¡Escúchanos por internet!

Las tecnologías de información deben estar al alcance de toda la población mexicana

Las tecnologías de información y comunicación deben ser centrales en la discusión de las políticas públicas, por su impacto en el desarrollo social de un país, y contribuir en el mejoramiento de la calidad de vida de todas las personas y ayudar a cerrar brechas como la desigualdad y la pobreza, entre otros beneficios.

El uso de las tecnologías de información de una manera responsable y eficiente, pueden contribuir al desarrollo social del país, además de que en México existen algunos organismos y elementos importantes para poder abatir y contribuir a un desarrollo sustentable mediante el desarrollo de programas más eficientes y con un mayor presupuesto por parte del gobierno, para lograr ese desarrollo social más integral, afirmó Enrique Sánchez Lara, Director de Administración de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (ATIC/Redes e Internet), de la UPAEP.

Dijo que organismos como el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos; el DIF; el mismo IMSS y otras instituciones que tienen un contacto más cercano con la población, con el apoyo de las tecnologías de información puedan fortalecer esa comunicación con todos los sectores sociales, principalmente los más vulnerables.

Señaló que de acuerdo a información del Inegi y del Coneval en México hay 130 millones de habitantes, y 80 millones de ellos tienen la capacidad de acceder a una computadora y a la vez coincide con el número de personas que cuentan con un teléfono celular y acceso al internet.

Por el otro lado, tenemos al número de mexicanos que se encuentran en pobreza que dependiendo del lugar de consulta, está entre los 52.5 y 55.3 millones de personas; y podemos observar que de los 80 millones de habitantes para llegar a los 130 millones de personas que componen la población mexicana, también algo que se asemeja a la pobreza es que más de 50 millones no tienen acceso a una computadora o a un teléfono celular o bien, no cuentan con los servicios de internet, asentó el académico.

Indicó que hay otro número de personas en el país que no puede pasar desapercibido, que es el número de individuos que están viviendo en una situación de indigencia, que no tienen casa, no tienen comida y que viven del apoyo de otras personas y representan alrededor de 5 millones de personas.

En su intervención Lilian Maribel Ortega Cuanalo, coordinadora de Promoción y Vinculación del Decanato de Ingenierías de la UPAEP, refirió que la inteligencia artificial, las tecnologías de la información, las redes sociales y la cuarta transformación industrial, han transformado la forma de vivir y de convivir entre las personas.

Señaló que el Foro Económico Mundial establece que la velocidad, el alcance y el impacto de los sistemas tecnológicos son elementos clave para poder transformar las sociedades del mundo, como lo que se está viviendo actualmente con el teletrabajo, con la teleeducación y la localización inmediata de cualquier tipo de información.

Ortega Cuanalo señaló que de acuerdo a información del INEGI del 2019 en Puebla a nivel estatal, reportaban que en promedio el 40% de personas con acceso a internet se ubica en el área metropolitana, y en el último lugar se encuentra la Sierra Negra, lo cual marca una diferencia importante. Agregó que de esta población total, sólo el 30% cuenta con una computadora, una lap top o una tableta, que nos habla del balance social existente en estos momentos.

También comentó que de acuerdo a un estudio del INEGI de octubre del 2020, se habló del impacto que tuvo la pandemia del Covid-19 en el ámbito educativo, en donde del 54.3 millones de estudiantes, el 18% no concluyó el ciclo escolar 2019-2020 por carecer de una computadora o por falta de conectividad al internet; y un 22% ya no se inscribió al siguiente ciclo escolar por no contar con la tecnología a la mano.

Acotó que las tecnologías de información son grandes impulsoras económicas, y el crecimiento del comercio electrónico se desarrolló de manera exponencial en los últimos años; 2 de cada 10 empresas de e-commerce tuvieron una expansión de más del 300%.

Agregó que el 77% de los usuarios utilizaron diferentes aplicaciones para realizar sus compras y el 76% llevó a cabo compra de productos en línea. También comentó que de acuerdo a la Asociación Mexicana de la Industria de las Tecnologías de Información, después de este confinamiento, 58% de los consumidores en México han aumentado el uso de las nuevas tecnologías como es el uso de las aplicaciones móviles o dispositivos activados por voz.

Además de que estos ambientes digitales han impactado en los hábitos de pago de los consumidores mexicanos, ya que disminuyó de manera significativa el uso de efectivo de un 79% a un 58%.

Reiteró, para que la gente tenga acceso a este uso de las tecnologías de información es necesaria la participación de todos los sectores de la sociedad, desde el gobierno federal y estatal, hasta las instituciones públicas y privadas para hacer más accesibles los costos de los servicios de internet e incluso atender los lugares en donde no ha llegado la tecnología.

Por su parte, Damián Emilio Gibaja Romero, Director del Área de Matemáticas de la UPAEP, enfatizó que las tecnologías de información y comunicación tienen características significativas que las hacen cruciales para el desarrollo social de cualquier población como es el caso de México.

Dijo que una de las ventajas que ofrecen las tecnologías de información son la instantaneidad para compartir la información; facilitan la interconexión con diferentes tecnologías; sirven para crear nuevas herramientas; ayudan a las personas a ser más interactivas, entre usuarios y dispositivos; además de los alcances que tienen en los diferentes sectores de la economía, la educación y medicina, además de que contribuyen de manera importante en la generación de innovación.

Gibaja Romero apuntó que las tecnologías de información y comunicación deben ser centrales en la discusión de políticas públicas por su impacto en el desarrollo social de un país y contribuir en el mejoramiento de la calidad de vida de todas las personas y cerrar brechas como la desigualdad y la pobreza, entre otros beneficios.

Dijo que en estos momentos todavía falta mucho por hacer, la velocidad con la que se han integrado las tecnologías no ha sido la más eficiente, todavía se tienen pendientes en la transformación gubernamental, en la regulación sobre la economía digital, en donde hay nuevos retos que se están enfrentando al hacer compras digitales, y que se debe tener cuidado con el manejo de ciertos datos; contar con la promoción de una educación de calidad a partir del uso de estas herramientas tecnológicas; ya que gran parte de la población todavía no la tiene a su alcance.

Damián Gibaja reiteró que se tienen retos importantes en 5 áreas principales, como es garantizar la conectividad, para que las personas puedan acceder a estos servicios; el segundo, se refiere al desarrollo de habilidades digitales e incluir a todas las personas; fortalecer la interoperabilidad, es decir, que diferentes agentes y diferentes empresas puedan relacionarse para compartir datos y generar innovación, y para ello, se requiere de un marco jurídico más claro respecto a cómo se irán integrando las tecnologías de información a todas las actividades de las personas.

Agregó que un quinto reto que se tiene es el contar con la disposición de datos abiertos, en donde es importante que el gobierno proporcione datos, información, para que las personas puedan tomar decisiones de la mejor manera posible.

Finalmente, dijo que se tienen que repensar los programas educativos, recalificar el capital humano para aprovechar de mejor manera su potencial y contar con políticas públicas que ayuden al desarrollo social, como es el acceso al internet para toda la población; que el gobierno siga invirtiendo en infraestructura y ofrezca mejores servicios a la sociedad.

junio 8, 2021 - 4:45 pm

Por: Staff

Educación