado también en el triunfo de Edmundo Tlatehui en San Andrés Cholula, quien se habría impuesto de manera contundente a su adversaria, la alcaldesa con licencia, Karina Pérez Popoca.

Tlatehui se impuso casi tres a uno a la morenista, con el apoyo de la reserva territorial, pero principalmente de la zona de Loma de Angelópolis, que como nunca se volcaron a las urnas, para rechazar y castigar a la administración de doña Karina, quien seguramente ya desde ayer, llora su derrota, la cual se debe entre otras cosas a su enorme soberbia.

La ola azul se extendió también hacia San Pedro Cholula, en donde la candidata de la alianza, PAN, PRI y PRD, Paola Angón, se alzó con el triunfo sobre el impresentable de Julio Lorenzini, quien demostró que es un fiasco de político.

La ola azul y la fuerza de Eduardo Rivera hizo posible el triunfo de Angón, quien realizó una buena alianza con el actual edil, Luis Alberto Arriaga Lila.

La victoria de Angón es un duro revés también para el diputado local, José Juan Espinosa, quien se encuentra prófugo de la justicia y apostó todo su capital a favor de Lorenzini y ahora deberá de asumir el costo de la derrota de su protegido.

A expensas de profundizar más adelante en el análisis, hay que señalar que la ciudadanía, fue la gran ganadora de la contienda, con una enorme participación en las urnas, como pocas veces se había visto en una elección intermedia, principalmente de las clases medias, quienes manifestaron su enojo en contra del presidente López y su partido.

Otro punto clave dentro de esta elección, es el hecho del enorme rechazo por parte de la población, al tema de la reelección al menos en Puebla y su zona conurbada.

Y es que, a los ediles de la zona conurbada, pensaron que en automático habían ganado el derecho a estar tres años más en el poder, cuando en realidad, la gente estaba harta de la improvisación que se había visto durante estos tres años de gobiernos emanados del movimiento que encabezó el presidente López. La soberbia los invadió y en el pecado llevaron la penitencia.

El resultado electoral también sirvió para impulsar el triunfo, al menos hasta el término de la redacción de esta columna, de lo candidatos a diputados locales en los siete distritos de Puebla capital y también a los federales, aunque la lucha era muy cerrada en los distritos 6 y 11 mientras que en el 9 y 12, los triunfos son para Ana Teresa Aranda y Mario Riestra Piña.

El resultado electoral en Puebla capital arrastra a grandes perdedores en esta elección, como el senador, Alejandro Armenta Mier, quien impuso a sangre y fuego, a la actual alcaldesa con licencia, aun en contra de la voluntad del gobernador, Miguel Barbosa.

Aunque Armenta seguramente buscará desmarcarse de esta derrota, lo cierto es que él, a través de Edgar Garmendia, impulsó y respaldó a Claudia Rivera, aunque posiblemente la haya abandonado durante la campaña.

Otro gran perdedor es el aun diputado federal, Fernando Manzanilla Prieto, quien demostró su verdadero tamaño político. Es una lástima que haya arrastrado a un personaje de la talla y de la calidad moral de un héroe, como lo es el doctor Alfredo Victoria, un gran profesionista, pero quien a duras penas va alcanzar el 0.8 por ciento de los votos. Ni sus plumas van a poder salir en su defensa.

Su posible arribo a San Lázaro va depender de la voluntad del presidente, quien tendrá que decidir si le conviene o no, mantener a este partido político dentro de su espectro y hacia a dónde se van a ir los seis escaños que podría alcanzar esta fuerza.

Manzanilla tendrá que refugiarse en el PAN, pero ahí las cosas también están a punto de cambiar. Acción Nacional tiene un nuevo jefe político en la persona de Eduardo Rivera, el ganador de la contienda, quien no olvida que Genoveva Huerta hizo hasta lo imposible por no dejarlo pasar para convertirse en el candidato del PAN a la alcaldía de Puebla.

Genoveva es otra de las grandes perdedoras de la contienda, puesto que no puede adjudicarse la victoria, ni de Eduardo Rivera, ni de Mundo Tlatehui en San Andrés, ya que bloqueo a ambos candidatos e incluso ofertó al mejor postor estas posiciones.

Huerta solo puede presumir como suyo el triunfo de Paola Angón y eso a medias, ya que la candidata de san Pedro Cholula se hizo de la candidatura, pero no dejo que la presidenta estatal del PAN volviera a meter las manos en este lugar.

Finalmente, el gran ganador de la jornada electoral, es el gobernador, Miguel Barbosa, quien entrega muy buenas cuentas en esta elección, pues Puebla culminó la jornada electoral sin incidentes graves y se va a llevar un total de entre 8 y hasta 9 diputaciones federales para el presidente López y entre 16 o 17 diputaciones locales, para mantener la mayoría en el Congreso local, lo cual, ratifica que Morena se equivocó, al no tomarle su parecer en el proceso de selección de muchos candidatos a presidentes municipales.


Foto: Es Imagen / Katia Fernández

No hay dinero…

En el Puebla de La Franja no hay dinero para ofrecerles un incremento de sueldo a los jugadores que se la partieron durante la temporada en donde volvieron después de muchos años a ilusionar a su golpeada y lastimada afición.

El caso de Maximiliano Perg es la viva imagen de cómo se manejan las cosas en la directiva del Puebla.

Por un lado el jugador y su representante solicitaron un aumento de sueldo de acuerdo al rendimiento del jugador y los minutos jugados; la respuesta fue negativa, no hay dinero, a lo mucho te podemos mantener lo que tienes y eso considerando que apliquemos un descuento pues la situación financiera del equipo es complicada; ante ello, las negociaciones se rompieron y por un momento parecía que Perg dejaría a la franja, sin embargo, las pláticas no están rotas por completo y el argentino podría aún permanecer en la oncena camotera, aunque aún nada puede darse como oficial.

En este Puebla no hay dinero para aumentarle a los jugadores que, como le decía líneas arriba, se la rifaron por el equipo, pero si hay para otras situaciones como pagar rentas de dos pisos en edificios de lujo para tener unas oficinas dignas del nivel de los empleados, aumentarles el sueldo a los y las incondicionales del Sr. Rogelio Ro(b)a, poder acceder a comprar casas y departamentos además de autos para las amantes; además da para mantener holgazanes que vienen de Guadalajara corridos del Atlas para pagarles renta de casa y gran sueldo.

Para eso sí tiene dinero el Puebla y no para quienes con el sudor de la frente se parten el alma en el terreno de juego.

Los que sí están fuera son Santiago Ormeño, Salvador Reyes, Clifford Aboagye y se asegura que Arturo Paganoni estaría con pie y medio fuera de la institución debido a que no logró recuperar su nivel después de la lesión que padeció.

Trascendió de última hora que quizás Omar Fernández estaría por firmar con el León el próximo día martes, versión que es simplemente un trascendido, pero que podría tener fundamento de acuerdo a cómo se vienen manejando las cosas al interior del equipo de La Franja.

De refuerzos, pues nada aún, seguramente tratarán de repetir el esquema de la temporada pasada donde decían “vende a los viejos y caros y trae chavos con hambre que quieran transcender”.

Ojalá les salga porque realmente segundas partes nunca fueron buenas.

Nosotros como siempre seguiremos en línea.

Hasta la próxima.

Twitter @pepehanan

Foto: Es Imagen / José Castañares

Economía, pandemia y pobreza

La pandemia del covid ha provocado, hasta el momento, que la economía mexicana sufra su crisis más severa en un siglo, con más de 10 millones de nuevos pobres y el cierre de al menos un millón de micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes), según datos del INEGI.

Por si fuera poco, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) fijó la caída del PIB en 8 por ciento en 2020, con un repunte de 4.6 por ciento en 2021, después de que durante el 2019 ya hubo una contracción económica de menos del 1 por ciento, en el primer año en el poder del presidente López.

Incluso, la caída registrada en el 2020 puedo haber sido mayor, según el Fondo Monetario Internacional (FMI) que estima que la contracción fue de al menos 9 por ciento este año, la caída «más pronunciada desde la Gran Depresión», con una recuperación posterior, la cual será «modesta».

Cabe señalar que López llegó a la presidencia en diciembre de 2018 con la promesa de tasas anuales de crecimiento del 4 por ciento.

De acuerdo a especialistas, ahora el presidente tendrá que dedicar el resto del sexenio a recuperar los niveles previos a su gestión, este dato duro es por demás significativo, porque al menos en materia económica, la gestión lopezobrarista será un periodo perdido para el país.

Por si fuera poco, la crisis también ha borrado los avances de empleo porque solo se han recuperado 8 millones de los 12 millones perdidos por la crisis, entre formales e informales, de acuerdo otra vez a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La pandemia también provocó el cierre definitivo de más de 1 millón de MiPymes en los que trabajaban 3 millones de personas, de acuerdo a cifras oficiales.

Un estudio de BBVA México señaló que si la economía decreció en un 7 por ciento 2020, entonces 12 millones de personas cayeron en la pobreza, lo que borró años de políticas sociales de otras administraciones.

Por si fuera poco, México también ha destacado por ser uno de los países del mundo y la región en dedicar menos recursos públicos a aliviar la crisis económica, al destinar menos del 1% del PIB, según la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Diversos especialistas consideran que hubo poca reacción del Gobierno federal para poder hacer frente a estos elementos, ya que se anunciaron planes, pero nunca huno una fecha concreta para ponerlos en marcha o tal vez se quedaron muy cortos.

López ha defendido su fórmula económica de no contraer deuda para «rescatar a los de arriba», como ocurrió en el «periodo neoliberal», pero esto ha sido una falacia más, ya que, si ha contraído deuda, pero se desconoce hacia donde se aplicaron los recursos.

¿Qué factores están detrás de la mayor caída del PIB desde la Gran Depresión, cuando se contrajo casi 15 por ciento?

Básicamente tres. En primer lugar, y de manera destacada, la pandemia de Covid-19, que no sólo impuso costos significativos a los mexicanos, donde el más importante es la pérdida de más de 227 mil vidas humanas hasta el momento.

En segundo término, la falta de una respuesta significativa de política fiscal para ‘vacunar’ a los sectores más afectados por la crisis, como la industria y el comercio y los servicios, al igual que las micro, pequeñas y medianas empresas.

Y, en tercer lugar, la debilidad que ya mostraba la economía mexicana desde antes de la pandemia y que el gobierno del tabasqueño ha negado una y otra vez.

De hecho, desde 2019 ya había ausencia de crecimiento, pues en ese año el PIB se contrajo 0.1 por ciento.

En medio de la incertidumbre asociada a la pandemia y el proceso de vacunación, la previsión para los primeros meses de 2021 es una recuperación económica aún más lenta y débil que la observada en la parte final del año pasado, aunque el optimismo ha crecido, tras la recuperación de la economía norteamericana, luego de que ya se vacuno a más de 200 millones de habitantes de este país.

En fin, ya veremos si el presidente López, puede aprovechar esta coyuntura, aunque una y otra vez ha demostrado, que los temas económicos entre otras cosas, nada más no son lo suyo.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: @riva_leo

Ilustración: Alejandro Medina

Clint Eastwood es eterno

Una de mis películas favoritas es Los Puentes de Madison, una historia que te lleva al pasado de los padres para descubrir historias de amor prohibidas y decisiones que se tuvieron que afrontar por años.

Protagonizan Clint Eastwood y Meryl Streep , además de que Eastwood también dirige. La cinta está plagada de detalles, de suspenso, de romance y de escenas icónicas.

El 31 de mayo de 1930 nació este actor y director que se ha convertido en un gran clásico del cine internacional. Nació en San Francisco, California y a lo largo de sus 91 años se ha casado en dos ocasiones y ha tenido 7 hijos.

Un inicio prácticamente fortuito en un programa de televisión le regalaría la oportunidad de debut como actor, donde ha interpretado personajes emblemáticos como Harry El Sucio, Jed Cooper, Joe Kidd y Harry Calahan.

Su primera experiencia detrás de la cámara fue en 1971 en la cinta Play Misty for Me, en la mayoría de los casos también ha protagonizado sus filmes.

Ha ganado el Óscar en cuatro ocasiones y ha estado nominado un total de 12 veces, en dos de ellas ha estado nominado como mejor director y actor por la misma película.

Ha obtenido también en cuatro ocasiones el Globo de Oro, tres premios César y un premio honorario del American Film Institute.

Y lo mejor del caso es que a sus 91 años de edad sigue vigente, sigue trabajando y en perfecto estado de salud.

Sus películas más recientes lo muestran con igualdad de creatividad y el mismo ojo que ha tenido desde su primer trabajo.

Ojalá podamos seguir disfrutando de su impecable trabajo en la pantalla grande y que nos siga haciendo el día con sus maravillosas interpretaciones.

IEE, entre sus errores y angustia

En el Instituto Estatal Electoral (IEE) se están tronando los dedos, debido a una serie de errores, a tan solo cuatro días de las elecciones.

El más grave de ellos, son los cometidos en las boletas.

Por ejemplo, en el distrito 17, no aparecen las fotografías o rostros de la candidata Lizeth Mejorada Barrientos, ni se su suplente Verónica Sánchez Medina.

Su casilla de la boleta está en blanco, tanto en el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), como en la del Pardo del Trabajo (PT).

Así se demuestra en una fotografía conseguida para este espacio.

Ahora el IEE mandó de último minuto a hacer las boletas, todo a pesar de que ya se empezaron a entregar los paquetes a los presidentes de casillas.

O sea, entre el sábado y el mismo domingo, tendrían que cambiárselos.

Un trabajo nada fácil.

Pero no sólo eso, tampoco han llegado las actas de jornada electoral, escrutinio y cómputo tanto de diputados y ayuntamientos.

Al menos en los paquetes que se entregaron a algunos presidentes no iban estos documentos de suma importancia.

Así como en ese ejemplo, se habla que están iguales en errores de primaria en ocho distritos más.

¿Error humano o dolo? Tendría que haber investigaciones, pero hasta ahora nada.

Lo cierto, es que Morena, ante estas situaciones, pase lo que pase, puede tirar fácilmente la elección, como nos lo comentaron amigos especialistas en temas electorales.

Entonces lo más seguro es que se vayan a extraordinarias en donde hay los errores.

Tiempo al tiempo.

Las agresiones

Mal la han pasado candidatos y equipo de partidos políticos que van contra Morena, sobre todo cuando andan casa por casa y se encuentran a los llamados «chairos de corazón”.

Desde insultos, hasta intentos de agresiones físicas han tenido que sortear, cuando pretenden explicarles las propuestas.

Ya a muchos panistas, priistas, perredistas y hasta de Movimiento Ciudadano, temen andar en la campaña, por lo que andan con mucho cuidado y ya no se meten en lugares conocidos como morenistas.

Todos a votar

Este domingo 6 de junio todos debemos de salir a votar, porque hay personas que han muerto por defender este derecho. ¡No lo desperdicies!

Votar es más que solo elegir a un candidato, es elegir a las personas que reflejan tus intereses al determinar decisiones que afectaran a tu comunidad, estado o país.

¿Por qué es tan importante el voto? Cuando tu votas, estas participando en decisiones relacionadas a la salud, migración, equidad de género, derecho de votar, infraestructura, empleo, educación, seguro social, seguridad para nuestras comunidades, aplicación de impuestos, entre otras situaciones.

Cuando votas, entre otras cosas, también estas decidiendo como se va invertir el dinero que pagas de tus impuestos, dinero que se puede destinar en educación, programas juveniles, salud, creación de empleos, medio ambiente y muchas cosas más.

La historia del sistema político posrevolucionario mexicano muestra que los ciudadanos podían, bajo ciertas condiciones, participar en la vida política nacional sin forzosamente tener que incorporarse en las filas del partido hegemónico (PRI).

Así, la Ley electoral de 1946 permitió el registro de varios partidos (Partido Revolucionario Institucional, Partido Acción Nacional, Partido Democrático Mexicano, Partido Nacional Constitucionalista, etcétera). Con la reforma electoral de 1977, la participación política de los ciudadanos organizados se amplió y diversificó; se crearon tres figuras jurídicas: 1) los partidos con registro definitivo, 2) los partidos con registro condicionado a sus resultados electorales y 3) las asociaciones políticas nacionales.

De esta forma, cuatro partidos vieron su registro ratificado como definitivo, tres partidos más vieron su registro supeditado a su representatividad expresada por los resultados electorales y, finalmente, cuatro agrupaciones se convirtieron en asociaciones políticas.

Esta reforma política se aumentó también el número de legisladores y se permitió la elección de los mismos por mayoría relativa o por representación proporcional. El tercer momento más importante en cuanto a la transformación de las reglas del juego político fue la creación del Instituto Federal Electoral (IFE) en agosto de 1990, a partir de las nuevas disposiciones contenidas en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE).

Cabe señalar, finalmente, en 1996 se creó la figura de Agrupación Política Nacional (APN) para permitir una participación política y cívica más amplia de la sociedad civil y, ocho años después, el IFE tenía registradas 75 organizaciones de este tipo.

Más tarde vinieron nuevas reformas electorales, con la finalidad de hacer más justos y más democráticos los procesos electorales de nuestro país.

Un buen punto de reflexión y otra razón por la cual, todos debemos de salir a votar, es el hecho de ¿Cuánto cuesta la democracia en México?
Sin duda, esta ha sido una de las preguntas más recurrentes en cada proceso electoral que enfrentamos.

Los ciudadanos vemos las cifras millonarias aprobadas cada año por el Congreso mexicano para el árbitro electoral y para los partidos políticos que aún siguen la lógica de existencia a partir de los recursos públicos otorgados por el Estado.

Solo para este año el presupuesto autorizado para el Instituto Nacional Electoral (INE) fue de poco más de 26 mil 819 millones de pesos, un incremento del más del 30 por ciento del presupuesto autorizado para las elecciones intermedias del 2015 (El presupuesto de ese año fue de 18 mil 572 millones de pesos) y 10.5 por ciento más que el presupuesto autorizado para la elección presidencial del 2018.

La explicación de este crecimiento presupuestal en el costo de las elecciones se debe a un crecimiento natural del padrón electoral, mientras en la última elección intermedia nuestro padrón electoral era de poco más de 87 millones de electores, para el 2021 es de aproximadamente 95 millones, es decir, se han incorporado al padrón electoral poco más de 8.4 por ciento de votantes en los últimos 6 años.

Pero si estos datos no nos dicen mucho, al analizar la distribución del presupuesto del INE, desde el 2015 hasta la fecha, este ejerce entre 70 y 73 de cada 100 pesos autorizados para la organización de las elecciones y menos de 30 pesos de cada 100 se utilizan para ser distribuidos entre los distintos partidos políticos, lo que aproxima una gran cantidad de cuestionamientos sobre el uso de este inmenso presupuesto público en la organización de cada proceso electoral que al final siempre concluye con procesos jurídicos de impugnación por distintos actores políticos que no se vieron favorecidos por el voto popular y que desacreditan la tarea y el costo de cada elección.

Este tremendo gasto justifica, por sí mismo, por qué debemos salir a votar el próximo domingo. De verdad, vale la pena.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: @riva_leo

Ilustración : Alejadro Medina

Plano federal o plano local, ¿cuál predominará?

Una vez concluidas las campañas, una de las grandes preguntas es ¿Qué va a predominar en esta elección? ¿El plano federal o el local?

La respuesta pareciera ser muy simple. En los estados en donde hay elecciones a gobernador, el plano local pudiera estar por encima del plano federal, por el peso que tiene la renovación del ejecutivo en las diferentes entidades del país.

Pero, ¿qué va a pasar en estados como Puebla, en donde solo habrá elección de diputados locales, presidentes municipales y legisladores federales? ¿Habrá voto diferenciado?

Y es que los últimos sondeos, previos a la jornada electoral, parecen favorecer a Morena en el ámbito de las candidaturas a las diputaciones federales, sin embargo, no se sabe si ese impulso, también se hará presente en el tema de las diputaciones locales y las alcaldías que también van a estar en juego.

En Puebla capital, por ejemplo, a eso le apuesta la actual presidenta municipal, Claudia Rivera, a que la marca de su partido, Morena y la figura del presidente López, arrastre el voto a su favor como ocurrió en el 2018, con la salvedad de que hace tres años, el tabasqueño si aparecía en la boleta y que hace tres años, ella aún no había gobernado.

Va a ser muy interesante el poder observar, si en realidad la marca Morena, surte el efecto que espera la alcaldesa capitalina, de ser así, esto se vería reflejado en el triunfo de los candidatos a diputados federales y también los locales.

Pero también, como ya lo comenté, el escenario local, los micro escenarios cuentan y tienen peso, a eso le apuesta el candidato de la alianza “Va por Puebla”, Eduardo Rivera Pérez, a que el micro entorno local, sea el que finalmente decida la elección a su favor, la cual busca se convierta en un referéndum para la alcaldesa capitalina.

A ciencia cierta, no sé, si Rivera Pérez logró esto durante su campaña. Creo en lo personal que Eduardo no logró que la elección se convirtiera en un referéndum para la Claudia, sin embargo, las encuestas marcan una tendencia a favor del candidato emanado por el Partido Acción Nacional.

La dinámica de las campañas de los candidatos a diputados federales, más los locales, sumado al peso que la marca PAN tiene en Puebla capital, puede jugar a su favor y en ese sentido cabe reconocer que Mario Riestra, el candidato del albiazul al distrito 12, jugó un papel primordial, al insistir una y otra vez en remarcar los errores en los que incurrió durante sus tres años de gestión, la actual edil con licencia.

Puebla siempre ha sido un laboratorio electoral y esta vez no será la excepción, ya veremos que pese más en el ánimo del elector poblano, si la popularidad del presidente López o el micro entrono económico y social que prevalece en la entidad.

Tepeaca es para Morena. En donde el Partido del presidente López Obrador no va a tener ningún problema para ganar la elección es en la región de Tepeaca, en donde los candidatos a la diputación federal, Raymundo Atanacio Luna, a la local, Sergio Salomón Céspedes Peregrina y a la presidencia municipal de este lugar, José Huerta, no van a tener problemas para imponerse a sus adversarios de la coalición “Vamos por México”.

Y es que se trata de tres verdaderos líderes regionales, Raymundo Atanacio, gente del senador Alejandro Armenta, es originario de Soltepec, de donde ya fue presidente municipal y dos veces diputado local por esa zona.

Sergio Salomón Céspedes Peregrina ha sido el mejor presidente que ha tenido Tepeaca en los últimos 20 años, un hombre de palabra y de convicciones firmes.

Finalmente, José Huerta llega con todo el apoyo de Sergio Salomón y va con muchas ganas de trabajar por Tepeaca, lo cual son duda va a asegurar el triunfo de este personaje.

Esto es una muestra de que los micro entornos son muy diferentes en cada región de la entidad.

En Acatzingo, Eliseo Zayas puede dar la sorpresa. No pierda de vista a Eliseo Zayas Jaén, candidato de Fuerza México a la presidencia municipal de Acatzingo.

Eliseo es todo un personaje en la región y esta es otra muestra que cada micro entorno obedece a realidades diferentes.

En este lugar importa más el personaje que el partido y Eliseo, quien ya fue presidente municipal en este lugar, las lleva todas consigo para derrotar a Morena y al PRI en la tierra del senador, Alejandro Armenta.

riva_leo@hotmail.com

Twitter: @riva_leo

Ilustración: Alejandro Medina