¡Escúchanos por internet!

Banda MS triunfa

Los Ángeles, 17 Feb (Excélsior).- Todas las localidades se vendieron para sus dos noches en el Staples Center. Calurosa recepción para los de Sergio Lizárraga en su debut en la que fuera casa de Kobe Bryant, que comenzó desde el meet&greet con Walo y Alan, los vocalistas, siendo apapachados por los paisanos hasta que salieron a quitarse los nervios, a mirar a cada uno de los compadres emocionados por tener un pedacito de México, aunque sea por una noche.

Abrieron con Mejor me alejo, y aquí no sucede que algunas son más conocidas que otras, no, al menos en la ciudad angelina se sabían todas, y los que de repente se olvidan de hablar español, pues lo practicaron con ellos.

Porque es una realidad, la necesidad por adaptarse a la escuela y los trabajos los empuja a hablar inglés la mayor parte del tiempo, y su idioma natal puede deteriorarse.

Y aquí radica uno de los principales méritos de la música de banda, además de dignificar el género y erradicar su estigma ligado a la violencia, es la promoción de la cultura mexicana, la preservación de las raíces y el recuerdo de que hay una identidad que siempre hay que enaltecer. Banda MS lo tiene claro, y al parecer, su público también. En su gran noche, la gente bebió lo que quiso, se olvidó de sus chambas un rato y se dedicó a cantar, a bailar, a enamorarse, a besar a sus novias o novios; hacer hasta lo imposible por atraer las miradas de Alan y Walo, porque hay que decirlo, cada uno tiene su encanto con las damiselas.

Los dos las hacen soñar, y las correspondieron con besitos lanzados al aire o saluditos. El gasto, el esfuerzo que hicieron por ir al show, el trayecto ya estaba valiendo la pena, porque no sólo estaban escuchando Mi razón de ser y Mi mayor anhelo, también ya les habían llovido besitos al aire y saludos de parte de los muchachones de la banda.

Walo hizo una pausa. Saludó, rindió un homenaje y dio unas palabras para Black Mamba, por respeto a pisar la casa del ídolo y estar rodeado de gente que siempre lo apoyó. «¡MVP!», «¡MVP!», «¡MVP!», se escuchó. Los videos con jugadas de Gigi, su hija, y Kobe regresaron al Staples.

Antes de saltar al escenario, el cantante comentó que realizaron el tributo por ser fans del deporte ráfaga, uno al que se acercaron gracias a Larry Bird y su Cetics de Boston, a Michael Jordan y los Bulls de Chicago, y, obviamente, a la ahora leyenda de los Lakers.

Vinieron más temitas para el corazón; por ejemplo, El color de tus ojos, el instante cursi para ponerse de pie, grabar, cantarle al oído a esa personita especial y demostrar que el vestido, el traje, la elegancia de la noche, no nada más fue para ver a la Banda MS, sino también para sus enamorados.

Les entregaron un reconocimiento por parte de Monitor Latino, por ser la banda mexicana más popular, y otro por sus dos noches repletas en el inmueble. Desde luego aprovecharon para tomarse la foto con los paisanos de fondo.

Después vino una avalancha para sacudir la flojera, abanderada por Cacahuates, pistaches y El Mechón. Si uno tiene el bailecito con la mano en la hebilla, el ir y venir de izquierda a derecha, no hay duda de qué nacionalidad proviene. Y anoche quedó claro.

También existe esta rara costumbre de estar sentados disfrutando de la música en vivo. Hubo los que así estuvieron contentos. Muy respetable, y lo mejor es que no se molestaban si los de adelante se paraban a bailar, pues a eso se fue al concierto, allá ellos que decidieron ocupar la butaca.

La MS jamás tiene invitados en vivo, pero ahora se aventaron un dueto con Los 2 de la S, un par de compositores, Omar y Jhonny, que buscan ponerle rostro a su pluma y lo hicieron con Somos los que somos, una canción tan visceral que, cuentan, ha hecho llorar a locutores la primera vez que la escuchan. Buena patadita de la suerte para los dos sinaloenses.

Otra sorpresa, la MS traía varios ases bajo la manga. Ahora con el Mariachi Sol de México se aventaron hasta El rey, de José Alfredo Jiménez. Un pedacito más del México auténtico en territorio extranjero.

Llegó el momento de decir adiós con A lo mejor, Mi olvido y El 24. La gente no quería, pedía otra; Alan y Walo también, no querían decepcionar a sus seguidores, a ellos les calientan la voz, y se siguen, y ya estaban a nada de aventarse otra ronda; sin embargo, ya no fue posible por las estrictas reglas en foros estadunidenses.

Pero si algo quedó claro, es que Banda MS traía ganas de cantar hasta que el público lo pidiera. Aún quedaba una noche para repetir la dosis.

Antes de su concierto, Alan, Walo y Sergio Lizárraga acudieron al Ayuntamiento de Los Ángeles para recibir un reconocimiento que los acredita como una de las bandas más populares del mundo y representantes de la cultura y comunidad latina en Estados Unidos.

Todo gracias al concejal Gil Cedillo, tercera generación de mexicanos en Estados Unidos que, como Snoop Dogg y otras personas, han caído redonditos con la música de la Banda MS.

«Es una manera de crear puentes en tiempos de muros», dijo el funcionario en rueda de prensa. Cedillo detalló que un compañero en la escuela de leyes le aseguró que los más populares en el género son ellos.

«Lo que ellos lograron, llenando dos Staples Center, es un fenómeno cultural importante por ser una ciudad de mexicanos, de personas que hablan español y que quieren unidad en la comunidad, y la unión de dos culturas que coexisten», agregó.

Cedillo no quiso politizar el evento; sin embargo, calificó como «pendejo» al presidente Donald Trump y mostró su apoyo a Bernie Sanders en su candidatura.

«Se trata de hacer cosas positivas», arrancó, «estamos luchando por un género que se había perdido y tornado negativo, mucha gente la consideraba música violenta, que ni era apta para todos.

«Pero lo que pasa acá, nos reconoce que el trabajo con disciplina, orden y pasión, puede rendir frutos», dijo.

Los representantes del regional mexicano justo han remado contra la corriente de ser ligados al narcotráfico, de esto trata la dignificación que la MS busca para su movimiento, que une y convoca a gran cantidad de familias en México y Estados Unidos.

En entrevista, los chicos cuentan que estas presentaciones por Estados Unidos van a servir como preámbulo para su debut en el festival de Coachella, que se realizará en dos fines de semana de abril en el desierto de Indio, California.

«Tenemos que ir con buena navaja de rasurar», comentó Alan, «nunca pensamos que una banda sinaloense pudiera llegar hasta esos ámbitos, y muy comprometidos para que la puerta quede abierta para el género», agregó Walo.

Banda MS dejó la puerta abierta para la colaboración junto a Snoop Dogg, fanático del regional mexicano, dentro de Coachella, y dijeron que pronto darán a conocer más detalles del tema que grabarán juntos.

Además, comentaron que su primera colaboración junto a Carlos Rivera está por anunciarse.

febrero 17, 2020 - 3:27 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Espectáculos